Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La RFA domina a Suecia por 2-1 en la final de la Copa Davis

ENVIADO ESPECIAL

La República Federal de Alemania se encuentra a un solo punto de retener la Copa Davis en sus fronteras. Ante una afición volcada con su equipo, y con las cámaras de la RDA retransmitiendo por vez primera un encuentro de Copa Davis, Boris Becker y Eric Jelen colocaron el 2-1 favorable a su país, al derrotar a los suecos Anders Jarryd y Jan Gunnarsson por 7-6 (8-6), 6-4, 3-6, 67 (4-7) y 6-4 en el Schleyer Halle de Stuttgart. [TVE interrumpió la transmisión cuando iba a comenzar el quinto set, del que sólo ofreció el último punto]. Becker es favorito para decidir ante Wilander en el primer encuentro de la tercera jornada, mientras que Edberg y Steeb serán los encargados de cerrar la final.

En un ambiente de completa euforia, Boris Becker y Eric Jelen dejaron a la RFA en las puertas de su segunda Copa Davis. La pareja alemana, nacida hace cuatro años por idea de Ion Tiriac para romper con la difícil relación existente entre Beeker y Andreas Maurer, se ha ido consolidando con el paso del tiempo. La primera semilla ya ha dado un fruto de ocho victorias por una sola derrota en la competición de la ensaladera de plata.

Jan Gunnarsson y Anders Jarryd pasaron a engrosar la lista de víctimas de la pareja alemana, relación en la que se encuentran parejas tan poderosas como las integradas por los españoles Sergio Casal y Emilio Sánchez Vicarío, Ken Flach y Robert Seguso (EE UU), y el propio Jarryd junto a Stefan Edberg en la final de la pasada temporada.

Falló Gunnarason

Jan Gunnarsson había derrotado hace un par de meses a Boris Becker en el Open de Estocolmo, y Joan Anders Sjoengren, el capitán sueco, consideró que su concurso podría ser más positivo que el de Edberg, especialmente tras los sinsabores del doble Edberg-Jarryd en los últimos compromisos de importancia, y de la rápida derrota del número uno sueco el viernes ante Becker. Gunnarsson realizó un buen partido en líneas generales, pero dos errores suyos marcaron las diferencias. El primero, cuando cometió una doble falta con 6-5 y set-ball a su favor en el primer set. El segundo, cuando el reloj apuntaba la cuarta hora del encuentro, cediendo su servicio en el séptimo juego del definitivo set. Suecia, que remontó dos sets en contra, con un Anders Jarryd que estuvo trotando con eficacia durante toda la tarde, perdió el encuentro cuando lo tenía emocionalmente encarrilado.Era una fiesta de toda Alemania, incluida la del Este, que vio el partido por televisión. Thomas Emmerich y Ernst Podeswan, dirigentes de la RDA, están en Stuttgart como invitados de Gunter Sanders, presidente de tenis de la RFA, como primer paso para una colaboración entre las dos Alemanias.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de diciembre de 1989