Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafael Caride, identificado como uno de los presuntos autores del atentado a Hipercor en Barcelona

Rafael Caride Simón, de 42 años, ha sido identificado como presunto miembro del comando Barcelona de ETA, según informó ayer el Gobierno Civil de Barcelona. A Caride (de 1,66 metros de estatura, grueso y de complexión fuerte) se le considera autor, entre otras acciones, del atentado, en el que fallecieron 18 personas, contra Hipercor, que ayer reabrió sus puertas. La divulgación de la identidad y la fotografía de Caribe fue realizada en el marco de una vasta operación policial destinada a localizar a otros miembros del grupo.

La. identificación de Caride se ha producido durante las pesquisas realizadas a partir de la incautación por la, Guardia Civil, el 6 de junio, en la autopista A-7 (Barcelona-Martorell), de 102 kilogramos de amonal y de un mensaje destinado al comando, según fuentes oficiales.

Fuentes del Ministerio del Interior admitieron la semana pasada que uno de los miembros del comando Barcelona había sido identificado, pero rehusaron hacer público su nombre "para no entorpecer la investigación". No obstante, estas fuentes aventuraron entonces la posibilidad de que la identidad e incluso la fotografía del sospechoso fuera finalmente difundida, como sucedió ayer, en un intento de que la población colaborara para conocer su paradero. Para ello, el Gobierno Civil facilitó ayer dos teléfonos: 301 44 33 y 240 41 40.

Las fuentes consultadas ayer eludieron precisar cuándo y dónde había sido identificado Caride, que es de origen gallego, ni los motivos por los que no había podido ser detenido.

Paralelamente se puso en marcha una imponente operación policial, ciudadosamente organizada, destinada a detener a otros miembros del grupo. A primeras horas de la noche, mientras las emisoras de radio y televisión transmitían la noticia, la policía instaló no menos de 22 controles en toda la ciudad, lo que provocó un monumental colapso en las salidas de Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de julio de 1987