Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

"La Celestina', en Televisión Española

Universidad de Califórnia en Los Ángeles (UCLA). EE UU.

Estoy de paso en esta ciudad y he tenido ocasión de ver el primer episodio en la televisión de La Celestína, dirigido y me figuro que adaptado por el señor Guerrero Zamora, autor de una buena historia del teatro contemporáneo, y lo considero un crimen alevoso contra esa obra maestra de la literatura castellana. No sé puede dar una idea más arbitraria y equívoca al telespectador español de la gran novela dialogada. Su adaptador demuestra no haberse documentado lo suficiente -acentúa mal los nombres de Pármeno y Areusay de no haber comprendido el significado de la obra que Cervantes calificó de divina si ocultara más lo humano. En esa versión que comento no hay una sola escena realmente humana, todo es artificial.Televisión Española da una imagen pobrísima y falseada de un texto extraordinario, que el adaptador mutila a su capricho y sustituye con frases de su cosecha. Rompe la continuidad original sin aportar mejora alguna e * introduce secuencias innecesarias en obra tan sustanciosa, como aquella absurda extracción de las muelas del ahorcado a que se alude en el texto -¿cómo puede sacarse una muela con una mano y en equilibrio de un colgado?- o el alanceamiento de un escuálido becerro por Calixto .en un coso minúsculo.

Los personajes están falseados en su mayoría: Celestina no aparece con.el chirle que le cruza media cara ni los pelos en el rostro que hacen que la llamen vieja barbuda. Nada más ridículo que aquel desfile de Celestina por la ciudad sonriendo y casi bailando como una vedette de revista, mientras la define Pármeno a ritmo de carreta. Melibea tiene allí 30 años bien cumplidos -¿doncella a esa edad?-, ¡o mismo que su criada Lucrecia. Pleberio y Alisa son dos viejos casi caducos. Areusa no es pupila de Celestina, quien la. pondera por su limpieza: allí se lava y limpia los dientes en forma repulsiva.

La escena entre Areusa y Parmeno en presencia de Celestina, que es una delicia en el libro, ha sido completamente desaprovechada, así como la comida en casa de Celestina, donde la vieja hace el elogio del vino, etcétera.

Esta versión de- La Celestina es una muestra más del bajo nivel cultural y artístico de Televisión Española y una traición al genio de Fernando de Rojas. /

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de octubre de 1983