Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Querella de la Fiscalía General del Estado contra la canción de Las Vulpes

La emisión de la canción Me gusta ser una zorra, del grupo bilbaíno Las Vulpes, realizada recientemente en el programa La caja de los ritmos, de la primera cadena de Televisión Española, ha sido objeto de querella criminal a instancias de la Fiscalía General del Estado.El titular de la misma, Luis Burón Barba, dió instrucciones a la Audiencia Territorial de Madrid para que tramitara dicha querella por el delito de escándalo público. La iniciativa de la fiscalía se produjo el mismo día o al día siguiente de la publicación de la letra de la canción en un matutino de Madrid, el pasado miércoles, según confirmó a este periódico el propio Luis Burón.

La dirección de RTVE desconocía ayer que la mencionada querella hubiera sido presentada. El director general, José María Calviño, mostró su extrañeza ante la posibilidad de que la querella hubiera sido presentada. El director del programa, Carlos Tena, opinó que "es sorprendente que una anécdota se convierta en este país en un drama". El director de Programación de TVE, Ramón Gómez Redondo, dijo que la querella criminal "supondría que no hemos salido aún del túnel". Una portavoz del grupo Las Vulpes dijo desde Bilbao que "todo el escándalo surgido ante la canción responde a una campaña política".

El delito motivo de la querella está tipificado en el artículo 431 del Código Penal, que dice: "El que de cualquier modo ofendiere el pudor o las buenas costumbres con hecho de grave escándalo o trascendencia incurrirá en las penas de arresto mayor, multa de 10.000 a 50.000 pesetas e inhabilitación especial. Si el ofendido fuere menor de veintiún años, se impondrá la pena de privación de libertad en su grado máximo". El arresto mayor supone una condena de uno a seis meses de cárcel.

Pasa a la página 86

Las Vulpes consideran 'hipócrita' el escándalo en torno a su canción

Viene de la página primeraSegún fuentes de la fiscalía, la querella está dirigida contra el autor de la letra de la canción y los responsables de su difusión, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 15 del Código Penal relativo a la autoría de este tipo de delitos.

Las autoras de la canción, Las Vulpes, calificaron ayer la decisión fiscal de querefiarse por la emisión de Me gusta ser una zorra de "irónica", porque contribuye a darles aún más popularidad. Consideran que "todo es un montaje de la derecha para hacerla coincidir con la campaña política".

El motivo de la querella es el de haber provocado con la canción un escándalo público. El artículo 431 del Código Penal contempla para este tipo de delito la pena de arresto mayor, cuya duración es de un mes y un día hasta seis meses de prisión, mientras que la inhabilitación especial para un profesional por este mismo motivo es de seis años y un día a doce años.

La emisión de la cancion Me gusta ser una zorra provocó, una semana después de su emisión, la protesta de dos miembros del Consejo de RTVE, José M. Álvarez del Manzano y José I. Wert, del Partido Demócrata Popular, quienes señaron que la letra de esta melodía era obscena.

Estima Loles, guitarra de Las Vulpes, que lo único que describen en su canción es la realidad de la vida". Asegura que Me gusta ser una zorra, en la que se dan opiniones en torno al amor y se vierten conceptos que en algunos medios se han calificado de obscenos y de mal gusto, ha sido emitida por otros medios, como Radio Popular de Bilbao -donde se difundió en una ocasión y luego, según ellas, no se permitió de nuevo-, RNE y la FM de Miranda de Ebro. Señala que la misma canción ha sido interpretada en directo en Orense, Zaragoza, Miranda de Ebro y Ofiate. Asimismo, ha sido cantada "montones de veces" en Bilbao, donde el grupo es muy popular.

La canción fue grabada para La caja de ritmos de TVE el pasado mes de noviembre, según Loles. "Nosotras creíamos que la iban a censurar y pensamos que cuando la emitieran iban a poner pitidos allí donde se dicen las cosas que ahora llaman malsonantes. Cuando vimos que salía íntegra creímos que las reacciones iban a ser simplemente unas cartas al director de algún periodico, pero no sospechábamos que se armara todo este escándalo".

Considera Loles que el escándalo es "hipócrita", y asegura que ellas no tenían ningún propósito provocador. Señala que las primeras señales de la campaña contra ellas las cogió desprevenidas, pero está satisfecha del apoyo que han recibido del público bilbaíno.

Las componentes de Las Vulpes son cuatro: Lupe, la batería, Mamen, que es la voz, Begoña, que es el bajo, y la citada Loles. Las tres primeras se dedican a la música. Loles estudia Relaciones Públicas. La canción fue compuesta por Loles y Lupe. Ellas quisieron reflejar la impresión que les causa que alguna gente califique de zorras a las chicas por la vestimenta o el comportamiento callejero, y ellas aseguran, en la canción, que prefieren ser zorras. "Nos gusta ser como somos, y pensamos que a nadie debe escandalizar que digamos que nos masturbamos, porque eso es natural, eso lo hace todo el mundo. Es mucho más fuerte poner películas violentas u obligar a los niños a seguir determinado tipo de religión".

Una de las causas esgrimidas por quienes han criticado la emisión de la canción de Las Vulpes es el hecho de que el mencionado programa se emite a mediodía de los sábados, en el contexto de una programación que se considera propicia para los niños. Ayer se emitió el programa, una de cuyas atracciones era el grupo McNamara.

Ramón Gómez Redondo, director de Programación de TVE, mostró anoche su sorpresa ante esta querella y dijo que "tendría que plantearme dejar este trabajo, porque no se puede programar sin tener la libertad de introducir al menos tres minutos de la marginalidad que se produce en este país".

Cree Gómez Redondo que esta querella supondría que "seguimos en el túnel de nunca acabar". La reacción ante la canción Me gusta ser una zorra le parece a Gómez Redondo "reflejo de una doble moralidad", cuya acción sobre lo programado por TVE le tiene "profundamente dolido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de mayo de 1983

Más información