ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 23 de marzo de 1982

La ley consagrará la compatibilidad horaria y la 'ubicuidad' del funcionario

  • Los médicos civiles y militares continuarán pluriempleados

Iluminada García Díaz es agente de cambio y bolsa en Barcelona y catedrática de Economía en la Escuela de Estudios Empresariales de Madrid. Su expediente de compatibilidad entre uno y otro cargo ocupa centenares de folios. Esta situación de simultaneidad de ocupaciones públicas, difícilmente mantenible incluso con el puente aéreo, del mismo modo que las incompatibilidades horarias que disfrutan numerosos funcionarios, y especialmente los médicos de la Seguridad Social, militares incluídos, no van a ser eliminadas por la ley que esta semana estudiará el Pleno del Congreso.Los propios parlamentarios que tendrán que decidir con sus votos el régimen de incompatibilidades para ellos y para los demás están sujetos, en una importante proporción, a numerosos pluriempleos en el sector público y privado. Hay diputado centrista por Toledo que acumula a su cargo electivo los de presidente de la Junta de las Comunidades de Castilla-La Mancha, presidente de la Diputación Provincial de Toledo, concejal del Ayuntamiento de esta capital y director del Observatorio Geofísico.

Como hay senador de UCD por Murcia, catedrático y decano de la Facultad de Medicina de aquél distrito universitario, director de la Escuela de Puericultura de la Seguridad Social de Murcia y director del departamento de Pediatría de la clínica Nuestra Señora de la Arrixaca, o senador, asimismo de UCD, por Cáceres, jefe de la sección de cuidados intensivos de aquella ciudad y consejero de Sanidad del ente preautonómico de Extremadura. Estas secuelas del régimen de compatibilidad todo terreno disfrutado durante el franquismo, no serán objeto de tratamiento en profundidad por la nueva ley, si el Pleno del Congreso o el Senado no introducen importantes modificaciones.

El pluriempleo médico

Capítulo aparte merecen las incompatibilidades médicas, cuyo interés preeminente se deriva, no sólo del amplio colectivo de pluriempleados, sino de que la víctima preferente es la salud de numerosos ciudadanos. El pluriempleo médico significa, además, un obstáculo para la reforma sanitaria y perjudica de forma directa a los 15.000 médicos en paro de nuestro país, que amenazan en convertirse en 1983 en 60.000.La imagen del médico que va de un centro a otro, poniéndose y quitándose la bata blanca -correcaminos les denominan sus compañeros- y dedicando escasos segundos a sus pacientes, está firmemente vínculada a la falta de regulación de las incompatibilidades. Según las consultas realizadas por EL PAIS, los pluriempleos médicos más frecuentes son los que compatibilizan asistencia de la Seguridad Social con beneficencia provincial y municipal; ministerios civiles diversos con Seguridad Social y ayuntamientos; Seguridad Social y hospital clínico, e inspectores médicos con forensía o sanidad nacional, todo ello sin contemplar las -variadas consultas privadas -sociedades, seguros libres, medicina de empresa- a las que muchos médicos dedican, además, parte cle su jornada.

Frente a quienes opinan, como hizo en el programa televisivo La clave el diputado de CD Alfonso Osorio, que el establecímiento de unas incompatibilidades rígidas iría en perjuicio de la salud de los españoles, ya que "las grandes figuras de la medicina no podrían operar en los hospitales públicos", fuentes sanitarias de la izquierda aseguraron a este periódico que esas grandes figuras "no suelen operar a un 28 barra" (expresión con la que se designa en la jerga sanitaria a los beneficiarios de la Seguridad Social), sino que esta labor la realizan los ayudantes.

Respecto al argumento que algunos incompatibles emplean cuando dicen: "'Que nos exijan los horarios", las inismas fuentes señalaron la dificultad de esta exigencia y la ílustraron con el caso siguiente, ocurrido hace varios meses: al doctor Martín Palacios, inspector médico y director de la Resídencia 20 de noviembre, de Alicante, le costó la exigencia de los horarios ser relevado de su puesto por el director provincial de INSALUD, quien le sustituyó por el doctor Alfonso Ortega, perteneciente a la Confederación Estatal de Sindicitos Médicos.

Especial interés ofrecen las incompatibilidades de los médicos militares, prácticamente todos los cuales, sobre todo desde el empleo de comandante hacia arriba, ocupan otro empleo médico con sueldo del Estado, lo que origina muchas quejas entre los pacientes de los hospitales militares. Asimismo, es dificil para el mando militar encontrar médicos disponibles para acciones o maniobras estrictamente castrenses. En muchos casos, el médico militar no se encuentra "porque está haciendo la visita domiciliaria o atendiendo la consulta en el ambulatorio".

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana