Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La muerte de Joaquín Garrigues Walker

Joaquín Garrigues Walker falleció de un paro cardiaco en la madrugara de ayer

Joaquín Garrigues Walker, de 46 años, ex ministro del Gobierno Suárez y uno de los principales fundadores del partido gubernamental Unión de Centro Democrático (UCD), murió a la 1.45 de la madrugada de ayer en la clínica madrileña de la Concepción, como consecuencia de un paro cardiaco, secundario al proceso leucémico que venía padeciendo desde hace más de un año. En el momento del fallecimiento se encontraban a su lado su mujer, Mercedes Areilza; su hermano José Miguel y una enfermera.

MÁS INFORMACIÓN

«Joaquín no perdió el conocimiento hasta momentos antes de su muerte, en que cerró los ojos y murió pacíficamente», declaró un familiar. Por su parte, el médico que le ha atendido durante la enfermedad, el doctor Julio Outeriño, que firmó el parte médico de defunción junto al doctor José Sánchez Fayos, en el que se dice «fallecimiento como consecuencia de un paro cardiaco secundario a sepsis estafilocofica », explicó a primeras horas de la mañana de ayer: «El proceso del enfermo, tras la infección que sufrió estos últimos días; estaba siendo bastante controlado; pero ayer, de una manera súbita, explicable por la infección que tenía, sufrió una parada cardiaca y no hubo modo de salvarle».«A primera hora de la madrugada», añadió el doctor Outeriño, «me llamó la enfermera; yo estaba en mi despacho. Me dijo que le bajaba la tensión.... y cuando subí ya había tenido la parada cardíaca. Es decir, una cosa extraordinariamente súbita. Se hicieron las maniobras pertinentes, pero no hubo posibilidad de recuperación ».

En el momento del óbito se hallaban ausentes de Madrid sus cinco hijos: Cristina, dieciocho años; Pablo, trece, y Mauricio, once, que se encontraban en Motrico (Guipúzcoa), en casa de su abuelo materno, José María de Areliza; Beatriz, de dieciséis años, se encontraba en Sotogrande (Cádiz), y Joaquín, diecisiete años, en Lon.dres. Todos ellos regresaron a Madrid a primera hora de la tarde.

La noticia del fallecimiento fue inmediatamente comunicada a familiares, colaboradores y miembros del Gobierno. El presidente Suárez, que se encuentra en Lima, donde ha asistido a la toma de posesión del presidente Fernando Belaúnde, tuvo conocimiento de la noticia a las tres de la madrugada, hora en que telefoneó a la familia Garrigues, y, tras comunicarle su pésame, anunció: «Yo salgo para España en cuanto pueda». Los Reyes Juan Carlos y Sofía, que se encuentran de vacaciones en Mallorca, enviaron a la viuda y familiares un telegrama de condolencia.

Capilla ardiente

A las diez de la mañana fue conducido el féretro que contenía el cadáver de Joaquín Garrigues desde la planta sexta hasta el aula magna de la clínica de la Concepción, donde quedó instalada la capilla ardiente. Posteriormente, a las 11.30 horas, se celebró una misa córpore insepulto, oficiada por el vicario general castrense, monseñor Benavent, y por el padre Sanz Martín, sacerdote amigo de la familia. A la misa asistieron el padre del difunto, Antonio Garrigues y Díaz-Cañabate; sus hermanos Antonio, Juan, José Miguel, hermanas y familiares, quienes recibieron el pésame de las numerosas personalidades que desfilaron a lo largo de la mañana de ayer por la capilla ardiente: el nuncio de Su Santidad, monseñor Dadaglio; los ministros De la Cierva, Pérez-Llorca, Alvarez, Gutiérrez Mellado, Rosón y Rodríguez Sahagún; el secretario general del PCE, Santiago Carrillo; el de AP, Jorge Vestringe, y el de UCD, Calvo Ortega; los diputados Alvarez de Miranda, Ignacio Camuñas, Satrústegui, Azcárate y otros políticos, entre los que se encontraban, visiblemente emocionados, sus amigos Francisco Fernández Ordóñez, Soledad Becerril y Javier Solana.

A las ocho de la tarde sé celibró una misa funeral y hoy a la una de la tarde se oficiará un funeral en la iglesia de losjesultas de la calle de Serrano y, posteriormente, tendrá lugar el traslado del cadáver a la sacramental de San Isidro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de julio de 1980

Más información

  • El ex ministro será enterrado hoy en Madrid