Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Extraña muerte de un exiliado búlgaro en Londres

El servicio de información militar británico MI-5 está investigando, junto con Scotland Yard, la misteriosa muerte de un exiliado búlgaro que murió anoche tras un incidente, al parecer sin importancia, ocurrido en plena vía pública en Londres.

Georgi Ivan Markov, de 49 años, periodista y locutor de los servicios exteriores de la BBC, se sintió repentinamente indispuesto tras haber tropezado con el paraguas de un desconocido en la calle, cerca de Los estudios de la emisora, en el centro de Londres.Trasladado al hospital se le apreciaron síntomas de envenenamiento agudo y falleció a las pocas horas. En el muslo derecho presentaba una pequeña incisión, en el punto donde aparentemente había golpeado el paraguas.

La teoría de los médicos que le atendieron, aceptada por la policía, es que Markov pudo haber sido pinchado con la punta aguda de un paraguas impregnada en un activo veneno, mientras esperaba la cola del autobús.

Georgi Ivan Markov desertó de Bulgaria en 1969, fijando su residencia en Gran Bretaña en 1970, como refugiado político.

Periodista, autor literario y locutor de radio, encontró trabajo en los servicios exteriores de la BBC. Más tarde se casó con la hija de uno de los directores de este servicio.

En Bulgaria era persona conocida con acceso a los altos círculos políticos, por lo que el servicio de información británico sospecha que pueda haber sido asesinado por esta razón.

El MI-5 es el servicio secreto británico que se ocupa de los casos de espionaje y la seguridad de los exiliados políticos.

Markov trabajaba en los programas de la BBC dedicados al este de Europa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de septiembre de 1978