Rita Bosaho, primera diputada negra del Congreso: “Algunos nos miraban con desprecio”

En este episodio de ‘Yo fui portada’, profundizamos en los cambios que trajo consigo la ruptura del bipartidismo con Rita Bosaho, política originaria de Guinea Ecuatorial

Rita Bosaho durante la grabación de 'Yo fui portada'.Foto: Luismi H. | Vídeo: EPV

Las camisas sin corbata y las camisetas con mensajes eclipsaron los colores monocromáticos del Congreso. En las elecciones generales de diciembre de 2015, Podemos irrumpió en la política española con 42 diputados. Eran gente de la sociedad civil, activistas, profesores universitarios…, con otra forma de estar en política. Con rastas y trenzas. Blancos, pero también negros. “Fue bastante chocante”, recuerda Rita Bosaho (Guinea Ecuatorial, 1965), “llegábamos a un espacio donde no se nos esperaba. Me giraba todo el rato a ver cómo nos miraban los diputados que siempre habían estado allí y, desde luego, en algunas caras había desprecio”.

Ella fue una de las personas que, junto con los diputados de otros partidos como Ciudadanos, capitanearon el principio del fin del bipartidismo en España. Fue la primera mujer negra que consiguió un escaño en el Congreso tras casi cuarenta años de democracia. Nacida en Guinea Ecuatorial cuando todavía era una provincia española, Rita Bosaho encabezaba la lista de Podemos en Alicante. “La diversidad estaba en la calle, pero no en las instituciones. Fuimos la primera fuerza que pensó que las listas electorales tenían que cambiar. Hacía falta aire”, explica sobre la escasa representación de la población inmigrante en la política nacional. Solo 8 de los 350 diputados elegidos en aquellas elecciones habían nacido fuera de España.

Antes de entrar en política, Rita estudió Historia y trabajó como auxiliar de enfermería en un hospital público. Hoy es Directora General para la Igualdad de Trato y Diversidad Étnico Racial del Ministerio de Igualdad, la mano derecha de Irene Montero: “Es importante que las niñas tengan referentes en los que poder mirarse y reconocerse. Mirad lo que ha pasado con la Sirenita negra y las caras que ponían al verla…”, señala. Porque el racismo afecta a todos los niveles y a todas las mujeres. Aunque lleves treinta años en España, tengas estabilidad económica y un cargo político. “Este año, me he tirado tres meses para que me alquilaran un piso. Hasta que no fui con una persona blanca no tuve piso. Esto está ocurriendo en el siglo XXI”, dice con dureza.

Aunque los cambios son lentos, con su llegada al parlamento, Rita Bosaho rompió un techo de cristal, visibilizó la presencia de las mujeres inmigrantes en la política española y abrió camino a las que llegaron y llegarán después. ¿Cómo vivió desde dentro la entrada de Podemos en el Congreso? ¿Qué cree que supuso para otras mujeres negras que ella consiguiera estar allí? ¿Qué cosas faltan por hacer para aumentar la representación política de las minorías? Rita Bosaho reflexiona sobre estas y otras cuestiones en esta nueva entrevista de Yo fui portada, un formato que revisita y profundiza en las historias de los ciudadanos que un día protagonizaron la portada de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En