La aplicación que unirá (y simplificará) nuestros viajes

Más allá de las vías del tren, existe un gran espacio de movilidad donde Renfe también estará presente a través del servicio RaaS, una única plataforma digital que combinará distintos medios de transporte

Gracias a esta plataforma, Renfe conectará zonas con baja densidad de población.
Gracias a esta plataforma, Renfe conectará zonas con baja densidad de población.
Yolanda Colías

Renfe lo tiene claro. Quiere ser mucho más que el operador ferroviario de referencia. Tiene sus ojos puestos en acompañarnos en todos nuestros desplazamientos: desde que ponemos un pie en la calle hasta que llegamos a nuestro destino, más allá de la estación de tren o la parada de cercanías. Y esto lo va a hacer con su plataforma de movilidad integral RaaS (Renfe as a Service) que permitirá planificar y acceder a los medios de transporte que necesitemos, mediante un pago único de una forma sencilla, fiable y segura a través del móvil.

“RaaS va más allá de los límites clásicos de lo que somos como empresa ferroviaria”, asegura Manel Villalante, director general de Desarrollo y Estrategia de Renfe. “Queremos ser un operador integral de movilidad. Entendemos que el ferrocarril ha de integrarse en una oferta conjunta que permita ir de puerta a puerta. Queremos ponérselo fácil a las personas y la transformación digital ha puesto en nuestras manos instrumentos como la inteligencia artificial, el big data o el blockchain para hacerlo posible”, explica.

La nueva aventura de Renfe materializa el concepto de movilidad como servicio (en inglés Mobility as a Service, que responde a las siglas MaaS). Un modelo en el que se trabaja desde hace años en distintas ciudades del mundo para fomentar el transporte colectivo y que los desplazamientos no dependan tanto del vehículo privado para reducir la contaminación. “En el nuevo ecosistema de movilidad sostenible, la espina dorsal sigue siendo el sistema de transporte público, pero necesita llegar a todas las capas de población, alcanzar todos los territorios y todas las demandas”, indica Villalante. “Nuestra voluntad es ir cosiendo una malla abierta, inclusiva, que nos permita acuerdos locales, regionales, nacionales para ir cubriendo de forma gradual el territorio del país. Llegar a acuerdos con empresas públicas y privadas, grandes, medianas y pequeñas y con otras plataformas”.

RaaS va más allá de los límites clásicos de lo que somos como empresa ferroviaria. El tren ha de integrarse en una oferta conjunta que permita ir de puerta a puerta
Manel Villalante, director general Desarrollo y Estrategia de Renfe

RaaS promete integrar la oferta más amplia posible de transportes disponibles en el país. Además del tren, ofrecerá a los usuarios la posibilidad de comprar billetes de metro, autobuses urbanos e interurbanos, avión y ferries, contratar taxis, VTC, alquilar bicicletas, patinetes eléctricos o un coche compartido. Todo mediante un pago único y sin salir de su aplicación.

La herramienta está pensada para que ofrezca distintas opciones de ruta entre dos puntos. El usuario puede seleccionar la que más le interesa en función del precio, el tiempo que se emplea en el desplazamiento o su huella de carbono. Una vez que se procede a la compra, es posible descargar los billetes en pdf o enviarlos al Passbook, recibir confirmaciones y la factura por email. RaaS ofrecerá información en tiempo real de los servicios y las incidencias. Se podrán hacer cambios y anulaciones incluso durante el trayecto si hay, por ejemplo, un retraso, un problema en el medio de transporte o una pérdida de transbordo.

Desplazamientos adaptados

También quiere ofertar paquetes de desplazamientos adaptados a las pautas de movilidad de cada persona y ya se piensa en ofrecer una suscripción mensual. “Ese es el último escenario. Es lo que algunos llaman el Netflix de la movilidad. Lo que hacen las plataformas audiovisuales, también se puede llevar a la movilidad. La tecnología es la misma”, señala Villalante. Experiencias de este tipo se han hecho en ciudades como Helsinki o Estocolmo. “Es algo muy novedoso, embrionario y fideliza muchísimo”, añade. El escalón más ambicioso será llevarla fuera de nuestras fronteras. “Lo ideal sería que si una persona utiliza RaaS y viaja a una ciudad de otro país donde tengamos un acuerdo con una plataforma similar, automáticamente ponga a su disposición en su móvil los sistemas de transporte, sin necesidad de hacer nuevos registros o formas de pago”, dice Manel Villalante. Renfe incluso prevé que RaaS podrá contar con servicios como la reserva en restaurantes, alojamientos o espectáculos.

El pasado noviembre, el operador ferroviario aprobó el proceso de licitación para seleccionar un socio tecnológico y de asesoramiento comercial y legal con el que desarrollar RaaS por un importe de 39,4 millones de euros durante cinco años. “Esperamos finalizar el proceso en junio y poner en marcha un producto mínimo viable en el primer trimestre de 2022”, explica el director general de Estrategia de Renfe. La aplicación se iniciará en ocho ciudades, a partir de aquí se integrarán 10 más y en una fase posterior se llegará a 29.

Con RaaS, Renfe prevé atraer al tren un mínimo de 650.000 nuevos clientes, que van a generar 1,8 millones de nuevos viajes en cinco años, incrementando entre un 3% y un 4% las ventas de tren en los principales corredores. La compañía estima que RaaS aportará unos ingresos adicionales de entre 38 y 156 millones de euros.

Archivado En: