El televisor crece de tamaño para asumir su nuevo papel en estas Navidades

La llegada de las resoluciones 4K y 8K permite tener televisores de más de 65 pulgadas en espacios reducidos, coincidiendo con la llegada de las Navidades más hogareñas que se recuerden

El televisor crece y juega un nuevo papel esta Navidad
PABLO B. GARCÍA

Las fiestas que están por venir serán radicalmente distintas a las que hemos conocido antes. No habrá cenas de empresa multitudinarias, se reducirán las reuniones entre amigos y, sobre todo, será difícil juntar varios núcleos familiares en un mismo lugar. En este contexto, los grandes televisores se revelan como un imán para reunir a las personas que viven bajo el mismo techo y para tender puentes virtuales entre familias separadas por la pandemia.

El televisor trae nuevas fórmulas de entretenimiento. Ahora, el streaming ofrece la oportunidad de ver películas y series a la carta o de escoger los eventos deportivos que nos interesan. Sin olvidar el papel cada vez más relevante de los videojuegos. Pero los televisores de gran tamaño ofrecen otras ventajas adaptadas a estos tiempos de confinamiento. Una de ellas es su uso como un enorme panel para videoconferencias, algo que seguro se aprovechará para juntar virtualmente a las familias en los días más señalados de las próximas fiestas.

El incremento en el tamaño solo se ha podido dar debido a una mayor resolución, proporcionada por las tecnologías 4K y 8K. “A más resolución, te permite tener pantallas más grandes sin que se vean los cuadrados, que son los píxeles”, explica Carlos Llorens, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona y especialista en comunicación audiovisual. “En una pantalla pequeña, la resolución no es tan notoria. El tamaño de las pantallas crece para poder percibir estas resoluciones altas”.

Como resultado, un televisor grande posibilita hoy en día una experiencia visual más impactante y permite disfrutar mejor de los contenidos. Consciente de estos factores, Samsung ofrece una gama de televisores QLED de gran pulgada, que van de las 65 hasta las 85 pulgadas, con resoluciones 4K e incluso 8K.

“Cuanto mayor sea el tamaño y la resolución, la calidad de imagen y la experiencia audiovisual están destinadas a mejorar”, apunta Rafael Melendreras, profesor de la UCAM (Universidad Católica de Murcia) y coautor de la Guía para el usuario de televisión en ultra alta definición y TDT híbrida. “A su vez, los nuevos contenidos y programas se desarrollan de forma consciente para aprovechar al máximo las mejores características técnicas de los receptores”.

Con la pandemia, que ha traído los confinamientos y un aumento del tiempo que pasamos en el hogar, el papel del televisor se ha expandido. El consumo de televisión, en todos sus formatos, ha aumentado. Según datos de Comscore para Estados Unidos, su uso alcanzó un pico en abril, con el mes de restricciones, para volver a bajar en la desescalada y repuntar con los rebrotes. La inercia puede tomarse como referencia para lo que está por suceder en muchos lugares en Navidad.

“La televisión se ha convertido en el gran aliado del confinamiento. Nos proporciona la válvula de escape del entretenimiento y de los contenidos. El consumo de plataformas como Netlflix se ha disparado”, señala Llorens. Esta es una tendencia que refleja un estudio de JP Morgan sobre el consumo de medios durante los primeros meses de pandemia. En el primer trimestre del año, 15,8 millones de personas se suscribieron a Netflix, mientras que JP Morgan había previsto un crecimiento de 8,8 millones de suscriptores.

El consumo de streaming ha impulsado el uso de los televisores. Y todo apunta a que en Navidades la inercia se acelerará. “Seguro que va a ser el principal entretenimiento de la sociedad”, apunta Llorens, en referencia a las próximas festividades.

Películas y series como en el cine

Uno de los campos en los que más se aprecia contar con una pantalla grande de alta resolución son las series y películas. “A mayor resolución seremos capaces de advertir detalles más pequeños, es decir, percibir con mayor nitidez objetos o cosas de tamaño más reducido. A mayor dimensión de esa pantalla esos detalles se harán más visibles aún”, señala Melendreras.

El papel que jugará el televisor en estas fechas se verá mediatizado por los estrenos del streaming y por el empeño de la programación televisiva. Las cadenas nacionales ya preparan sus especiales de Navidad. Al mismo tiempo, las próximas fiestas serán decisivas para el streaming. Disney anunció que estrenará la nueva película de Pixar, Soul, directamente en su plataforma, Disney+. Netflix, por su parte, tiene previsto 17 estrenos, entre films y episodios navideños de sus series.

Un mayor tamaño y resolución ayudarán a disfrutar de todos estos nuevos contenidos, muchos de ellos filmados con una cuidadosa producción. Llorens incide en el factor de la espectacularidad. “Todos queremos tener la sensación de pantalla de cine. Las pantallas grandes transmiten esa sensación de cine. Y no solo en cine, también en las series que se hacen ahora, en documentales como los de National Geographic y en deportes”. Samsung ha detectado esta necesidad y, por ello, está haciendo mucho énfasis en resoluciones 8K con una gran variedad de pulgadas que van desde las 55″ hasta las 85″.

Videoconferencias para toda la familia

Una vez asumido que no existirán las grandes cenas familiares en las próximas fiestas, aparecen las alternativas. Y las videollamadas han demostrado ser el pegamento a distancia más efectivo. Esta forma de socializar sin duda explotará en Navidad. Se acudirá a toda clase de dispositivos, pero en ocasiones de este tipo, con videoconferencias de más de diez, veinte e incluso treinta personas, se valora la comodidad de las pantallas grandes. Es aquí donde los televisores de gran pulgada podrán cubrir otra necesidad, la de acercarnos a todos.

Experiencia inmersiva en videojuegos

Si hay un tipo de contenido que ha empujado con tesón el despliegue de las pantallas grandes han sido los videojuegos. “Los gamers más acérrimos quieren jugar en 4K”, comenta Llorens. Para esto es importante que el televisor elegido tenga un input lag muy reducido, y los modelos Samsung cuentan con una de las mejores latencias del mercado “Las consolas hacen que mucha gente juegue en las pantallas de televisor y, si quieres exprimir al máximo un juego, lo quieres disfrutar en la mayor resolución, con el mayor detalle, con HDR”. Todo esto son factores que llevan al usuario a una sensación más inmersiva, uno de los principales objetivos a la hora de ponerse frente a un videojuego.

Las nuevas consolas, PlayStation 5 y Xbox Series X, están destinadas a empujar al sector. Y es que ambas soportan resoluciones 8K, con el fin de proporcionar una experiencia de ultra alta definición (UHD). Como siempre que aparece la siguiente generación de videoconsolas, se espera que en Navidades sean uno de los regalos más demandados.