Las oportunidades laborales que ofrecen los estudios de Empresa más allá de las que ya conoces (si cuentas con habilidades digitales)

Estudios tradicionales vinculados a los negocios como Economía, Recursos Humanos, Marketing y Administración y Dirección de Empresas se reinventan para responder a las demandas del mercado

Los futuros profesionales que elijan estudios vinculados con la empresa se enfrentarán a un entorno de los negocios en plena transformación digital.
Los futuros profesionales que elijan estudios vinculados con la empresa se enfrentarán a un entorno de los negocios en plena transformación digital.iStock

Las carreras vinculadas al mundo de la empresa siguen siendo salidas profesionales con grandes oportunidades laborales, pese a la pujanza de los estudios de ingeniería. Especialmente Administración y Dirección de Empresas que, según el X Informe Infoempleo Adecco sobre titulaciones con más salidas profesionales es el grado que acapara más ofertas de empleo, el 10,6% en particular. Pero no es el único. Entre los cinco primeros figura también Relaciones Laborales y Recursos Humanos con el 3,3% de las ofertas. María Cantera, directora de Negocio de Búsqueda de Directivos de Randstad, refrenda esta idea y añade otras carreras que gozan de una alta empleabilidad, como Marketing y Finanzas y Contabilidad. “Abarcan ámbitos muy amplios y aportan a sus estudiantes una versatilidad esencial para desenvolverse en la empresa”, detalla.

Los futuros profesionales que elijan estos estudios se enfrentarán, sin embargo, a un entorno de los negocios en plena transformación digital. La forma de tomar decisiones, por ejemplo, está cambiando. Ahora las estrategias se definen a partir del análisis de la ingente cantidad de datos que genera su actividad. Pablo Cardona, decano de la Facultad de Empresa y Comunicación de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), destaca que la gestión de la información ofrece oportunidades para que las compañías mejoren tanto sus productos como su funcionamiento interno.

Es una revolución que afecta a todos los ámbitos de la empresa. Lo refleja el informe 2021 Global Marketing Trends (tendencias globales de marketing, en castellano) de The Adecco Institute, que, tras encuestar a 405 ejecutivos de compañías multinacionales, determina que la tecnología ha cambiado para siempre la faz de los negocios, y que la formación en competencias digitales ligadas al mundo empresarial va a ser determinante para el desarrollo empresarial.

Pablo Cardona, decano de la Facultad de Empresa y Comunicación de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR).
Pablo Cardona, decano de la Facultad de Empresa y Comunicación de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR).

El cambio es tan grande, asegura Cantera, que muchas de las responsabilidades que los ejecutivos tienen hoy tendrán poco que ver con las que se asumirán dentro de cinco años. Por eso, advierte Cardona, hacen falta profesionales que lideren esta transformación. “Se requieren nuevos talentos que combinen el conocimiento del negocio y de las nuevas tecnologías, pero no es fácil encontrarlos”, explica. De hecho, el estudio de IESE Business School El futuro del empleo y las competencias: la perspectiva de las empresas concluye, después de haber entrevistado a profesionales de 53 empresas que emplean a medio millón de profesionales en España y tres millones en el mundo, que siete de cada diez detecta una carencia de conocimientos en tecnología y digitalización entre los graduados universitarios.

Una mentalidad digital para administrar la empresa

María Cantera afirma que estos profesionales van a necesitar una mentalidad digital (conocida como digital mindset, su nombre en inglés), que concentra las cinco nuevas competencias tecnológicas necesarias para el éxito:

La alfabetización digital. La habilidad para entender el lenguaje tecnológico y desenvolverse en entornos virtuales.

La comunicación y la colaboración en línea. La disposición para usar los espacios digitales con el fin de transmitir ideas y trabajar en equipo.

La creación de contenidos digitales. La capacidad para comprender cómo se publica información en la red y todas sus posibilidades multimedia.

La seguridad de la red. La destreza para identificar los peligros que acechan en internet.

La resolución de problemas en un contexto digital. El talento para sacar el máximo provecho a las herramientas tecnológicas en el desempeño laboral.

El papel de las universidades para formar profesionales (digitales)

Pablo Cardona cree que la universidad debe liderar la formación de estos profesionales y que, por tanto, es vital que los programas de estudio incorporen los conocimientos esenciales en este ámbito. Es algo, argumenta el decano, que ya están haciendo en UNIR. “La carrera de ADE ya no es la que se estudia en las universidades tradicionales, sino que se adapta a las necesidades actuales de las empresas”. La naturaleza 100% en línea de esta universidad, potencia estas capacidades en sus graduados. “Los alumnos aprenden en un entorno completamente digital”, agrega.

Eva Asensio, vicedecana de la Facultad de Empresa y Comunicación de UNIR y directora de Innovación Académica del Grupo Proeduca.
Eva Asensio, vicedecana de la Facultad de Empresa y Comunicación de UNIR y directora de Innovación Académica del Grupo Proeduca.

Han proliferado, además, grados que combinan ambos mundos para responder a estas exigencias, como los de Tecnología y Empresa, pero especialmente posgrados especializados en ámbitos concretos del sector, como el de Comercio Electrónico, el de Negocios Digitales o el de Inteligencia de Negocio. Estos últimos estudios de máster, explica Eva Asensio, vicedecana de la Facultad de Empresa y Comunicación de UNIR y directora de Innovación Académica del Grupo Proeduca, permiten especializarse y responder a esas demandas de especialistas en datos.

El máster en Inteligencia de Negocio es uno de los más innovadores. Está enfocado en la formación de expertos capaces de analizar la información que generan las compañías. Asensio explica que no se trata de un perfil de programador, sino de experto capaz de analizar los datos para tomar decisiones en cualquier ámbito del negocio y trasmitir las necesidades a los equipos de informáticos.

Un acercamiento a la empresa para la generación Z

Para los jóvenes que tienen claro que lo suyo es el mundo de la empresa, pero no se han decidido por un sector, la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) ha creado el grado To.Do., una fórmula novedosa que ofrece la oportunidad de cursar un primer año con diversas asignaturas de empresa y decidir el grado, entre ADE, Finanzas y Contabilidad, Recursos Humanos o Marketing, a partir de segundo. Asensio explica que la metodología también es novedosa y está pensada para los jóvenes actuales, pertenecientes a la generación Z, acostumbrados a un aprendizaje más activo y al uso de pantallas. “Las clases son muy prácticas y con actividades como el análisis de casos y el aprendizaje a través del juego, entre otras”, completa.

Un método educativo práctico e innovador

La Facultad de Empresa de UNIR ha puesto en marcha un método al que han bautizado como impact learning (aprendizaje de impacto, en castellano) que se basa en la metodología learn by doing (aprender haciendo, en castellano) en el que predomina la práctica sobre la teoría y que fomenta la adquisición de las competencias digitales. Pablo Cardona, decano de la Facultad de Empresa y Comunicación, explica que su modelo está basado en cuatro pilares:

1. La resolución de problemas. No se trata de estudiar para memorizar, sino de comprender los problemas y aplicar lo aprendido para solucionarlos. “Así funciona el mundo real”, apunta Cardona. Los alumnos disponen de casos de empresa reales de todo el mundo, muchos de ellos procedentes de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, institución con la que tienen un acuerdo.

2. Los proyectos. La evaluación de los alumnos se realiza a través de la ejecución de proyectos tanto en el aula como con compañías colaboradoras. Además, los de fin de grado y fin de máster se realizan en empresas reales.

3. La personalización del aprendizaje. La individualización de la enseñanza se materializa a través de retos personales. Todos los alumnos pasan por la misma formación y reciben el mismo título, pero cada uno se enfrentará a sus propios retos. Cada estudiante debe identificar sus barreras de aprendizaje y cómo desafiarse a sí mismo para debilitarlas. “En un gimnasio tienes un entrenador que te indica qué máquinas debes usar para fortalecerte, en la universidad tienes un mentor que te muestra los ejercicios que debes ejecutar para superarte”, explica Cardona.

4. Porfolio. A medida que avanza el curso, el alumno refleja su aprendizaje en un espacio digital propio. El objetivo es que, al acabar, el graduado no solo presente un currículum, sino un perfil profesional en línea que incluya todo lo que ha hecho y aprendido en sus estudios mediante vídeos, audios, textos, fotografías y cartas de recomendación.

Más información