¿Quién transforma la basura?

Isabel y Francisco Javier son dos empleados del sector del reciclaje. Así es su día a día

“Mi hijo pequeño tiene mucha curiosidad y siempre quiere venir a ver lo que hago aquí”, explica Isabel Vela, de 41 años y trabajadora en una planta de selección de residuos en Sevilla. Por su parte, Francisco Javier Díaz, de 36 años y operario en una planta de reciclaje plástico en la misma ciudad, le ha ido “cogiendo el gusto” a lo suyo. “Me interesa el tema de separar los residuos. Con el tiempo lo he ido encontrando interesante”. Sus jornadas laborales, a veces de mañana y a veces de tarde, pasan entre cintas mecánicas, camiones que vienen y van, máquinas de fundición y cribado y basura, mucha basura, que los ciudadanos tiran a los contenedores amarillos para sean reciclados.

Díaz y Vela forman parte de las 10.143 personas que trabajan en la cadena de recuperación de residuos. Un sector que creció un 18,8% entre 2013 y 2017, según un reciente estudio del Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud de Comisiones Obreras (ISTAS-CCOO). Ambos encontraron este trabajo tras pasar por Reciclar para cambiar vidas, un programa impulsado por Ecoembes que forma y ofrece prácticas en plantas y empresas de la cadena del reciclaje a parados de larga duración, exinternos de centros penitenciarios o mujeres víctimas de violencia machista.