_
_
_
_
_

Beatriz Paredes declara el final del proceso: “La guerra sucia esparció la falsedad de que mi invalidez es permanente”

La aspirante del PRI reconoce el “talento y estilo” de Xóchitl Gálvez y aboga por que sean los ciudadanos y no “los poderes fácticos” quienes conduzcan los procesos políticos

Beatriz Paredes
Beatriz Paredes en el Senado de la República, en Ciudad de México.Mónica González Islas

Aunque por televisión no siempre se vea, Beatriz Paredes camina con bastón y a ratos en silla de ruedas desde el accidente que le ocasionó una fractura de tobillo en 2021. Un invalidante físico que ha mencionado en primer lugar entre las dificultades que han jalonado su trayectoria en estas primarias para elegir candidato presidencial por el Frente Amplio por México. Así lo mencionó el miércoles en su discurso a puerta cerrada ante los dirigentes de su partido, cuando ya conocía que el PRI dejaba caer su candidatura en favor de la panista Xóchitl Gálvez, ganadora de las encuestas ciudadanas que ha organizado la oposición. “La fractura en mi tobillo fue magnificada como una enfermedad grave y la guerra sucia esparció la falsedad de que es invalidez permanente, no es así”, les dijo.

La veterana política también tuvo palabras de reconocimiento al “talento y estilo” que ha desplegado en este proceso su contendiente, al cuidado con el que se ha dirigido a ella en sus intervenciones y a la “nueva dinámica” que la han hecho merecedora del triunfo en unas semanas. Paredes les informó a todos de que su adhesión al Frente opositor a Morena dependerá del programa de Gobierno que articulen y de su desarrollo democrático. Aclara, además, que no aspira “a ninguna candidatura en las próximas elecciones, ni al Congreso de la nación, ni a la Ciudad de México”.

Paredes da así por concluida su participación en el proceso de selección de candidato que ha diseñado la coalición de partidos por la que se presentaba. Aunque las encuestas se han adelantado sobre lo previsto y faltaban unas votaciones entre los simpatizantes el domingo, la priista cree que “el final” ha llegado una vez conocidos los resultados de las encuestas, que la sitúan 15 puntos debajo de su colega la senadora panista. A pesar de ello, ha tenido que ver cómo el partido tricolor, del que fue secretaria general y bajo cuyas siglas ha desempeñado casi todos los cargos posibles, adelantó su caída antes incluso de que los resultados de las encuestas se hicieran públicos.

La sorpresa por la decisión de su partido ha despertado desde ese momento, hace apenas dos días, toda clase de especulaciones sobre qué obtenía el líder, Alejandro Moreno, a cambio de esa cesión, y también qué se le había ofrecido a ella a cambio. “No hubo ninguna negociación, yo nunca he negociado en lo oscurito, lo oscurito me gusta para observar las estrellas y para querer a las personas que amo, es para lo único que me gusta la oscuridad”, comunicó este miércoles a los suyos, en el mismo tono tan humano como político con el que redactó su discurso. Lo aclara enfáticamente “para que aquellas balas venenosas que de repente oscurecen el escenario no profundicen”, ha dicho.

Para ella, el hecho de intentar convertirse en la primera mujer presidenta de México, a pesar de los obstáculos físicos y políticos en su contra, ha sido solo un proceso “natural” para culminar su extensa biografía política, que le ha valido una amplia experiencia en el terreno público y conocimientos en multitud de materias. “Como también es natural, como demócrata que soy y absolutamente consistente, que reconozca cuando los resultados no me favorecen”.

“La construcción del Frente Amplio por México nos trasciende, es una propuesta que, si se tiene la aptitud de articularla, le podrá dar opciones a las fuerzas democráticas de nuestro país para que la sociedad tenga alternativas y 2024 no se presente como una opción unívoca de derrota, pero es una tarea que debe darse con toda transparencia, ajena a toda suspicacia, tanto en la selección de todas las candidaturas, como en la definición de sus directrices programáticas” afirmó también en su discurso de despedida del proceso. Después de eso, quienes la esperaban al lado de Alejandro Moreno en el escenario del PRI se equivocaron.

Beatriz Paredes asiste a un foro del Frente Amplio por México.
Beatriz Paredes asiste a un foro del Frente Amplio por México. Gabriela Pérez (CUARTOSCURO)

La ya excandidata no elude algunos de los errores que obstaculizaron un mejor resultado en esta corta carrera que la ha situado de nuevo en un puesto privilegiado ante la opinión pública. Menciona, por ejemplo, que no tuvo “la aptitud de convencer” a sus correligionarios que también se presentaron a la candidatura para que se sumaran a su proyecto y lamenta que su militancia en un partido que lleva años ganándose la indiferencia del electorado cuando no el rechazo frontal haya sido un inconveniente de peso. “Amplios sectores de la sociedad civil”, ha dicho, le sugirieron que abandonar el PRI, una idea que fue “alimentada interesadamente” cuando ella ratificaba su convicción partidista.

Entre los agradecimientos, destacó la relación que han mantenido los medios de comunicación con ella, algo que le ha hecho “muy feliz”. “No hay político que pueda existir o sobrevivir si no hay una nueva alianza con los medios de comunicación. Creo que uno de los grandes problemas de la élite política mexicana, de los liderazgos políticos mexicanos, es que se rompieron nuestros vasos comunicantes con los medios de comunicación y creo que, si verdaderamente queremos encontrar cómo enfrentar la realidad política que nos apabulla, requerimos construir una nueva alianza con los medios de comunicación, una alianza a partir de la verdad y del respeto mutuo”.

Esta última aventura de Paredes con el PRI ha puesto de nuevo en aprietos al líder tricolor, un hombre polémico y con problemas con la justicia que ha dividido al partido cuando vivía sus horas más bajas y al que ya muchos señalan por haber dejado caer a su candidata antes de que bajara el banderín de llegada a la meta sin que se sepa aún a cuenta de qué.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Carmen Morán Breña
Trabaja en EL PAÍS desde 1997 donde ha sido jefa de sección en Sociedad, Nacional y Cultura. Ha tratado a fondo temas de educación, asuntos sociales e igualdad. Ahora se desempeña como reportera en México.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_