_
_
_
_
_

Blanqueada y rejuvenecida: los videos de Xóchitl Gálvez creados con inteligencia artificial desatan la polémica en las redes

Las imágenes difundidas por sus seguidores contrastan con el discurso de la senadora panista con el que busca capitalizar políticamente la identidad indígena

Fotograma del video compartido por Xóchitl Gálvez.
Fotograma del video compartido por Xóchitl Gálvez.
Rodrigo Soriano

Los seguidores de la senadora Xóchitl Gálvez han difundido en las últimas semanas decenas de videos creados con inteligencia artificial. En ellos, su voz editada da discursos motivadores y épicos, que en ocasiones responden a las críticas de sus adversarios políticos: desde el presidente del Gobierno, Andrés Manuel López Obrador, a la exjefa del Ejecutivo capitalino Claudia Sheinbaum. El rostro de Gálvez aparece rejuvenecido y blanqueado, un efecto que ha generado polémica en redes, donde los usuarios destacan la “europeización” y la modificación de sus rasgos.

Ese rostro blanqueado contrasta con el discurso que la senadora ha tratado de capitalizar políticamente en las últimas semanas. Gálvez es una de las aspirantes que quiere liderar la alianza Va por México —conformada por el PRI, PAN y PRD— de cara a las elecciones de 2024; y en su camino para conseguirlo ha enarbolado la bandera de sus antepasados indígenas con el fin de conseguir un mayor impulso. En los distintos videos difundidos por sus seguidores, la Gálvez artificial gesticula con una música épica de fondo: “Sí, soy una niña que nació en un pueblo, que vendió gelatinas para ayudar a su familia, que llegó sola a la ciudad con el sueño de estudiar y ser alguien [...]”.

La controversia por la modificación de su tono de piel y sus rasgos llega tan solo unos días después de que el expresidente Vicente Fox (2000-2006) agitara a la opinión pública con una publicación en Twitter. El exmandatario subió una foto de apoyo a Gálvez en la que atacaba con comentarios xenófobos a los aspirantes a liderar Morena: “[Claudia] Sheinbaum es judía búlgara, Marcelo [Ebrard] es fifí francés, [Gerardo Fernández] Noroña es extraterrestre y Adán Augusto [López] de Transilvania ¡La única mexicana es Xóchitl!”.

Fox eliminó el tuit y se disculpó horas después; y Gálvez, lo condenó: “Nuestro país es grande porque somos una nación pluricultural. Todos quienes hemos nacido aquí, más allá de nuestra ascendencia, somos mexicanos. Lamento y condeno el tuit del expresidente Fox que hace mofa del origen familiar de Claudia Sheinbaum”. La exjefa de Gobierno estuvo forzada unas semanas atrás a compartir su acta de nacimiento para demostrar su nacionalidad mexicana, que había sido cuestionada por algunos periodistas en el pasado. “Me acordé de una pregunta que me hicieron unos periodistas. Que si soy mexicana, háganme el favor. Les voy a dejar mi acta de nacimiento para que la vean. Mis papás también nacieron en México”, expuso entonces en la publicación.

Inteligencia artificial, una nueva arma política

Las imágenes editadas artificialmente abren una puerta para su uso como herramienta comunicativa, con sus oportunidades y peligros. Expertos consultados por este diario afirmaban que el anuncio difundido por los seguidores de la senadora —y cuya edición puede realizarse con aplicaciones de fácil alcance— daban muestras de lo que podría suponer con mejoras.

El director de tecnología de la agencia de estrategias digitales Realithink, Iván Priego, afirmaba que este tipo de mensajes también tocan un terreno negativo de cara a la información veraz: “Puede aplicar en los dos sentidos: puedes hacer una guerra sucia tanto en la parte de la inteligencia artificial para una descontextualización de mensajes, como para lograr hacer una duplicidad de un ser humano y la imagen del mensaje”. Priego concluía que el gran reto al que se enfrentaba esta tecnología era la de los límites de la ética humana.

Desde la UNAM, el investigador de Comunicación Felipe López —que defiende la tesis de que la inteligencia artificial servirá como una herramienta más en el arsenal de los equipos de campaña—, aseguraba que la presencialidad en la política continuaría teniendo un peso importante en México: “Es lo que realmente llevó a López Obrador: primero, a consolidar un movimiento del tamaño de Morena; y, segundo, a ganar tan abrumadoramente las elecciones de 2018″. López Obrador consiguió alrededor a 30 millones de votos en aquellos comicios, con una campaña basada en la presencialidad por diferentes puntos del país y alejada de las redes sociales.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_