_
_
_
_
_

La policía detiene a Xavier N, el presunto autor intelectual del robo de una joyería en el centro comercial Antara

El sujeto tenía antecedentes por delitos de portación de armas de fuego y despojo. Los policías llevaban días vigilando el domicilio en el que residía

Xavier N en custodia de la policía de Ciudad de Méxioc, este 3 de julio.
Xavier N en custodia de la policía de Ciudad de Méxioc, este 3 de julio.SSC

El autor intelectual del robo en la joyería Berger, en el centro comercial Antara, ha sido detenido después de una investigación exhaustiva a cargo de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México. Así lo ha anunciado este lunes Omar García Harfuch, el titular de la Secretaría, en una conferencia de prensa que tenía el objetivo de mostrar los avances de un robo viral, que el pasado 26 de junio pinchó la burbuja de lujo en la que vive la colonia Polanco, una de las más ricas de la capital, y por el que ya había sido detenido uno de los ladrones. El caso, debido a la atención mediática que ha recibido y el lugar en el que sucedieron los hechos —un centro comercial en un barrio privilegiado— ha obligado a los policías a trabajar y encontrar en tiempo récord a los ladrones, en un país en el que menos del 1% son resueltos, de acuerdo a la organización civil Impunidad Cero.

Hace una semana, cuatro ladrones entraron por separado al centro comercial, para evitar sospechas, y cuando estuvieron los suficientemente cerca de su objetivo, dos de ellos sacaron hachas y mazos y comenzaron a golpear el cristal de Berger, una joyería de lujo. El tercero amenazaba con una pistola a todo el que se atreviera a acercarse. Los encargados de seguridad que protegen el lugar desaparecieron de la escena y se dedicaron a esperar, igual que los empleados de la tienda, a que los lardones hicieran su trabajo. Se llevaron 15 relojes valorados en un total de 1,8 millones de pesos.

Después de unos días, el autor intelectual del crimen, el cuarto hombre, el que conducía la camioneta que estaba aparcada a las afueras del recinto, ha sido detenido por las autoridades en la colonia Bondojito, en la Alcaldía Gustavo A. Madero, que utilizaron los vídeos para identificar los vehículos utilizados en el asalto y rastrear su localización. La primera detención se produjo el mismo día mismo del robo, unas horas más tarde. Los ladrones huyeron en dos motos y una camioneta Ford hasta una casa en la calle Lago de Xochimilco, de la colonia Anáhuac. Marco N. fue detenido horas después en posesión de una pistola, probablemente la misma con la que asustaba a los guardias de seguridad y a los clientes en la noche del robo.

Después de aquella detención se realizaron dos cateos, cuenta García Harfuch, que permitieron a las autoridades asegurar el vehículo y las dos motocicletas usadas durante el incidente, además de los mazos y las hachas que se utilizaron para romper los cristales de Berger. Las declaraciones del primero detenido y las investigaciones de la policía les condujeron a una casa en la colonia Bondojito, que tuvieron bajo vigilancia durante días, hasta que consiguieron la orden para entrar en el domicilio y detener al Xavier N. El autor intelectual ha sido detenido esta mañana en la casa que compartía con una mujer y en la que tenía montado un pequeño negocio de tráfico de drogas.

Xavier tenía antecedentes por delitos de portación de armas de fuego y despojo. García Harfuch está comprometido con la investigación y ha asegurado que se están buscando a los otros dos detenidos, mientras la policía sigue recabando los testimonios del personal de la joyería y de los trabajadores de seguridad de la empresa que administra el centro comercial. De momento no parece que haya vínculos entre ellos y los ladrones que la semana pasada saltaron a la fama después de robar a golpes la joyería Berger. En los vídeos que circularon por internet se podía ver a la gente encerrada en las tiendas de lujo mientras, en el piso de abajo los ladrones se afanaban en romper el cristal.

Al día siguiente todo volvió rápidamente a la normalidad. Una madera negra cubría el escaparate reventado de Berger y la gente pasaba de largo como si fuera parte de la decoración, rodeados de policías de la Secretaría de Seguridad que habían venido “como refuerzo”, y empleados de TotalSafety, la empresa que el día anterior, durante el robo, se limitó a avisar a los clientes y trabajadores de las tiendas colindantes a refugiarse en el interior y cerrar las puertas, según contaron a este periódico. “La vida sigue”, decía una joven que había llegado hasta allí desde la colonia Guerrero. Había una campaña de la marca de ropa Sephora y pintaban las uñas gratis. “Además, no es una cosa que pase todos los días”, decía la joven. El resto debía de pensar lo mismo, porque Antara estaba lleno de gente refinada tomando café y croissant y familias comprando ropa en Zara y Adolfo Domínguez.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_