La CFE sospecha que un exfuncionario de Peña Nieto abrió una empresa como ‘vía de pagos indebidos’ en EE UU

La compañía de electricidad del Estado ha solicitado a dos cortes federales en Estados Unidos que se obligue a JG Energy y Arbor Glen a entregar información sobre negocios con su filial

Fachada de la corte federal de Houston, Texas.
Fachada de la corte federal de Houston, Texas.Carol Highsmith (Getty Images)

El caso Whitewater avanza en cortes en Estados Unidos, en donde la empresa del Estado mexicano, Comisión Federal de Electricidad (CFE), ha hecho dos nuevas peticiones por exhibición de pruebas a dos empresas relacionadas al caso. Documentos de cortes federales en Texas, obtenidos por EL PAÍS, muestran hallazgos de un investigador privado en el caso en contra de Guillermo Turrent y Javier Gutiérrez. CFE acusa a los exfuncionarios de la Administración de Enrique Peña Nieto de otorgar contratos multimillonarios a Whitewater Midstream en violación de la Constitución.

A la fecha, CFE ha abierto tres casos pidiendo a la Justicia en ese país se obligue a empresas a entregar información, incluyendo correspondencia y transacciones. La CFE espera que la información confirme sus sospechas de que los exfuncionarios simularon una licitación abierta, engañaron al Consejo de Administración para otorgar contratos costosos e innecesarios y ocultaron su relación personal de años con ejecutivos de Whitewater. El valor de los contratos alcanza los cientos de millones de dólares.

En México, Turrent y Gutiérrez enfrentan procesos criminales abiertos frente a la Fiscalía Anticorrupción de la Fiscalía General de la República (FGR). Gutiérrez tendrá su próxima audiencia sobre el caso Whitewater el 17 de agosto. Hallazgos de los investigadores en EE UU sugieren que Gutiérrez pudo haber tenido un rol central en los negocios con Whitewater.

Tres meses antes de convertirse en subdirector de Modernización de la CFE en 2014, Gutiérrez fundó una empresa en Houston (Texas) llamada JG Energy Consulting, de acuerdo a los documentos de una corte en esa ciudad. La dirección con la que registró esta empresa coincide con el domicilio de uno de los fundadores de Whitewater, Matthew Calhoun. De acuerdo a registros públicos, esta es, también, la misma dirección que Turrent y Gutiérrez utilizaron en 2012 para registrar una empresa llamada Mexico Energy Advisors, la cual cerró unos años después.

“CFE International busca usar las citaciones solicitadas aquí para investigar si JG Energy sirvió como conducto para pagos indebidos a Gutiérrez”, dice el documento que la filial de CFE entregó a la corte en Texas, que incluye declaraciones de impuestos en EE UU que muestran que Gutiérrez recibió más de 250.000 dólares en ingresos entre 2015 y 2016.

“Mientras Gutiérrez trabajaba con CFE y negociaba los acuerdos de Waha Connector y los precursores de esos acuerdos, recibió ingresos sustanciales a través de JG Energy. Esto plantea la posibilidad de que JG Energy haya desempeñado un papel como conducto para los pagos a Gutiérrez asociados con la adjudicación indebida de los acuerdos de Waha Connector a Whitewater Midstream”, dice el documento.

El gasoducto Waha Connector fue el primer proyecto negociado entre Whitewater y CFE International. El acuerdo preliminar entre las empresas se efectuó el 12 de agosto de 2016, días antes de que Gutiérrez solicitara a dos de las empresas más grandes del sector a nivel mundial, Energy Transfer Partners y Kinder Morgan, una propuesta para el mismo proyecto. Un investigador privado, quien ofreció testimonio ante la corte en nombre de la CFE, aseguró que Gutiérrez “falsamente” dio la impresión de que fue un proceso competitivo ante abogados, ya que envió las solicitudes después de que el contrato fuera a Whitewater. El investigador privado tiene acceso a correos internos, documentos públicos y fuentes privadas. “El gasoducto Waha Connector parece no generar ningún beneficio aparente para CFE o CFE International”, dijo en su testimonio.

Una investigación de EL PAÍS publicada el año pasado expuso los nexos entre Turrent, exdirector de la filial CFE International, y los ejecutivos de Whitewater, Matthew Calhoun y Arlin Travis, con quienes trabajó en 2001 en la multinacional Shell. Su relación quedó documentada en un caso de supuesta subida de precios de electricidad del regulador energético estadounidense, la FERC, que sigue abierto.

Un segundo contrato firmado entre CFE International, compromete a la paraestatal a comprar a Whitewater un alto volumen de gas natural, entre un 15% y 20% de la demanda diaria de importación de México. En documentos de la corte estadounidense, CFE asegura tener evidencia de que Turrent y Gutiérrez presentaron proyecciones infladas de la demanda mexicana de gas natural para obtener aprobación de entregarle a Whitewater un contrato de tal magnitud. Estos contratos fueron requirieron aprobación de los consejos de la CFE y CFE International.

“El gas que Whitewater suministra bajo el Acuerdo de Suministro del Sur de Texas a menudo es un exceso de gas innecesario que CFE International debe revender. Gutiérrez y Turrent justificaron este contrato excesivo ante las juntas directivas de CFE International y CFE al hacer representaciones engañosas sobre la demanda proyectada de gas natural mexicano”, dice el documento. Además, la CFE asegura que los contratos de Whitewater eran más costosos que las propuestas de otras empresas con mayor experiencia en el sector.

El mes pasado, la Secretaría de Energía envió un oficio a los reguladores del sector energético en México, pidiendo se les exija a las empresas privadas del país comprar gas natural de CFE y Pemex, ya que, por contratos firmados durante la Administración de Peña Nieto, el Estado cuenta con más gas de lo que puede almacenar, transportar y convertir en electricidad. Este exceso de gas natural resulta en erogaciones de la CFE equivalentes a 10.000 millones de pesos al año, según el oficio.

En abril, EL PAÍS reportó que CFE inició una solicitud de exhibición de pruebas a la empresa Antaeus Group, propiedad de Calhoun. Desde entonces, la CFE ha hecho solicitudes iguales para JG Energy y Arbor Glen, empresa de Travis. En documentos entregados a la corte para respaldar la solicitud, la CFE alega que Travis trabajó, simultáneamente, como consultor para CFE International y Whitewater.

“La evidencia indica que Travis, como consultor en Arbor Glen, redactó, tanto la solicitud de ofertas de CFE International para el acuerdo de suministro de Waha, como la oferta final de Whitewater Midstream, que resultaría ganadora”, dice el documento. Esto “demuestra que Arbor Glen trabajó en ambos lados del acuerdo”.

Correos internos indican que, según el acuerdo de servicios de consultoría firmado en 2016, la CFE acordó pagar a Travis 6.000 dólares por las primeras 20 horas de trabajo al mes. Además, según el contrato, Travis recibiría un “bono de éxito” de entre 400.000 y 500.000 dólares por concretar un negocio, tarifa que negoció directamente con Turrent.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS