El Gobierno de López Obrador vuelve a imponer el subsidio a las gasolinas en la frontera norte

Tres días después de haber eliminado el estímulo fiscal al combustible ante el desabasto en la región, Hacienda ha vuelto a establecer la medida, sin embargo, ha excluido a Tijuana y a Playas de Rosarito

Un empleado de una gasolinera Chevron carga un vehículo en Tijuana, Baja California, el 24 de marzo.
Un empleado de una gasolinera Chevron carga un vehículo en Tijuana, Baja California, el 24 de marzo.GUILLERMO ARIAS (AFP)

La Secretaría de Hacienda se ha enredado en su política de subsidios para contener los precios de las gasolinas en México. Unas 72 horas después de haber eliminado el estímulo fiscal en 40 municipios de los Estados de la frontera norte, el Ejecutivo ha dado marcha atrás a su propia medida y este lunes en la edición vespertina del Diario Oficial de la Federación (DOF) ha publicado un nuevo decreto reponiendo los beneficios sobre los combustibles y dejando “sin efecto” las medidas adoptadas el viernes pasado. La medida tendrá vigencia hasta el próximo 8 de abril y beneficiará a Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas. Los únicos municipios que quedan excluidos del subsidio son Tijuana —uno de los cruces más importantes del mundo— y Playas de Rosarito.

La dependencia dirigida por Rogelio Ramírez de la O refirió momentos antes en un escueto comunicado que dichos montos serán aplicables dentro de la franja fronteriza de 20 kilómetros y en el territorio comprendido entre las líneas paralelas de más de 20 kilómetros y hasta 45 kilómetros a la línea divisoria internacional con EE UU. La semana pasada, cuando fueron eliminados los subsidios a las gasolinas, que implicaron un alza en los costos por litro de la gasolina de hasta cuatro pesos, el Gobierno también admitió un desabasto en la región, el cual achacó a los miles de automóviles estadounidenses que cruzaban la frontera y venían a México a cargar sus tanques de gasolina más barata.

Esta mañana, el presidente López Obrador ya había adelantado en su conferencia presidencial el viraje que tendría el decreto publicado por Hacienda. “Tuvimos que intervenir, se corrigió y ya se resolvió el problema. Porque ya estaban nuestros adversarios diciendo que había un gasolinazo y tenemos abasto suficiente”, declaró este lunes. El Ejecutivo mostró un discurso de cordialidad respecto a sus vecinos del norte: “Se ayuda a los mexicanos que tienen la doble nacionalidad y también a estadounidenses, que son nuestros vecinos y que están llegando a cargar a la frontera a México porque es mucho más barata la gasolina en México que en Estados Unidos, es un acto de solidaridad también a ellos”, agregó.

El Ejecutivo ha decidido conjurar a toda costa la palabra gasolinazo y a fin de evitar un incremento en las gasolinas desde marzo pasado la Administración federal ha renunciado a cobrar el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) y la Secretaría de Hacienda, además, autorizó un estímulo fiscal adicional. Aunque en países como Estados Unidos los costos del combustible registran alzas récord, en la Ciudad de México, el precio de un litro de combustible se cotiza en un rango de 22 a 24,5 pesos. El Gobierno espera compensar la pérdida de ingresos por los estímulos al IEPS con los excedentes que el aumento del precio del barril de crudo le dejará a Pemex gracias a la exportación.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Karina Suárez

Es corresponsal de EL PAÍS en América, principalmente en temas de economía y sociedad. Antes trabajó en Grupo Reforma. Es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS