El espionaje a Gertz Manero aviva la guerra alrededor de la Fiscalía General

Filtran una llamada del fiscal con su mano derecha sobre el caso de su familia política y los jueces que deben decidir el caso

Alejandro Gertz Manero, fiscal general de la República,
Alejandro Gertz Manero, fiscal general de la República,Galo Cañas/CUARTOSCURO

Arrecia la batalla en torno a la figura del fiscal general, Alejandro Gertz, protagonista de dos de los casos más mediáticos de los últimos meses, el proceso contra varios abogados cercanos al exconsejero jurídico de la presidencia, Julio Scherer, y el que mantiene contra su familia política por el presunto asesinato de su hermano. La filtración este viernes de una llamada de Gertz con su mano derecha, Juan Ramos, sobre el proceso familiar aviva la disputa y estrecha el cerco sobre el máximo procurador, implicado en cantidad de polémicas desde que llegó al cargo en enero de 2019.

En la llamada, divulgada en varios vídeos en una cuenta anónima de Youtube, Gertz le dice a Ramos que ya tiene “el proyecto de Pérez Dayán”. El fiscal se refiere al documento que el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Alberto Pérez Dayán, habría elaborado sobre el caso de su familia política, asunto que el máximo tribunal debería discutir el 14 de marzo. En el audio de la llamada, Gertz critica que el proyecto es desfavorable para sus intereses y abre la puerta para la libertad de su sobrina política, Alejandra Cuevas, en prisión desde octubre de 2020 por el presunto asesinato en 2015 de Federico Gertz, hermano del fiscal.

Más allá del contenido, llama la atención que alguien haya grabado la llamada del fiscal con su colaborador más estrecho y que haya decidido publicarla. Todo a unos días de la audiencia en que la Fiscalía General de la República (FGR) acusara formalmente a cuatro abogados del entorno de Scherer por supuesta extorsión, lavado de dinero, tráfico de influencias y asociación delictuosa. Preguntado al respecto, un vocero de Gertz en la FGR ha dicho que la dependencia “abrirá una carpeta de investigación” sobre la grabación y la filtración de la llamada. “¡Es un delito federal!”, ha añadido.

Aunque no queda claro en qué momento se produjo la conversación entre el fiscal y Ramos, debió ser como pronto a finales de enero. No fue hasta mediados de ese mes cuando Pérez Dayán asumió el caso de la familia política del fiscal, proceso que la SCJN atrajo en noviembre. El máximo tribunal debe decidir sobre dos recursos acerca de las órdenes de detención y prisión contra Cuevas y su madre, Laura Morán, pareja de Federico Gertz durante décadas, hasta su muerte en 2015.

En la llamada, Gertz se muestra pesimista sobre el texto de Pérez Dayan. “¿Ya la soltó, no?”, dice el fiscal. “No, porque le dice al magistrado que subsane las cosas y dicte otra resolución”, contesta Ramos. El subprocurador argumenta que, en caso de aprobarse, la resolución de Pérez Dayán obligaría al tribunal inferior que veía el caso a volver a estudiarlo. Pero Gertz insiste: “Está clarísimo, la pone en libertad”. Y Ramos añade, “ahorita el ministro no deja sin efectos la sentencia del magistrado. Quien tiene que dejarla sin efecto es el mismo magistrado”. Pero Gertz no parece seguro, y añade: “Por eso, le están poniendo al magistrado de la Ciudad de México el pastel para que él la suelte”. Ramos concluye: “Así es, eso sí”.

Las grabaciones permiten vislumbrar además la ventaja de Gertz frente a la parte contraria en el caso de su familia política. En entrevista con EL PAÍS, el hijo de Alejandra Cuevas, Alonso Castillo, ha dicho: “Está prohibido que se comparta el proyecto de una sentencia de la SCJN. ¡Y mucho menos con la parte contraria! A nosotros no nos lo dieron. La única opción es que fuera público, pero a Gertz se lo dieron antes. Estamos consternados”.

No solo eso, en la llamada, Gertz y Ramos sugieren haber tenido conversaciones con Pérez Dayán sobre el tema. “No le puso lo que dijo que iba a ponerle”, dice Ramos. “No”, añade Gertz. Y Ramos continúa: “Porque según que iba a poner que sí hay delito y que sí tiene que ver lo de la participación y no la complicidad”. Gertz zanja: “Lo dice y lo desdice, lo vuelve a decir y lo vuelve a desdecir”.

Y no solo con Pérez Dayán. En la grabación, Gertz presume llamadas con el presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar, para tratar el caso. “La idea sería que yo el viernes le mande al presidente de la Corte nuestro criterio. Ya me dijo que si hay un solo ministro que diga que no y que necesita tiempo para estudiarlo, les dan tiempo, ¿eh?. Con que yo tenga dos o tres [ministros] que le digan, ‘no, no, espérate tantito, lo paran, ¿eh?”. “Sí, no lo sesionan”, dice Ramos.

La llamada sugiere incluso cierta ascendencia de Gertz sobre algunos ministros de la SCJN. “Le valió madres, ¿eh?”, dice Gertz, en referencia a Pérez Dayán. “Sí, juega muchas cartas (...) Dos caras, porque dice una cosa y hace otra”, contesta Ramos. “Fíjese que ya el propio presidente [Zaldívar] le tenía una desconfianza del carajo. Y yo le dije, no pues fijate que se ha portado bien, esto y lo otro”, dice Gertz, que añade: “Tenemos tres o cuatro ministros que nomás no le van a dejar pasar”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Pablo Ferri

Reportero en la oficina de Ciudad de México desde 2015. Cubre el área de interior, con atención a temas de violencia, seguridad, derechos humanos y justicia. También escribe de arqueología, antropología e historia. Ferri es autor de Narcoamérica (Tusquets, 2015) y La Tropa (Aguilar, 2019).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS