El crédito en México se paraliza y sigue debajo de los niveles previos a la pandemia

La cartera de préstamos se ha contraído continuamente desde el inicio de la crisis sanitaria del coronavirus, un mal augurio del crecimiento económico por venir

Un trabajador de la fábrica El Volador que produce protectores faciales, durante la pandemia de coronavirus iniciaron la fabricación de máscaras protectoras contra la covid-19 en la Ciudad de México, (México).
Un trabajador de la fábrica El Volador que produce protectores faciales, durante la pandemia de coronavirus iniciaron la fabricación de máscaras protectoras contra la covid-19 en la Ciudad de México, (México).Barcroft Media via Getty Images

Cuando azotó la pandemia, el temor del banco central en México era una posible crisis financiera, por lo que puso una fuerte liquidez a disposición de los bancos. Ahora, 20 meses después, el sistema financiero se muestra sólido y bien capitalizado, lo que falta es que presten dinero. Datos del Banco de México y de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores muestran que el crédito a empresas está cerca de 10% por debajo de donde estaba a finales de 2019, lo que augura una economía débil en el próximo año. En el caso de crédito al consumo de los hogares, sigue 15% por debajo.

“Durante 2021 la actividad económica ha registrado cierta recuperación, si bien esta continúa mostrando una marcada heterogeneidad entre sectores y el otorgamiento del crédito no se ha reactivado de manera acorde”, aseguró el banco central en su reporte de estabilidad financiera presentado el miércoles. “Se puede decir que los niveles actuales de capital y liquidez, así como los principales riesgos a los que se enfrenta la banca múltiple en su conjunto, permitirían una expansión prudente del crédito bancario, la cual coadyuvaría a fortalecer la recuperación de la economía”, apuntó la institución.

Hay una fuerte liga entre el dinero que las empresas piden prestado a los bancos y el crecimiento económico del país, explica Víctor Gómez, analista de mercados y profesor de macroeconomía del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). “Los proyectos de inversión no dan réditos de manera inmediata, por lo que es una ventaja financiarse a través del crédito, porque puedes ir pagando en partes y en plazos”, explica el economista. La cartera crediticia a empresas, por lo tanto, refleja la inversión que se está haciendo en empleos, maquinaria y contratación de servicios, importantes componentes de la actividad económica.

“Hemos visto a raíz de la pandemia es que pese a que la economía se ha recuperado con cierta debilidad, el crédito de la banca al sector privado se mantiene bastante rezagado”, dice Gómez. “Pese a que el proceso de recuperación debería arrastrar los números de crédito, que debiera dar cierto anclaje, esto nos indica que las necesidades de financiamiento de las empresas y de los hogares no se están cubriendo”, apunta.

Históricamente, México ha sobresalido como un país en donde los bancos prestan poco a las empresas, en comparación con otros países de similar tamaño, de acuerdo con los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Los bancos comerciales, dice Gómez, han tenido pocos incentivos para otorgar crédito a las empresas medianas y pequeñas, en parte porque el apetito de los gobiernos, tanto federal como en las entidades, es grande y conlleva un riesgo bajo, ya que está respaldado por los impuestos de los contribuyentes. Para muchas empresas, el mejor financiamiento es pagar de manera retrasada a sus proveedores, mientras que los hogares suelen recurrir a sus redes familiares o lazos sociales para financiarse.

“Si lo ves desde un enfoque de oferta, uno de los principales indicadores para la provisión de crédito, tiene que ver con el riesgo de recuperar esa cartera, por lo que, en la medida que haya factores que reduzcan o incrementen el riesgo de cobrar esos créditos vemos movimientos en la oferta”, asegura Gómez.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país”

Sobre la firma

Isabella Cota

Es corresponsal económica para América Latina. Como periodista de investigación trabajó con Quinto Elemento Lab, NHK, BusinessWeek y OpenDemocracy, entre otros. También fue staff de Bloomberg News y Reuters en Centroamérica y Reino Unido. Es licenciada en Comunicación y Máster en Periodismo de Negocios y Finanzas por City University London.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS