Detenidos 30 militares por su presunta participación en la desaparición de personas en 2014 en Tamaulipas

La Secretaría de la Marina ha informado de que los efectivos fueron detenidos el 9 de abril

Elementos de la Secretaría de Marina realizan un operativo en febrero.
Elementos de la Secretaría de Marina realizan un operativo en febrero.Margarito Pérez (Cuartoscuro)

Treinta militares fueron detenidos por la Fiscalía General de la República para ser investigados por su presunta participación en la desaparición forzada de distintas personas en 2014 en el Estado de Tamaulipas, en el norte del país, según ha informado este lunes la Secretaría de la Marina en un comunicado. Los arrestos se realizaron el 9 de abril tras la emisión de las órdenes de aprehensión. Los efectivos navales se encontraban desempeñando labores de vigilancia y disuasión cuando supuestamente cometieron “actos contrarios a la realización de sus deberes”.

La Fiscalía realiza ahora las investigaciones correspondientes. En un comunicado, la Secretaría de Marina ha aclarado: “De acuerdo con el principio de presunción de inocencia que rige en materia penal, se presume la inocencia del personal naval involucrado en tanto el juez de la causa no declare su responsabilidad mediante sentencia condenatoria”. La Marina, continúa el escrito, “colabora para que las autoridades encargadas de administrar y procurar justicia en México sean quienes realicen las investigaciones necesarias”.

En 2014, Tamaulipas, en el norte del país, vivía ya desde hace años convulsionado por la violencia del narcotráfico y las guerras entre facciones rivales. Ese continuo desafío, que sembró el territorio con cientos de cadáveres, alcanzó tales proporciones que amenazaba ya con cuestionar la propia autoridad del entonces presidente, Enrique Peña Nieto, en esta zona fronteriza con Estados Unidos. Para frenar esta escalada, Peña Nieto, del PRI, ordenó en mayo un contundente despliegue que puso bajo control militar la seguridad de Tamaulipas.

Esa militarización, enmarcada dentro de la llamada guerra contra el narco iniciada durante el Gobierno de Felipe Calderón, perseguía tres metas: “desmantelar” los grupos criminales mediante trabajo de inteligencia, sellar las rutas del tráfico de personas, drogas, armas y dinero, así como crear instituciones de seguridad “confiables”. Antes del anuncio, entre febrero y mayo, sin embargo, se habían registrado en la ciudad de Nuevo Laredo, de unos 600.000 habitantes, la detención de hasta 30 personas sin aparentes vínculos con el crimen organizado que fueron arrestadas por las Fuerzas Armadas sin que se se volviera a tener noticias de su paradero.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS