Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA i

¿Disculpas...? ¿A quién...?

El presidente López Obrador lucra con la ignorancia y con el rencor de cierto sector de la ciudadanía que en el fondo de su ser anhela la existencia de un indigenismo puro

Andrés Manuel López Obrador durante su investidura en el zócalo de la Ciudad de México.
Andrés Manuel López Obrador durante su investidura en el zócalo de la Ciudad de México.

Cuando el presidente de la república, licenciado Andrés Manuel López Obrador, le exige al Rey de España que se disculpe con los pueblos originarios mexicanos por los agravios cometidos durante el periodo histórico conocido como la conquista, aquél pierde de vista que España no existía como país unificado, como era el caso de Alemania e Italia, que se unificaron con Bismarck y Vittorio Emanuele hasta la segunda mitad del siglo XIX. La conquista en contra de los mexicas fue realizada por los reinos de Castilla y Aragón, cuyos reyes ni siquiera eran borbones, como es el caso de Felipe VI y por los señoríos tlaxcaltecas, por lo que surge la primera pregunta: quién debe disculparse, ¿los herederos, en caso de existir, de dichos reinos y señoríos y ante quién hacerlo, en el entendido que hoy en día, las familias de los condes de Miravalle-Moctezuma, descendientes del Huey Tlatoani, viven en Cáceres, España? Es claro que se sentirían tan halagados como sorprendidos con la visita de una delegación diplomática que se presentara de golpe a pedir perdón por los excesos causados hace 500 años a sus familiares y a su imperio extinto.

O sea, con la debida seriedad, el presidente mexicano ha hecho un ridículo espectacular en Europa y en México con semejantes pretensiones morales, sin embargo, no se ha tomado en cuenta un hecho digno de ser considerado en este vergonzoso entuerto diplomático protagonizado por el presidente mexicano que imita a Chávez, a Maduro y a Evo Morales... En Madrid, España, existe en el Parque del Retiro una estatua con la figura de Miguel Hidalgo y Costilla, el llamado padre de la Independencia de México, sin embargo, en nuestro país resulta punto menos que imposible honrar, o si no, recordar la memoria histórica de Hernán Cortés, quien sin duda fue el padre del mestizaje mexicano.

La enorme población desinformada, en su mayor parte marginada económicamente y resentida por los excesos cometidos por los españoles, ven con gran agrado el hecho de que López Obrador denuncie las brutalidades cometidas por los conquistadores hace 500 años, al fin y al cabo, una forma de hacer justicia aun cuando es un tanto extemporánea. En realidad, se sienten comprendidos, homenajeados, lo cual se traduce en nuevas posibilidades electorales para el partido en el poder, es decir, el presidente lucra con la ignorancia y con el rencor de cierto sector de la ciudadanía que en el fondo de su ser anhela la existencia de un indigenismo puro. ¿A dónde vamos los mexicanos arrancándonos las costras de la historia, en lugar de iniciar un proceso de reconciliación nacional a través de la escuela y de la academia? Se trata de una manipulación aviesa de la historia con propósitos electorales.

¿Falta acaso una carta dirigida a Trump por el brutal despojo de Arizona y California, entre otros Estados más, o sea, el robo de más de dos millones de kilómetros cuadrados arrebatados a México por medio de una guerra injusta y alevosa?

Una prueba de la reconciliación de España y México, de la cual sobran elementos probatorios, la encontramos en la migración española a raíz de la derrota de la II República Española durante la Guerra Civil Española que, entre paréntesis, de civil no tuvo nada.

En lugar de que López Obrador se enfrente al Rey de España en un debate absurdo y ridículo perdido de antemano, éste debería confrontar a Maduro o a Trump por habernos llamado asesinos, violadores y ladrones y, un punto adicional inevitable, ofrecer disculpas al electorado mexicano, por no haber cumplido su principal promesa de campaña con la que entusiasmó a una buena parte de la nación: encarcelar a la mafia del poder, a los autores del saqueo de las arcas nacionales. Si ya se trata de disculparse, que se haga por motivos honorables que valgan la pena, como el hecho de haber dejado desamparados a 330.000 chiquillos que eran alimentados y educados en las estancias infantiles, a las que se les retiraron los fondos públicos para destinarlos a la compra masiva de votos en los próximos procesos electorales. Antes que pedirle una disculpa a Felipe VI, AMLO tendría que disculparse con el pueblo de México.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información