Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Liberado en Cuba un biólogo en huelga de hambre

Ariel Ruiz Urquiola había sido condenado a un año de cárcel por desacato a la autoridad

El biólogo Ariel Ruiz Urquiola.
El biólogo Ariel Ruiz Urquiola.

Un activista medioambiental ha ganado un pulso al Estado cubano. El biólogo Ariel Ruiz Urquiola, de 43 años, fue puesto en libertad este martes después de pasar las últimas dos semanas en huelga de hambre tras haber sido condenado en mayo a un año de cárcel por desacato a la autoridad por una discusión con unos agentes. Él consideró la sentencia “arbitraria” y decidió dejar de comer y beber hasta que fuese revisada. El caso corrió por los medios independientes cubanos y ganó repercusión internacional. La Organización de Estados Americanos (OEA), EE UU y la ONG Amnistía Internacional reclamaron su liberación.

“Todo parece indicar que fue una sentencia con motivación política”, ha dicho a EL PAÍS por teléfono desde Cuba Omara Ruiz Urquiola, hermana del científico, que denuncia la “falta de separación de poderes y de transparencia” en la isla.

El biólogo venía denunciando desde hace años problemas como la tala indiscriminada de árboles, la caza de especies protegidas o la contaminación por vertidos, y desarrolla en su finca de la provincia de Pinar del Río un proyecto agroecológico. Sus desencuentros con las autoridades se remontan a episodios como su despido en 2016 de la Universidad de La Habana por supuestas “ausencias laborales” –aunque según él se debió a su investigación sobre la captura ilegal de tortugas carey– y una detención en 2017 por exigir en un hospital medicamentos para su hermana, enferma de cáncer.

Ariel Ruiz Urquiola, colaborador de la Universidad Humboldt de Berlín, fue detenido en mayo en su finca después de tener una discusión con dos guardabosques que llegaron allí a pedirle permisos. El biólogo le llamó a uno de ellos “guardia rural” –un término eliminado tras la revolución de 1959 y que la oficialidad considera ligado a la violencia policial del régimen de Batista– y ese fue el fundamento central de la severa sentencia del tribunal local: “Lo que dijo Ariel”, se juzgó en el fallo, “son ofensas y ultrajes para quienes trataron de resguardar el orden social, pues todos conocemos lo que significan los guardias rurales”. El tribunal también le achacó su “comportamiento social” por “no participar en las actividades de las organizaciones políticas y de masas y reunirse con personas de mala conducta”.

La condena al científico recibió críticas abiertas dentro de Cuba, entre ellas la del cantante Silvio Rodríguez. El obispo de Pinar del Río, Jorge Serpa, visitó a Ruiz Urquiola en el hospital y defendió “una revisión del caso y del proceso”.

La sentencia no ha sido revocada, sino que se le ha concedido al biólogo una licencia extrapenal argumentando que Ruiz Urquiola padece “un síndrome afectivo ansioso depresivo”, según ha detallado su familia. En declaraciones citadas por la agencia EFE, el científico asegura que estudiará la decisión judicial con un abogado y afirma que seguirá la “batalla” contra aquello con lo que no esté de acuerdo.