Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Meade promete combatir la inseguridad en su cierre de campaña

El candidato del PRI asegura en Coahuila que impedirá el financiamiento y el armamento de los grupos criminales

Meade, durante sus cierre en el norteño Estado de Coahuila.
Meade, durante sus cierre en el norteño Estado de Coahuila. AFP

José Antonio Meade, candidato del PRI a la presidencia de México, ha lanzado su último dardo para apuntar hacia la inseguridad en el país. El exministro de Hacienda ha celebrado su cierre de campaña en la ciudad de Saltillo (Estado de Coahuila, norte del país) y allí ha asegurado que de llegar a Los Pinos evitará que los grupos criminales continúen recibiendo financiamiento y armamento. Meade ha tocado el tema en una región seriamente afectada por la lucha entre carteles de la droga y donde los ciudadanos han presenciado algunos de los episodios más violentos en la última década en México. 

Los seguidores de Meade se reunieron en el Parque Las Maravillas, en un pequeño anfiteatro al lado del Museo del Desierto –que posee la colección más grande de fósiles de dinosaurios del país–. Niños y mujeres, principalmente, llenaron el recinto donde el candidato estuvo menos de una hora. El ex ministro de Hacienda ha mencionado que eligió Coahuila para terminar los tres meses de campaña porque el Estado es la cuna de personajes de la Revolución que defendieron la democracia como Francisco I. Madero y Venustiano Carranza. Saltillo es también la tierra de los Moreira –Humberto y Rubén–, ambos exgobernadores del Estado y que dejaron una estela de desvíos financieros y corrupción en el servicio público. 

El candidato habló en su último mitin directamente del asesinato –hace 20 días– del candidato a diputado federal del PRI en Piedras Negras, Fernando Purón. “Él dedicó su vida a luchar contra la inseguridad y la violencia. No hay mejor manera de honrar su memoria que trabajando con valentía y sin descanso para darle tranquilidad y seguridad a las familias mexicanas”, ha dicho. A su lado estaban su coordinador de campaña, Aurelio Nuño; Vanessa Rubio, una de sus principales asesoras; el presidente del PRI, René Juárez Cisneros; y el gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme. 

Las primeras semanas de la campaña de Meade fueron turbulentas. La integración entre el equipo del exministro de Hacienda y las bases del PRI no terminaba de cuajar. El rechazo hacia el Gobierno de Enrique Peña Nieto dificultó la entrada del candidato en la contienda, al punto que los logotipos del partido del Gobierno prácticamente desaparecieron de los actos de campaña. Meade se concentró en un discurso en el que enfatizaba que lo importante eran los candidatos y no los partidos. Tras el segundo debate, que se celebró en Tijuana, el candidato del PRI definió más sus discursos para evitar señalar al Gobierno actual. 

Este miércoles, la encuesta del diario mexicano El Financiero le ubicaba, por primera vez en tres meses, en la segunda posición –con 22% de las preferencias– pero todavía muy lejos del puntero, Andrés Manuel López Obrador. Meade ha sido constante durante su campaña pero no ha despertado la emoción de algunos de los mexicanos que se han decantado por el líder de Morena.

“El domingo vamos a contar votos, no amenazas”, ha manifestado Meade para referirse a López Obrador. El candidato del PRI se ha concentrado en atacar al puntero específicamente con sus propuestas en educación y seguridad. “Amenza a la Suprema Corte, a las fuerzas armadas, a las familias con la amnistía a los delincuentes, a los empleos, a nuestros hijos amagando con destruir su educación y su futuro”, ha mencionado. 

El cierre de campaña ha concentrado a las estructuras más tradicionales del PRI, desde la Confederación de Trabajadores de México (CTM), algunos sindicatos y a la Fundación Colosio. El acto se ciñó a la tradición priista en la que varios grupos del PRI piden a sus afiliados asistir a los eventos políticos. Algunos de los simpatizantes de Meade subieron al escenario durante media hora para hacerse una selfie con él. A las 20.00 Meade cerró el último acto de su campaña para dar paso a Banda La Adictiva, una popular agrupación de música norteña. “Hicimos la tarea en esta elección, la hicimos con propuestas. Está lista la estructura, el activismo y estamos listos para ganar en este jale”, cerró Meade.

Más información