Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado a nueve años de prisión el conductor del accidente de Reforma que escandalizó a México

Un juez ha considerado culpable que el chófer del coche BMW, que chocó brutalmente contra un poste y acabó con la vida de cuatro jóvenes

Este fue el recorrido del BMW. Foto: Cuartoscuro

Fue el último en salir de aquel vehículo de la muerte. Y el único que lo hizo con vida. Cuando los paramédicos se encontraron con aquella masacre, dedujeron que allí no quedaba nadie a quien salvar y lo dieron por muerto. Pero Carlos Villuendas, atrapado entre el airbag y el volante, escuchaba medio inconsciente desde el asiento del piloto cómo recogían los restos de la catástrofe. Los cuerpos de los demás pasajeros —cuatro jóvenes que regresaban de fiesta aquella trágica madrugada del 31 de marzo— yacían desmembrados en una de las avenidas más emblemáticas de la capital mexicana. El único que quedaba vivo en aquella macabra escena olía a alcohol.

Llegó una hora después al hospital y los médicos concluyeron que sólo tenía unos cuantos golpes. Nada grave. Estaba desorientado y "poco cooperador". Y, según acreditó por escrito un médico en un documento al que tuvo acceso este diario: había bebido. Este jueves un juez lo ha declarado culpable de homicidio agravado y lo ha condenado a nueve años de prisión. También tendrá que indemnizar a las familias de las víctimas con 414.380 pesos (unos 22.000 dólares).

Karla Saldaña (de 29 años), Carlos Roberto Martínez (de 27), Luis Fernando García (30) y Claudia Ivonne Reyes (de 27) se subieron a un coche de lujo que recorrió tres kilómetros en un minuto. Había alcanzado casi los 200 por hora cuando colisionó contra un poste. La estructura dividió al coche en dos y los cadáveres de los cuatro jóvenes acabaron tendidos sobre la avenida Reforma.

Condenado a nueve años de prisión el conductor del accidente de Reforma que escandalizó a México

Aquellas imágenes pusieron la piel de gallina a un país difícil de sorprender con noticias violentas. Porque no es tan común en México que la sangre manche el chasis de un BMW blanco. Mucho menos que los cuerpos de cuatro jóvenes de clase media-alta amanezcan desmembrados en el centro financiero de la capital. La cabeza seccionada que rodaba por la carretera fue un aviso. Muchos vecinos recordaban esas imágenes mientras se ponían el cinturón en el coche. 

Los cinco jóvenes salieron del local Barezzito, ubicado en la exclusiva zona de Polanco alrededor de las 3.28 de la madrugada. El establecimiento, decorado con sillones de terciopelo de baja altura, recibe a sus clientes desde las siete de la tarde con cubos de hielos patrocinados por Sky Vodka.  Un programa de Televisa reveló el precio de la fiesta: más de 11.000 pesos (casi 600 dólares) en botellas y shots, unos tickets que forman parte de la investigación de la Fiscalía.

Unos minutos más tarde, Villuendas toma una de las avenidas más importantes de la capital, el Paseo de la Reforma. A esas horas del viernes estaba prácticamente despejada. Iba en línea recta hacia la casa de Karla. Las cámaras de seguridad grabaron cómo el coche de alta gama voló por la avenida ignorando cualquier semáforo. Había alcanzado casi los 200 kilómetros por hora.

Después de atravesar a gran velocidad un tramo más elevado, todo apunta a que el conductor perdió el control y fue incapaz de terminar la curva. Chocó violentamente contra el primer poste de una esquina donde nace un desvío que lleva directamente a la puerta de la emblemática torre del BBVA Bancomer. Y el vehículo se partió desde el morro hasta la cajuela, se hizo añicos y los cuerpos salieron disparados varios metros. Los peritos creen que las piezas del coche actuaron como cuchillas y seccionaron brazos, piernas y hasta una cabeza. Villuendas quedó intacto entre las bolsas de aire de su BMW blanco.

En el tronco del arbol ha quedado incrustado un pedazo del coche. La famosa avenida queda marcada para siempre por el choque mortal que México no olvida.

Más información