Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

López Obrador pide que se suspenda la renegociación del TLC hasta después de las elecciones mexicanas

El candidato de Morena cree que "no es conveniente perseguir un acuerdo bajo presión"

Andrés Manuel López Obrador, ayer en Los Ángeles.
Andrés Manuel López Obrador, ayer en Los Ángeles. REUTERS

Andrés Manuel López Obrador, dos veces candidato presidencial y de nuevo aspirante por el izquierdista Morena, ha pedido la suspensión de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) hasta después de los comicios. "No es conveniente perseguir un acuerdo bajo presión", ha afirmado este miércoles en una entrevista con el diario estadounidense The Wall Street Journal. López Obrador promete que, de convertirse en el próximo presidente de México, renegociará cualquier acuerdo que dañe los intereses de su país. El candidato izquierdista siempre se ha mostrado contrario al TLC, aunque en los últimos meses ha moderado su visión negativa.

"[El Gobierno mexicano] debe esperar. Y al final será así, porque no tienen tiempo", ha subrayado el líder de Morena, que encabeza los sondeos a poco menos de un año de las elecciones federales. Desde el primer momento, la intención del Ejecutivo de Enrique Peña Nieto (PRI) ha sido acelerar en la medida de lo posible las conversaciones para la actualización del tratado con el fin de evitar que la cuestión comercial entre de lleno en una campaña electoral que se prevé especialmente bronca.

Las palabras de quien ya fuera candidato presidencial en las elecciones de 2006 —en las que estuvo a punto de hacerse con el poder— y 2012 llegan en a menos de 48 horas de que empiece en la capital mexicana la segunda de las siete rondas de negociaciones previstas para la actualización del TLC. En los últimos días Donald Trump ha redoblado sus ataques contra México y ha puesto en duda el futuro del tratado. El Gobierno mexicano, por su parte, ha subrayado que trabaja en un plan B por si Estados Unidos optase finalmente por abandonar el pacto comercial norteamericano, en vigor desde 1994. Poco antes de que se conociese el posicionamiento de López Obrador, el canciller mexicano, Luis Videgaray, había dejado caer que su país abandonará la renegociación si Trump cumple sus amenazas.

El líder de Morena también carga contra la reforma energética del Gobierno de Peña Nieto y promete que no otorgará nuevas licencias de operación en el sector a empresas privadas. "Auditaremos todos los contratos, para asegurarnos de que no hubo corrupción", afirma. "No aceptaremos que se despoje a México de sus ingresos. Estoy a favor de la inversión privada, pero no permitiré que afecte a los intereses nacionales".