Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caen los ayudantes del Mono Muñoz en España

Crece la presión en México para que las autoridades investiguen los nexos de Muñoz y Los Zetas con el Gobierno de Humberto Moreira

Humberto Moreira, exgobernador de Coahuila, con el micro. A su izquierda, el Mono Muñoz. Año 2005. Ver fotogalería
Humberto Moreira, exgobernador de Coahuila, con el micro. A su izquierda, el Mono Muñoz. Año 2005.

La policía española detuvo este viernes a ocho presuntos integrantes del cartel de Los Zetas en España. Los ocho eran colaboradores de Juan Manuel El Mono Muñoz, presunto enlace de la organización en Europa. Entre los detenidos figuran la mujer y uno de los hijos del capo.

Las autoridades españolas detuvieron al propio Muñoz en marzo del año pasado. Lo acusan de blanqueo de capitales y narcotráfico. En enero, el Gobierno acordó  extraditarlo a Estados Unidos. Allí, la justicia lo busca por tráfico de drogas, blanqueo de capitales y tenencia ilícita de armas.

Las investigaciones del caso Muñoz en España coincidieron con la detención del exgobernador mexicano Humberto Moreira en Madrid, en enero de 2016. Moreira es el eterno sospechoso en México. Durante su mandato, la deuda de Coahuila, el estado que gobernó, se disparó y Los Zetas se hicieron con el control de las principales ciudades. En declaraciones a las autoridades mexicanas, un miembro de la organización declaraba este mismo año que Moreira, que llegó a ser presidente del PRI, el partido de Gobierno en México, cobró para dejarlos hacer. Dijo también que el Mono Muñoz había sido su enlace con el exmandatario.

En octubre, EL PAÍS desvelaba los pagos millonarios de Muñoz a varios jefes de Los Zetas en la Ciudad de México. Según la contabilidad de Muñoz, el dinero se había obtenido mediante la venta de 2.100 kilogramos de cocaína en Europa, que repatriaron a la organización 63 millones de euros.

La policía española vincula a Muñoz con altos cargos del Gobierno de Coahuila. Los señalamientos de las autoridades españolas corresponden al periodo 2005-2011, los años de Humberto Moreira.

En enero de 2016, la policía española detuvo al propio Moreira. La fiscalía lo acusaba de blanqueo de dinero y malversación de fondos. El exgobernador llegó en un vuelo desde México e iba a hacer escala en Madrid para volar a Barcelona, ciudad a la que se mudó en 2013 para estudiar un máster en la Universidad Autónoma de Barcelona. En aquel momento, su carrera política ya se había desmoronado. En 2011 había dejado el gobierno de Coahuila para presidir el PRI, el partido más poderoso de México, y dirigir su aparato de cara a las elecciones de 2012, pero se vio envuelto en un escándalo por el endeudamiento masivo de Coahuila durante su mandato y tuvo que renunciar a la presidencia del partido nueve meses después de asumirla.

Otro de los señalamientos contra Moreira es que Los Zetas crecieron en Coahuila durante su mandato. De hecho, hace apenas unos días trascendía la declaración ante las autoridades mexicanas de un integrante de la banda criminal, que aseguraba que Moreira recibió pagos para hacer la vista gorda. Según este testimonio, el exgobernador recibía dos millones de dólares al mes por permitir que Los Zetas vendieran drogas y alcohol.

El zeta dijo también que el Mono Muñoz hacía de intermediario entre el gobernador y la organización. Moreira dijo durante mucho tiempo que no conocía a Muñoz, pero las fotos de un acto al que ambos acudieron en 2005 le desmienten. 

Los partidos de la oposición exigen desde hace años que las autoridades investiguen a Moreira. Tras la publicación del testimonio del integrante de los Zetas en el diario Reforma, la derecha del PAN exigió a las autoridades que investiguen los vínculos entre el exmandatario y el cartel. 

Más información