La cumbre Asia-Pacífico redobla su defensa del libre comercio frente a Donald Trump

“Los que quieran proteccionismo que recuerden los años 30”, clama el presidente peruano Kuczynski

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, abre la cumbre de la APEC en Lima.
El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, abre la cumbre de la APEC en Lima.AFP

EE UU sigue en estado de shock tras la victoria de Donald Trump, pero el mundo no se para a esperarle. La cumbre Asia-Pacífico (APEC) en Lima, que reúne a 21 países clave que representan el 49% del comercio mundial, lanzó en su apertura un mensaje claro a favor del libre comercio frente a las tesis proteccionistas de Trump y algunos otros grupos políticos europeos como el Frente Nacional en Francia. “El proteccionismo está resurgiendo, no solo en EEUU, y debe ser derrotado. Los que tengan tentaciones proteccionistas deberían volver a leer la historia de los años 30 [por Hitler]. Debemos mandar un mensaje muy claro”, dijo el anfitrión, el peruano Pedro Pablo Kuczynski.

Los líderes más importantes del planeta, como el chino Xi Jinping, el ruso Vladímir Putin y el estadounidense Barack Obama, ya de retirada –es su última cumbre- llegan a Lima en un ambiente de cambio de época en el que en los pasillos del Teatro Nacional, sede del encuentro, domina una idea: hay que prepararse para reorganizar los equilibrios en la era Trump. Ningún país parece dispuesto a aceptar sin más la guerra comercial que el magnate ha apuntado en su campaña electoral.

Más información

Nadie quiere asumir la muerte del TPP, el gran tratado que promovió Barack Obama con esta zona del mundo y que dejó fuera a China, y que tanto ha criticado Trump. Fuentes del Gobierno peruano confirmaron lo que está en boca de todos en la cumbre: que los países más importantes del TPP ya tienen tratados entre ellos y están dispuestos a seguir adelante si EE UU decide retirrarse. “De esta cumbre de APEC van a salir las bases de un TPP sin EE UU. Hay que ver si Trump sigue empeñado en quedarse fuera o cambia de opinión al llegar a la Casa Blanca y darse cuenta de lo que se está perdiendo”, señala un miembro del gobierno peruano.

Lee Hsien Loong, primer ministro de Singapur, remató la línea apuntada por Kuczynski: “El TPP ha sido uno de los acuerdos más importantes de los últimos años. El crecimiento ha bajado, y estamos viendo una reacción con el éxito de partidos populistas, el Brexit, y la elección de Trump. Pero lo que tenemos que hacer es buscar una mayor integración económica para traer mayor prosperidad a nuestras economías. La liberalización del comercio no está muy de moda, pero es un win-win”.

Durante la campaña electoral, Trump atacó con dureza el TPP y lo llamó "terrible acuerdo". Ayer mismo insistía con la idea proteccionista en Twitter: “Acabo de recibir una llamada de mi amigo Bill Ford, CEO de Ford, que me informa de que mantendrá la planta Lincoln en Kentucky y no irá a México”.

Pero precisamente cuando EE UU apuesta por cerrarse, el mundo y en especial Asia y América Latina va en el sentido contrario. El giro en países como Argentina, Brasil y también Perú camina hacia un mayor libre comercio. Por eso, si EE UU decide apartarse, hay varios candidatos a ocupar su puesto. En especial China, gran protagonista de la cumbre APEC.

China ya lleva años ocupando espacios cada vez mayores en Latinoamérica y ya es por ejemplo el primer socio comercial de Perú y varios países de la zona. Ahora se prepara para ampliar ese dominio ante un EE UU concentrado dentro de sus fronteras.

Xi llega a la cumbre con la intención de promover su propio acuerdo de libre comercio, el denominado el Área de Libre Comercio de Asia y Pacífico (FTAAP), que incluiría a 16 países y dejaría fuera a EE UU. Antes de llegar a la cumbre, el viceministro chino de Relaciones Exteriores, Li Baodong, dijo que Pekín buscará avanzar el FTAAP en Lima. “China es firme y decidida, y también tiene confianza” en lograr ese acuerdo, sentenció.

Todos parecen dispuestos a dar una batalla fuerte contra Trump para convencerle de que el proteccionismo no es la solución. A la espera de Rusia, que se presenta como el gran aliado de Trump, China busca y encuentra en Asia y Latinoamérica apoyos para lo que se apunta como una gran guerra comercial con EE UU. Latinoamérica asiste con gran preocupación a esa posible guerra de monedas, que podría frenar una incipiente recuperación. Y Obama, en su despedida del mundo, ve como todos reivindican buena parte de su obra, en especial el TPP, pero él no tiene ya ninguna capacidad de proteger su legado, solo de reivindicarlo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción