Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guillermo Padrés se entrega a las autoridades

El exgobernador de Sonora es acusado de enriquecimiento ilícito y desvío de recursos públicos

Guillermo Padrés llega a la Fiscalía escoltado por la Marina.
Guillermo Padrés llega a la Fiscalía escoltado por la Marina. EFE

El exgobernador del norteño Estado de Sonora, Guillermo Padrés Elías, que estaba prófugo de la justicia, reapareció la mañana de este jueves y se entregó a las autoridades para enfrentar las acusaciones que existen en su contra. El mandatario emanado del conservador Partido Acción Nacional (PAN) es acusado de enriquecimiento ilícito y desvío de recursos públicos.Tras comparecer en el juzgado décimo segundo de distrito en la Ciudad de México, su abogado Antonio Lozano Gracia informó que su cliente permanecerá en el área de ingresos del reclusorio oriente durante los próximos seis días mientras el juez emite la resolución.

Desde finales de septiembre la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía) buscaba a Padrés para ejecutarle una orden de aprehensión girada por un juez federal por los delitos de defraudación fiscal y lavado de 8.8 millones de dólares. Parte de ese dinero, según las autoridades, provenía de sobornos por diversos contratos que otorgó a un amigo para fabricar uniformes escolares.Hoy, después de comparecer ante el juzgado, su hijo Guillermo Padrés Dagnino también fue detenido por órdenes de la PGR. Se le acusa de realizar operaciones con recursos de procedencia ilícita y de delincuencia organizada.

Durante una entrevista la mañana de este jueves, Padrés Elías, quien lucía delgado y ojeroso, negó que haya intentado fugarse del país y aclaró que sólo se mantuvo a la espera de conocer los delitos que le imputaban. “En un acto de congruencia y responsabilidad voy a presentarme ante un juez para enfrentar los cargos falsos que me han estado imputando”, afirmó en Radio Fórmula. El sonorense denunció una persecución en su contra y acusó a la Fiscalía general de haber politizado su caso. “Voy a enfrentar esto y voy a demostrar mi inocencia, la mala fe, la alevosía y ventaja que manejó la PGR”, aseveró. Después de la entrevista, el mandatario abordó su coche rumbo a las instalaciones del reclusorio oriente, donde se encuentran los juzgados que emitieron la orden de aprehensión en su contra.

A mediados de octubre la Interpol emitió una orden internacional de búsqueda y captura del exgobernador. La notificación fue enviada a más de 190 países para localizar, detener y, en su caso, extraditar al sonorense a fin de que respondiera por los delitos imputados. Aunque desde finales de septiembre era requerido por las autoridades locales, la búsqueda se amplió al extranjero ante la posibilidad de que hubiera abandonado el territorio nacional. Según el reporte podría haber huido a algún destino en Estados Unidos, Centroamérica, Sudamérica o Europa.

La investigación de la PGR señala que Padrés utilizó cuentas para lavar y defraudar a las autoridades hacendarias. El diario Reforma desveló en septiembre pasado que el exmandatario usó una empresa de papel creada en 2011 en Holanda para realizar movimientos bancarios internacionales. La intención era ocultar el origen de los recursos que nunca fueron reportados en sus declaraciones fiscales o patrimoniales. Parte de ese dinero provendría de depósitos hechos por un empresario y amigo del exmandatario, que ganó contratos millonarios para fabricar los uniformes escolares que eran parte de uno de los programas insignia del Gobierno estatal.

El pasado 13 de octubre el PAN decidió suspender por seis meses los derechos de Padrés en el partido, como una medida cautelar mientras se le investiga por diversos actos de corrupción. “Aunque seguimos presumiendo inocencia, sí hay un daño a la imagen y a la buena fama del partido”, se detalló en el dictamen presentado por Luis Felipe Bravo Mena, presidente de la comisión Anticorrupción de Acción Nacional.

Guillermo Padrés Elìas (Sonora, 1969) marcó la alternancia en un Estado donde siempre había gobernado el PRI. Su llegada al poder en 2009 generó altas expectativas, pero acabó su administración en 2015 envuelto en diversos escándalos de corrupción. En septiembre de 2014 la Comisión Nacional del Agua (Conagua) denunció que Padrés había construido una presa, sin permisos federales, para regar los sembradíos de su rancho ubicado en la sierra sonorense. La obra hidráulica tuvo que ser demolida ante el escándalo suscitado por haber dejado sin agua para consumo humano y agrícola a diversos habitantes de la zona. A mediados de este año la propiedad fue embargada por las autoridades hacendarias.

El Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia de Sonora (DIF), a cargo de Iveth Dagnino, esposa de Padrés, se vio envuelto en una red de tráfico de menores. Funcionarios de esa institución vendían a los menores que estaban bajo la custodia y protección del Estado hasta en 200.000 pesos aprovechándose de la vulnerabilidad de los padres biológicos o mediante amenazas. La Fiscalìa estatal documentó 13 casos, pero uno de los implicados reveló que fueron cerca de 300. Además aseguró que Dagnino estaba al tanto de la red.

Tras el cambio de Gobierno en septiembre del año pasado, la mandataria entrante Claudia Pavlovich Arellano –del gubernamental PRI- se comprometió investigar a su antecesor y hacer justicia. “El nivel de corrupción fue terrible; algo nunca visto en Sonora”, expresó al tomar protesta de su cargo. Dos meses después, la fiscalía estatal entregó a su par federal, en noviembre de 2015, un expediente que documentaba la posible comisión de diversos delitos por parte de funcionarios del Gobierno de Padrés. Desde entonces varios de sus excolaboradores han sido detenidos o se les ha girado orden de aprehensión.

Más información