Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La intervención del Papa abre la vía del diálogo en Venezuela

Emil Paul Tscherrig, nuncio apostólico en Buenos Aires y enviado especial del Papa, confirmó el comienzo de las negociaciones tras una reunión con la MUD

Nicolás Maduro, es recibido por el presbíterio italiano Guido Marini.

“El diálogo nacional se ha iniciado”. Las palabras las pronunció este lunes por la tarde en Caracas Emil Paul Tscherrig, nuncio apostólico en Buenos Aires y enviado especial del Papa para intervenir en la crisis venezolana, al darle lectura a un comunicado conjunto de las partes en conflicto, la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la terna de expresidentes que ofician como acompañantes. In extremis, Gobierno y oposición han acordado iniciar el próximo domingo, 30 de octubre, una mesa plenaria de negociaciones en la Isla de Margarita (Caribe insular del oriente venezolano), cuyo objetivo será, según el vocero, “la búsqueda de acuerdos, la creación de un clima de confianza, la superación de la discordia y la promoción de un mecanismo que garantice la convivencia pacífica”.

El anuncio se produjo a la salida de una reunión entre Tscherrig y representantes de la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), y mientras casi en simultáneo el Papa Francisco recibía en audiencia privada en el Vaticano al presidente Nicolás Maduro, quien hizo una escala en Roma durante su vuelo de vuelta a Venezuela desde el Medio Oriente, donde cumplía una gira de cuatro días por capitales de naciones productoras de petróleo.

De acuerdo al comunicado dado a conocer por Tscherrig -quien no aceptó preguntas-, la metodología y agenda del diálogo en Margarita se regirá por una metodología propuesta por los tres expresidentes iberoamericanos que acompañan el proceso: José Luis Rodríguez Zapatero, de España; Martín Torrijos, de Panamá; y Leonel Fernández, de República Dominicana.

A nombre de la MUD, su secretario general, Jesús Torrealba, agradeció la intervención del Santo Padre. Dijo que a monseñor Tscherrig, “quien goza de toda nuestra confianza”, informó sobre las “implicaciones” que tiene la “nueva etapa de lucha del pueblo venezolano” determinada por la dirigencia opositora el viernes, luego de que una acción judicial impulsada desde el Gobierno bloqueara el avance del proceso de solicitud de un referendo revocatorio contra Maduro.

Este martes, la bancada opositora, mayoritaria en la Asamblea Nacional, ha convocado a una sesión parlamentaria en la que se considerará el “estatus constitucional del presidente Nicolás Maduro”, la fórmula escogida para abrir un juicio político al mandatario chavista y concluir en un eventual impeachment.

Hasta el momento, ningún vocero de oposición había aclarado qué efecto podría tener el acuerdo alcanzado con el Vaticano no solo sobre esa sesión, sino sobre otras acciones de presión callejera planeadas para la semana que comienza, entre ellas, una “Toma de Venezuela” prevista para el miércoles, y de la que el excandidato presidencial Henrique Capriles ha sugerido que podría incluir una marcha sobre el palacio presidencial de Miraflores, en el centro de Caracas.

“El diálogo es un espacio para todos los venezolanos que buscan una salida pacífica a la situación”, insistió Torrealba, en lo que se leyó un mensaje cifrado a los sectores más radicales de oposición que pudieran ver el regreso a la mesa de negociaciones como una claudicación.

Por su parte, el jefe de la delegación oficialista para el diálogo, Jorge Rodríguez, Alcalde del Distrito Libertador (centrooeste de Caracas), recalcó que las conversaciones han estado precedidas por “varias reuniones” auspiciadas por el presidente Maduro. Celebró como una coincidencia feliz que los anuncios de diálogo se conocieran al mismo tiempo que Maduro se reunía en Roma con el Sumo Pontífice, cuya incorporación al proceso agradeció.

Por ironía, a Rodríguez lo señala la oposición como el cabecilla de los grupos de base que este domingo irrumpieron en el hemiciclo de la Asamblea Nacional mientras esta discutía el acuerdo por el que se declararía “en rebeldía” y en campaña por “restituir el hilo constitucional”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información