Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El exministro de Economía de Lula y Rousseff, detenido en el caso Petrobras

Guido Mantega, acusado de ser un intermediario de sobornos, fue liberado pocas horas después por una decisión judicial

Ministro Guido Mantega, en una rueda de prensa en 2014
Ministro Guido Mantega, en una rueda de prensa en 2014

El exministro de Economía brasileño Guido Mantega ha sido detenido la mañana de este jueves -y liberado a las pocas horas- en una nueva fase del caso Petrobras, acusado de hacer de intermediario para el pago de sobornos en la petrolera estatal.

Los investigadores sospechan que Mantega, expresidente del consejo de Petrobras y parte de los equipos de Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, ambos del Partido de los Trabajadores (PT). era el responsable de mediar entre la compañía pública y las empresas que conseguían contratos con ella de forma irregular. El dinero, de acuerdo con la policía, acababa en campañas electorales del PT. 

Una de sus mediaciones ocurrió, según la investigación, en 2012, cuando Mantega se reunió con el magnate Eike Batista y le pidió cinco millones de dólares para cubrir gastos de la campaña electoral de Rousseff en 2010. A cambio, la empresa de Batista ganó contratos de construcción de plataformas petrolíferas de Petrobras.

La detención de Mantega, el ministro de Economía más longevo (ocho años) de la democracia brasileña, cayó como una bomba este jueves, sobre todo porque tuvo lugar en el hospital en el que acompañaba a su mujer en una cirugía contra el cáncer. "Deberían tratarlo como se trata a todo ser humano", declaró el expresidente Lula da Silva. La fase 34 de la operación Lava Jato arrancó a las 6 de la mañana (hora local), cuando agentes de la Policía Federal buscaron al exministro en su casa de São Paulo pero encontraron solo a su hijo adolescente y a una empleada doméstica. Lo localizaron en el hospital privado Albert Einsten y se lo llevaron de forma "discreta" (según ha aclarado la Policía Federal en un comunicado) aplicando la fórmula de detención preventiva, una medida extraordinaria pensada para investigados que pueden fugarse u obstruir investigaciones. El juez Sérgio Moro, responsable por la operación anticorrupción Lava Jato, revocó la detención a las pocas horas. "Las búsquedas en casas de los investigados ya se iniciaron y el exministro acompaña a su cónyuge en el hospital, así que considero que no hay riesgos de interferencia en la recolección de pruebas", declaró. Mantega no tendrá, por lo tanto, que ser trasladado a Curitiba, donde se interroga a todos los sospechosos del caso Petrobras.

El fiscal responsable por la operación del jueves, Carlos Fernando dos Santos Lima, aseguró que no sabía que la esposa de Mantega iba a pasar por cirugía, y que una vez iniciada, era imposible interrumpir las detenciones.

Otras acusaciones

El exministro de Lula y Rousseff ya fue obligado a declarar en mayo de este año en la operación Zelotes, la investigación sobre uno de los mayores sistemas de evasión fiscal de Brasil. Antes ya había enfrentado acusaciones de corrupción: el mismo mes de mayo, Marcelo Odebrecht, expresidente de la constructora Odebrecht detenido desde 2015 en el escándalo de Petrobras, acusó a Mantega de presionar a empresarios para que hiciesen donaciones a la campaña electoral de Rousseff en 2014. Antes, Mônica Moura, la esposa y socia de João Santana, exjefe de campaña de Rousseff y Lula -detenida junto a su marido- lo acusó de actuar como intermediario para pagos irregulares durante la carrera presidencial de 2014.

La nueva etapa de la macrooperación policial Lava Jato se llama Archivo X en referencia a la empresa naval OSX de Eike Batista, uno de los blancos de la operación. Los agentes han cumplido, en total, ocho órdenes de prisión preventiva, ocho de conducción coercitiva (interrogatorio) y 32 órdenes de busca y captura en los Estados de Minas Gerais, Brasilia, Río de Janeiro, Bahía, Rio Grande do Sul y São Paulo.

Con información de Marina Novaes y Gil Alessi.