El Papa condena el asesinato de los dos religiosos en México

La Iglesia critica al fiscal de Veracruz por revelar datos de la investigación

Imagen de los sacerdotes asesinados en Poza Rica
Imagen de los sacerdotes asesinados en Poza Rica

En un mensaje divulgado ayer, el Papa Francisco condenó el asesinato el pasado lunes de dos religiosos en México. Los cuerpos del sacerdote Alejo Nabor y el sacristán José Alfredo Suárez, responsables de una parroquia en Poza Rica, al norte del Estado de Veracruz, sobre el golfo mexicano, aparecieron sin vida en la vereda de una carretera cerca del municipio. Aparecieron maniatados, el sacerdote con nueve disparos y el sacristán con uno. La violencia, dijo el Pontífice, es “injustificable”.

El mismo lunes, la prensa mexicana especulaba sobre los motivos del asesinato. Se dijo que los habían secuestrado, que querían robarles. El martes, el fiscal de Veracruz, Luis Ángel Bravo, dio un giro al caso. El sacerdote y el sacristán, declaró a los medios, no fueron secuestrados, convivieron con sus verdugos e incluso “compartieron licor” con ellos. Luego, añadió, la reunión “se descompuso y se tornó en violencia”. Bravo dijo además que ya saben quiénes son los responsables. La fiscalía cuenta con el testimonio del chofer de la parroquia, que logró escapar de la masacre y está bajo la protección de las autoridades.

Las declaraciones del fiscal provocaron la reacción del Arzobispado de México. Su portavoz, Hugo Valdemar, dijo “que es una grave irresponsabilidad dar a conocer de manera apresurada información sobre el asesinato. Tal parece que el Gobierno quiere deslindarse de los hechos lo más pronto posible”. Valdemar añadió que "el que hayan estado tomando licor no justifica su muerte".

De acuerdo a sus declaraciones, parece que el fiscal trataba de ahuyentar interpretaciones que vinculen el asesinato de los religiosos a la delincuencia organizada. “No es un tema en donde algún sacerdote haya sido objetivo de la delincuencia organizada, no es un secuestro tampoco, estaban conviviendo”, insistió.

No fueron secuestrados, convivieron con sus verdugos e incluso compartieron licor con ellos. Fiscal de Veracruz

La zona metropolitana que integran Poza Rica, Coatzintla y Tihuatlán es un santuario zeta. En octubre del año pasado, las autoridades capturaron al jefe regional del cartel, El Puchini, viejo lugarteniente de uno de los primeros líderes del cartel de Los Zetas, Heriberto Lazcano. Tras su captura, dos facciones de la banda iniciaron una guerra por la plaza y sembraron el miedo –y los muertos- en la zona.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Ante la situación, el Ejército anunció hace unos días que aumentaría su presencia en la zona, anuncio parecido al que hicieron anteriormente los responsables de la policía estatal, sin resultado aparente.

Veracruz vive una ola de violencia sin precedentes. De acuerdo a las cifras de la Secretaría de Gobernación federal, agosto y julio fueron los meses con más asesinatos desde que se tiene registro, esto es, desde hace 19 años. Hasta finales de agosto, 716 fueron asesinadas en el estado. En todo 2015, la cifra ascendió a 585 y en 2014, a 487.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Pablo Ferri

Reportero en la oficina de Ciudad de México desde 2015. Cubre el área de interior, con atención a temas de violencia, seguridad, derechos humanos y justicia. También escribe de arqueología, antropología e historia. Ferri es autor de Narcoamérica (Tusquets, 2015) y La Tropa (Aguilar, 2019).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS