Asesinados dos sacerdotes en Veracruz

Los religiosos fueron secuestrados dentro de su iglesia en Poza Rica y poco después aparecieron sin vida en una carretera cercana

Imagen de los sacerdotes asesinados en Poza Rica
Imagen de los sacerdotes asesinados en Poza Rica

Dos sacerdotes fueron asesinados este lunes en Poza Rica, Veracruz. Ambos, más el chofer de los religiosos, fueron secuestrados esta mañana dentro de su iglesia y pocas horas después aparecieron sin vida en una cuneta. El conductor logró escapar y está con vida protegido por las autoridades.

En cambio, los sacerdotes aparecieron con las manos atadas a la espalda y habían recibido impactos de bala de grueso calibre.

Por la forma en que fueron asesinados - no hubo exigencia económica y tampoco mensaje ni pancarta junto a los cuerpos- y la rapidez de la ejecución- apenas pasaron unas horas desde que fueron secuestrados hasta que aparecieron los cuerpos- las autoridades creen que podría tratarse de un mensaje del crimen organizado dirigido al ejército, que desde este lunes ha empezado a patrullar la región de Poza Rica, en los límites entre Puebla y Veracruz.

La Sexta región militar había anunciado la puesta en marcha de un operativo especial en la zona debido al “preocupante” incremento de homicidios en la región. El ejército había comunicado que desde hoy ampliaría la vigilancia a la zona de Poza Rica, Tihuatlán, Papantla y los límites con el estado de Puebla.

El despacho de la iglesia donde fueron secuestrados los religiosos estaba revuelto y había restos de sangre

El padre Juan Jaimes, compañero de parroquia de los fallecidos, cree, sin embargo, que podría tratarse de un robo “ya que los delincuentes pensaron que por estar en una iglesia que estaba en obras llevarían dinero encima”. El despacho de los religiosos apareció revuelto y con restos de sangre por lo que el secuestro pudo ser la madrugada del domingo. 

Según el padre Jhony, como es conocido, “ellos han sido una víctima más de la ola de violencia generalizada que nos afecta a todos los veracruzanos” explicó a EL PAÍS.

Por el momento el conductor que logró escapar ha declarado antes las autoridades y se ha convertido en la pieza clave del caso.

La iglesia mexicana ha expresado su indignación y exigió el rápido esclarecimiento así como la aplicación de justicia contra los responsables, señalo en un comunicado la Conferecia Episcopal

El sacerdote asesinado Alejo Nabor Jiménez, de unos 50 años de edad, estaba centrado a la remodelación de la parroquia que dirigía. Llevaba unos seis años en Poza Rica y era ampliamente conocido en el municipio. Su compañero en la iglesia, José Alfredo Juárez, de unos 28 años, sin embargo, era un joven párroco recién ordenado que apenas llevaba un mes en la convulsa Poza Rica.

Sobre la firma

Jacobo García

Es periodista en México, Centroamérica y Caribe. Fue corresponsal de El Mundo y Associated Press en Colombia antes de llegar a EL PAÍS. Editor Premio Gabo’17 en Innovación y Premio Gabo’21 a la mejor cobertura. Finalista True Story Award 20/21 y colaborador en varios libros colectivos sobre periodismo y América Latina.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS