Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macri logra aprobar la ley de pago a jubilados y amnistía fiscal

El proyecto abre la puerta a la venta de las acciones estatales en empresas privadas

Jubilados protestan frente a la Corte Suprema argentina.
Jubilados protestan frente a la Corte Suprema argentina.

Cuesta creer que Mauricio Macri está en minoría en las dos cámaras parlamentarias de Argentina. Tras el voto favorable en Diputados, el Senado argentino convirtió en ley el megaproyecto de pago a jubilados y amnistía fiscal por una amplia mayoría: a los 15 legisladores del bloque oficialista Cambiemos se le sumaron otros 40 de la oposición. Sólo 11 senadores votaron en contra, mientras que otro se abstuvo. Una de las claves del éxito parlamentario hay que buscarla en los detalles. La ley incluye una jugosa zanahoria para las provincias, la devolución de impuestos retenidos por el Estado nacional.

"Adhiero al acuerdo fiscal de la devolución del 15% a las provincias, pero no estoy de acuerdo en que esto haya sido incluido de manera amañada en este combo que nos presentan. Debería haber ingresado como proyecto autónomo en el Senado. Nos ponen una vez más a los senadores en una suerte de extorsión que si queremos votar esto, debemos votar lo otro", se quejó la senadora kirchnerista Chaco Inés Pilatti Vergara, una de las que votaron en contra.

La cara más visible del proyecto es la mejora de las jubilaciones para unos 2,4 millones de mayores de 65 años y el pago a todos aquellos que habían demandado al Estado por estar en desacuerdo con la pensión que recibían. Según el macrismo, el aumento rondará un 16,3%, aunque será del 45% para los 400.000 jubilados tenían fallos firmes o juicios en curso. Además, contempla una pensión equivalente al 80% de la jubilación mínima para aquellos que no cotizaron al menos 30 años. "Es una reparación para los jubilados", manifestó el presidente de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social, Daniel Lovera.

La mejora de las jubilaciones supondrá un duro golpe a las arcas de la Seguridad Social argentina (Anses). Según los calculos gubernamentales, tendrá un costo de unos 75.000 millones de pesos al año (casi 5.000 millones de dólares). ¿De dónde saldrán? El Gobierno confía en que los fondos procedan de la amnistía fiscal incluida también en la ley, con la que esperan hacer aflorar unos 20.000 millones de dólares escondidos del Fisco. Casi todos los presidentes argentinos han puesto en marcha iniciativas similares, pero han fracasado en el intento.

Hasta el 7% de la financiación podrá proceder del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses, que incluye acciones de 46 empresas privadas que cotizan en bolsa. Allí se oculta uno de los puntos más polémicos del proyecto, porque la ley abre la puerta a la venta de estas acciones. "Detrás del chocolate había frutos envenenados", manifestó el senador Fernando Solanas, el único que se abstuvo. La amnistía fiscal y la posible venta de acciones en manos de la Anses fueron criticadas por gran parte de los senadores. Pero a la hora de votar, pesaron más los fondos comprometidos a las provincias.