Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México estudia legalizar el opio con fines médicos

En Guerrero, el principal productor de opio en el país, el gobernador Héctor Astudillo también se ha pronunciado por esta medida

Un plantío de amapola en 2016 en Guerrero, México.
Un plantío de amapola en 2016 en Guerrero, México. AFP

El Gobierno federal analiza la legalización de la amapola y goma de opio con fines medicinales y de investigación científica. La propuesta contempla implementar un plan piloto en el Estado de Guerrero, el principal productor de amapola en el país, donde se trabajaría con campesinos de la región. La Comisión Nacional Contra las Adicciones también anunció que ha iniciado un estudio sobre la amapola y sus derivados médicos para su posible uso en determinado tipo de enfermedades. Actualmente México es el mayor productor de opio en América. Desde el 2007, la Secretaría de la Defensa Nacional ha destruido -en promedio- 87.000 plantaciones al año a lo largo del territorio mexicano.

La administración que encabeza Enrique Peña Nieto ha comenzado a realizar estudios y análisis del impacto económico, social y de seguridad pública que generaría esta política . La idea es elaborar una propuesta legislativa que se prevé presentar al Congreso de la Unión antes de que finalice el año, declararon integrantes del primer círculo presidencial al diario El Universal. El plan piloto que se analiza contempla la participación de campesinos de Guerrero con la finalidad de que produzcan amapola y esta se procese en laboratorios nacionales. “Es un tema difícil porque se trata de un asunto con implicaciones internacionales”, citaron los funcionarios a la publicación. En caso de que el plan experimental brinde resultados positivos se buscará consultar a organismos internacionales como la ONU.

El titular de la Comisión Nacional Contra las Adicciones, Manuel Modragón y Kalb, anunció que la dependencia que encabeza ya estudia todo lo referente a los derivados de la goma de opio con fines medicinales. “Estamos estudiando la producción, la justificación de la misma y la demanda posible a fin de tener en su momento una serie de elementos que nos permitan saber qué tan importante es que pudiera darse esto”, resaltó el funcionario.

El gobernador del Estado de Guerrero, Héctor Astudillo, también se ha manifestado a favor de regular los cultivos de amapola con fines médicos para quitarle su negocio a los cárteles de la droga. La propuesta del mandatario del PRI –formación a la que pertenece el presidente Enrique Peña Nieto- consiste en diseñar un plan piloto de siembra legal de amapola con fines medicinales para sacar de la clandestinidad a “cientos o miles” de campesinos que hoy en día trabajan para el crimen organizado. “Aunque aún no está perfeccionada la propuesta, es una idea positiva que ayudaría mucho a bajar el alto nivel de violencia que ha generado el trasiego de la droga”, declaró Astudillo a medios locales.

Guerrero es la entidad más violenta de México y el año pasado registró cerca de 2.000 homicidios dolosos

La producción de la planta en la entidad es similar a la de Afganistán, lo que coloca al Estado como uno de los principales productores a nivel mundial. “Somos el número uno en goma de opio en el mundo, junto con Afganistán, pero la diferencia es que Afganistán es un país y nosotros somos un Estado”, declaró el año pasado el exmandatario Rogelio Ortega. Guerrero es la entidad más violenta de México y el año pasado registró cerca de 2.000 homicidios dolosos. Ahí, los grupos criminales han emprendido una batalla campal, sobre todo en la zona montañosa, donde se planta la mayor cantidad de amapola en el país.

En Chilapa, ubicado al pie de la montaña, dos organizaciones delictivas, Los Ardillos y Los Rojos, han sometido a sus habitantes a una guerra sin fin. Hace un año un grupo armado arribó a la localidad y se llevó a 30 personas.Los pobladores contaron que los delincuentes llegaron, instalaron retenes, allanaron viviendas y desarmaron a los policías municipales. Entre los desaparecidos hay taxistas, vendedores, estudiantes, profesionistas y comerciantes, según han reportado medios locales. Todo ocurrió mientras las calles eran patrulladas por la policía estatal, la gendarmería y el Ejército. El Gobierno sólo ha reconocido la desaparición de 16 personas.

Por lo pronto en el Congreso de Guerrero ya hay una iniciativa legislativa que busca legalizar el cultivo de amapola para fines médico. “La prohibición sólo ha traído violencia, desapariciones forzadas y desplazamientos internos en la sierra y en la montaña”, dijo Ricardo mejía Berdeja, legislador local del partido Movimiento Ciudadano quien presentó la propuesta el pasado 17 de marzo. El tema está en análisis.

Más información