Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinado a tiros un periodista a la puerta de su casa en México

Francisco Pacheco Beltrán dirigía un pequeño portal de noticias en Taxco (Guerrero)

Francisco Pacheco Beltrán
Pacheco, en una imagen de Twitter.

Dos tiros a la puerta de su casa. El periodista Francisco Pacheco Beltrán, de 49 años, fue asesinado en torno a las 6.30 de esta mañana cuando acababa de dejar a sus hijas en el colegio y regresaba a su domicilio de la calle 20 de Noviembre, en la convulsa localidad de Taxco (Guerrero). Con su muerte se alarga la interminable lista de informadores caídos en México, una tierra donde el periodismo se escribe con sangre. Desde el año 2000 han muerto violentamente unos 90 reporteros. Una cifra que, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, convierte al país en el lugar más peligroso de América para ejercer la profesión.

Pacheco colaboraba con El Sol de Acapulco, El Faro de Taxco y la emisora de radio Capital Máxima, en Chilpancingo. Pero su principal actividad procedía de su modesto portal de noticias: Pacheco Digital. Desde ahí daba cuenta de los sucesos que a diario sacuden Guerrero, el estado más violento del país. Su última crónica, colgada el domingo, trataba sobre la “noche de terror” vivida en Acapulco tras el ataque del narco al concurrido hotel donde se aloja la Policía Federal.

El móvil del crimen aún no ha sido aclarado. Pero su muerte se ajusta a la diana habitual. Periodistas sin protección y mayoritariamente autónomos, que desde sus atalayas digitales dan cuenta de las matanzas del crimen organizado o los abusos municipales. Víctimas que una vez asesinadas apenas encuentran respaldo y sobre las que recae, como es habitual en México, la insidiosa sombra de la sospecha.

Así ocurrió el pasado 2 de enero con Moisés Sánchez Crespo, el editor del pequeño semanario comunitario La Unión, en Medellín Bravo (Veracruz). Nueve encapuchados irrumpieron en su casa de noche, le arrebataron el móvil, la cámara y el ordenador, y se lo llevaron al infierno. Su cadáver apareció degollado. Aunque en un principio se intentó atribuir la autoría a la delincuencia común, finalmente emergió que el asesinato había sido ordenado por la propia jefatura de la Policía Municipal. Más confuso fue el caso de la periodista Anabel Flores Salazar, de 27 años, el último de la lista hasta hoy. La mujer fue secuestrada el 8 de febrero en su domicilio de Veracruz y un día después su cadáver maniatado y semidesnudo fue hallado en una carretera de Puebla. Madre de dos niños y colaboradora de El Sol de Orizaba, la investigación aún no ha concluido, aunque su asesinato ha sido vinculado con la muerte de un cabecilla narco.

En el caso de Pacheco, la directora de El Sol de Acapulco, Lucila Peláez, se mostró prudente. “Nunca nos refirió ninguna amenaza; vamos a esperar a ver por qué lo mataron, pero estamos muy tristes. Deja una niña y un niño. Aquí, los periodistas estamos en alerta siempre, como en otras partes de México”, dijo Peláez a este diario.

Poco después del tiroteo, el cadáver fue reconocido por su esposa. En el lugar de los hechos quedaron, como testigos mudos de los hechos, dos casquillos de 9 milímetros percutidos. Pacheco se presentaba a sí mismo en su portal como un hombre “para el que no había imposibles”. Desde esta mañana engrosa la lista de periodistas asesinados en México.