Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jesús de Nazaret, general del Ejército de Guatemala

La Iglesia rechaza el grado militar otorgado por el presidente Alejandro Maldonado

Afiche de los 300 años de la consagración de Jesús de La Merced.
Afiche de los 300 años de la consagración de Jesús de La Merced.

Los católicos que asistieron a la misa de gallo de la noche del 24 en el templo de La Merced, uno de los más tradicionales de la capital guatemalteca, se llevaron una sorpresa mayúscula. El oficiante, Orlando Aguilar, anunció durante la homilía que la imagen del Nazareno, la más venerada del templo, recibiría el grado militar de general por decisión del presidente Alejandro Maldonado Aguirre, en su calidad de Comandante General del Ejército.

El primer sorprendido fue el arzobispo primado de Guatemala, Óscar Julio Vian, que inmediatamente se desmarcó de una decisión tomada al margen de las autoridades católicas del país. “Es lamentable que hayan tomado una decisión de esa naturaleza sin consultarla antes con las autoridades eclesiásticas”, escribió en su cuenta de Twitter. “Les recuerdo que no he autorizado ese ascenso. Nunca fui consultado al respecto”, insistió ante la prensa.

La imagen de Jesús Nazareno de La Merced es una de las más veneradas de Guatemala. Su culto se remonta a las primeras décadas de la Colonia española. De acuerdo al Cronista de la Ciudad, Miguel Álvarez Arévalo, fue tallada por Mateo de Zúñiga, a mediados del Siglo XVII. 

Al margen de las autoridades, en la parroquia de La Merced, que es llevada por jesuitas, circula un afiche que promociona las actividades conmemorativas de los 300 años de consagración de la imagen, que se cumplirán el 5 de agosto de 2017. El ascenso a general será el domingo 3 de enero en una misa solemne y con un acto protocolario del presidente Maldonado. Se habla de ascenso porque ya en siglo XIX el entonces presidente, Rafael Carrera, que gobernó en una dictadura el país centroamericano entre 1854 y 1865, le había otorgado el grado de coronel a la imagen cuando la misma fue sacada en procesión para implorar su misericordia ante un brote de cóleras en Guatemala.

El anuncio tampoco ha sido del agrado de la mayoría de los católicos. Rechazan que se dé a la imagen de Cristo un grado militar que lo equipara con oficiales como Efraín Ríos Montt, acusado de genocidio, o de Otto Pérez Molina, el expresidente encarcelado por corrupción. Otros ven el riesgo de una involución en la frágil democracia guatemalteca, donde debe lucharse por mantener la separación entre la Iglesia y el Estado, en riesgo ante el auge de las sectas neopentecostales.

“Es un reflejo tardío del nacionalcatolicismo español, que en Guatemala tuvo su réplica fiel en el Movimiento de Liberación Nacional (MLN, grupo anticomunista inspirado en Falange, donde se formó el presidente Maldonado Aguirre). Es la deformación más grotesca de un pensamiento rezagado y de una actitud reaccionaria muy clara”, dijo el sociólogo Carlos Guzmán Böckler a EL PAÍS.