Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México crea su primera Secretaría de Cultura en medio del escepticismo

Rafael Tovar y de Teresa se convierte en el primer ministro de la secretaría; para 2016 tiene un fondo de 860 millones de dólares

Rafael Tovar y de Teresa
Rafael Tovar y de Teresa.

La cultura ya no será menos que la economía, el turismo o la agricultura en México. El presidente, Enrique Peña Nieto, ha creado la secretaría de Estado número 18 para impulsar la promoción de las artes mexicanas y ha nombrado a Rafael Tovar y de Teresa (extitular de Conaculta) como primer ministro de Cultura del país. El nuevo ministerio, con un presupuesto de 860 millones de dólares, ha sido recibido con escepticismo por los creadores. Algunos creen que se trata de un cambio estético.

El nuevo ministerio tendrá como misión “respaldar a los creadores, difundir el arte y la cultura y resguardar el patrimonio histórico”, según el mandatario. Peña Nieto había anunciado la creación de la secretaría en su tercer informe de Gobierno, realizado a inicios de septiembre.

El pasado jueves, el mandatario firmó el decretó que la creaba, y el lunes hizo a Tovar y de Teresa el responsable de cimentarla. El nombramiento no resultó una sorpresa para nadie. El funcionario era el titular del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), el organismo que durante 27 años realizó las tareas que ahora corresponderán al ministerio.

“No es solo un cambio de nombre, es también un cambio de estrategia”, dijo el ministro Tovar en su primera conferencia de prensa como secretario de Estado. La secretaría tendrá que esperar “tres o cuatro meses” para tener el reglamento que norme su operación. El poder legislativo deberá también realizar una Ley general de Cultura, que quedará lista a lo largo del próximo semestre para dotar al ministerio de objetivos.

Gran ministerio

Para su primer año de vida, contará con un presupuesto de alrededor de 14.800 millones de pesos (860 millones de dólares), que la colocan por encima de secretarías como Turismo, Relaciones Exteriores y Economía.

Tovar y de Teresa, un historiador y diplomático, ha dicho que una de sus primeras metas será la creación de un fondo para atender la infraestructura cultural del país. El próximo año serán remozados cerca de 100 inmuebles que forman parte del patrimonio histórico. El secretario también aseguró que se continuará la política de respaldo a los creadores. Recordó que se han entregado 138.000 apoyos a más de 3.500 artistas.

Algunos han dado al ministerio el beneficio de la duda. El escritor Jorge Volpi, director del Festival Internacional Cervantino, ha dicho que la secretaría tiene la “gran oportunidad” de ordenar la burocracia cultural mexicana diversificada en institutos como el de Antropología e Historia, Bellas Artes, Cinematografía o Radio, además de direcciones de publicaciones, gestiones de centros fotográficos y teatrales, proyectos históricos y de difusión.

Primeras reacciones

La escritora Elena Poniatowska cree que la secretaría aumentará la burocracia “de una forma terrible”. “Es crear una gran cantidad de puestos, de escritorios, y yo no veo cual sería la ventaja. Creo que la cultura se debe diversificar”, dijo la Premio Cervantes 2013 al diario El Universal.

Juan Villoro también se mostró escéptico en la radio mexicana. “No cambia mucho porque no hay un programa nacional de Cultura verdaderamente significativo. Estamos más ante un gesto político, que es obviamente bien visto, que ante algo verdaderamente sustantivo”.

La dramaturga Sabina Berman ha escrito que la creación de la secretaría es una “claudicación” de las primeras políticas culturales creadas por José Vasconcelos, fundador del Ministerio de Educación en 1921, y quien ató la cultura a la educación. Tovar y de Teresa se ha defendido de los escépticos. Aseguró que la situación jurídica de Conaculta “era muy débil”, precisamente porque todas sus negociaciones como órgano del Estado debían hacerse a través de la Secretaría de Educación Pública y que ahora el nuevo organismo tendrá la autonomía suficiente para velar por los intereses culturales del país. Serán los esfuerzos del ministro los que darán rumbo al nuevo organismo.

Más información