Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Henrique Capriles, el triunfo de la paciencia sin venganza

El líder opositor apostó por evitar conflictos en la calle

Capriles muestra su dedo entintado tras emitir su voto.

Después de que Henrique Capriles perdiese las elecciones presidenciales con Nicolás Maduro en 2013, por un exiguo margen de diferencia, buena parte de la oposición no perdonó al excandidato que no animase a las masas a salir a la calle y denunciar un supuesto fraude electoral. Capriles, convencido de que el oficialismo no había jugado limpio, decidió mantenerse firme para evitar un conflicto social, como el que se vivió un año después y que provocó la muerte de más de 40 personas y la detención y posterior encarcelamiento del opositor Leopoldo López.

Capriles siempre se mostró convencido de que, ante la deriva autoritaria que adquiría Nicolás Maduro y su nefasta gestión de la crisis económica, la solución pasaba por evitar la violencia y lograr un triunfo en las urnas. El gobernador de Miranda siempre se ha mostrado integrador y ha insistido en que la oposición debe buscar la reconciliación y tratar de integrar al chavismo desencantado.

Venezuela no necesita venganza”, dijo en una entrevista con este periódico el pasado junio. La victoria de la oposición venezolana el domingo vino a confirmar su tesis. Pese a que ha mantenido un perfil mediático más bajo que el de Lilian Tintori, o incluso Maria Corina Machado, la contundente victoria reafirma su liderazgo al frente de Primero Justicia, el principal partido de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información