Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Batalla campal en las protestas de Yo Soy 132 frente al Congreso mexicano

Una veintena de heridos durante la manifestación contra la toma de posesión de Peña Nieto

Uno de los manifestantes está grave

La policía lanza gases lacrimógenos y pelotas de goma

Gases lacrimógenos en las inmediaciones del Congreso. Ampliar foto
Gases lacrimógenos en las inmediaciones del Congreso. AFP

Las calles aledañas al Congreso mexicano eran una batalla campal este sábado por la mañana, mientras tenía lugar la toma de posesión de Enrique Peña Nieto, político del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Decenas de personas observaban los choques entre policía y manifestantes desde un puente elevado en la salida del cercano metro San Lázaro, escandalizados ante la violencia que ha tenido lugar frente a la Cámara de Diputados. Mientras, simpatizantes del movimiento Yo Soy 132 se dirigían hacia el fuerte dispositivo policial que cortaba la calle tapándose la boca con pañuelos. Los agentes han lanzado gases lacrimógenos y pelotas de goma contra la protesta. Algunos asistentes han tirado objetos contra el despliegue policial entre insultos.

Unas 20 personas han resultado heridas durante los enfrentamientos. Al menos uno, identificado por distintos medios mexicanos como Carlos Valdivia, se encuentra ingresado en estado grave. El diputado Ricardo Monreal, del opositor Partido de la Revolución Democrática (PRD), llegó a asegurar, en la sesión del Congreso, que el joven había muerto, pero varias fuentes lo han desmentido después. Más de 90 personas han sido detenidas, según el gobierno del Distrito Federal.

"Yo no sé ni para qué pelean, si ya ganó Peña", comentaba una mujer en el centro de Ciudad de México

En la sede de la Cámara, una pancarta denunciaba: "Imposición consumada, México de luto". Fuera, los jóvenes portaban carteles con frases como "Peña fuera" y camisetas de Yo Soy 132. Los activistas habían empezado a marchar hacia el Congreso en torno a las cuatro de la madrugada (las 11 de la mañana, hora de España peninsular), y los enfrentamientos entre policía y manifestantes han empezado en torno a las 8 de la mañana. 

Pasadas las 10, y ante el bloqueo de la policía -era imposible acceder al centro de la protesta-, decidieron desplazarse al centro histórico de Ciudad de México. "De este lado el que está por la no violencia. Va al Zócalo. Atrás se quedan las detonaciones", escribieron en su cuenta de Twitter. En el Palacio Nacional, Enrique Peña Nieto dirigía su primer mensaje formal como mandatario.

El Zócalo, sin embargo, estaba blindado. Los manifestantes se concentraron en las calles aledañas, mientras varias hileras de policías impedían el paso. "Yo no sé ni para qué pelean, si ya ganó Peña", comentaba una mujer, enfadada porque las vallas impedían cruzar la calle Pino Suárez. "Esos son los porros [acarreados], es política", comentaba Juan Isidro, vendedor callejero de helados, mientras señalaba a las decenas de manifestantes. Ellos acompañaban el paso de todo coche con cristales blindados con abucheos y gritos de "¡Peña fuera!".