Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Así es por dentro el Real Coliseo Carlos III

Así es por dentro el Real Coliseo Carlos III

6 fotos

El edificio, de 1771, es Bien de Interés Cultural desde 1995

  • El actor Guillermo Llansó caracterizado como Carlos III realiza la visita teatralizada al Real Coliseo de Carlos III. En la imagen, las gradas del paraíso. El edificio fue construido en 1771 por el arquitecto Jaime Marquet, remodelado por Juan de Villanueva (autor del Museo del Prado) y declarado Bien de Interés Cultural en 1995.
    1El actor Guillermo Llansó caracterizado como Carlos III realiza la visita teatralizada al Real Coliseo de Carlos III. En la imagen, las gradas del paraíso. El edificio fue construido en 1771 por el arquitecto Jaime Marquet, remodelado por Juan de Villanueva (autor del Museo del Prado) y declarado Bien de Interés Cultural en 1995.
  • Hay que esperar hasta 1979 para que se acometa su restauración definitiva, que busca parecerse lo más posible a su primera imagen, con colores azul pastel, terciopelos y adornos dorados. El telón está pintado al estilo de la época y coronado por un escudo real.
    2Hay que esperar hasta 1979 para que se acometa su restauración definitiva, que busca parecerse lo más posible a su primera imagen, con colores azul pastel, terciopelos y adornos dorados. El telón está pintado al estilo de la época y coronado por un escudo real.
  • En la segunda planta están las gradas del paraíso, que hacen honor a su nombre. Desde arriba, el coqueto teatro reluce imponente. Es bello, curioso, sutil. Casi se toca el techo ornamentado al estilo pompeyano, con una preciosa lámpara de la Real Fábrica de Cristales.
    3En la segunda planta están las gradas del paraíso, que hacen honor a su nombre. Desde arriba, el coqueto teatro reluce imponente. Es bello, curioso, sutil. Casi se toca el techo ornamentado al estilo pompeyano, con una preciosa lámpara de la Real Fábrica de Cristales.
  • En la segunda planta está la sala de juntas donde el monarca podía recibir a mandatarios extranjeros, adornado por una serie de retratos. Abajo están los palcos, por los que han pasado ministros y reyes.
    4En la segunda planta está la sala de juntas donde el monarca podía recibir a mandatarios extranjeros, adornado por una serie de retratos. Abajo están los palcos, por los que han pasado ministros y reyes.
  • Por encima de las gradas todavía queda una sala escondida, la biblioteca secreta del coliseo, a donde el rey subía a relajarse. Aquí se puede ver el torno, un mecanismo original que se usaba para bajar la lámpara, encender todas las velas y volver a colocarla en el techo.
    5Por encima de las gradas todavía queda una sala escondida, la biblioteca secreta del coliseo, a donde el rey subía a relajarse. Aquí se puede ver el torno, un mecanismo original que se usaba para bajar la lámpara, encender todas las velas y volver a colocarla en el techo.
  • La visita termina en el majestuoso escenario, desde el que se contempla una vista magnífica del espacio y se percibe su soberbia acústica, como descubrirá el visitante que grite hacia la platea. El edificio mantiene el peine original de 1771, una estructura de madera para subir y bajar lámparas y escenografías.
    6La visita termina en el majestuoso escenario, desde el que se contempla una vista magnífica del espacio y se percibe su soberbia acústica, como descubrirá el visitante que grite hacia la platea. El edificio mantiene el peine original de 1771, una estructura de madera para subir y bajar lámparas y escenografías.