Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ser un maestro del Kung-fu

Durante 50 años, el maestro de kung-fu Li Liangui ha estado contorsionando su cuerpo en una de las disciplinas más inusuales y menos populares del arte marcial chino: el suogugong

  • Durante 50 años, el maestro de Kung-fu Li Liangui ha estado contorsionando su cuerpo en una de las disciplinas más inusuales y menos populares del arte marcial chino: el suogugong. En la imagen, el maestro Li practica Suogugong Kung-fu en un parque de Pekín.
    1Durante 50 años, el maestro de Kung-fu Li Liangui ha estado contorsionando su cuerpo en una de las disciplinas más inusuales y menos populares del arte marcial chino: el suogugong. En la imagen, el maestro Li practica Suogugong Kung-fu en un parque de Pekín. REUTERS
  • El maestro Li demostrando técnicas del Suogugong Kung-fu, mientras su mujer, Liang Xiaoyan, observa, en su apartamento de Pekín.
    2El maestro Li demostrando técnicas del Suogugong Kung-fu, mientras su mujer, Liang Xiaoyan, observa, en su apartamento de Pekín. REUTERS
  • Con 70 años es un experto en el suogugong, o Kung-fu de ‘contorsión del cuerpo’, disciplina en la cual se descolocan los huesos para conseguir posiciones inverosímiles. En la imagen, el maestro Li mueve su cabeza por el espacio que se queda entre sus dos manos como parte de una demostración de Suogugong Kung-fu.
    3Con 70 años es un experto en el suogugong, o Kung-fu de ‘contorsión del cuerpo’, disciplina en la cual se descolocan los huesos para conseguir posiciones inverosímiles. En la imagen, el maestro Li mueve su cabeza por el espacio que se queda entre sus dos manos como parte de una demostración de Suogugong Kung-fu. REUTERS
  • Hay cientos de estilos de lucha clasificados como Kung-fu, que ganó una gran popularidad gracias a las películas de Bruce Lee. En la imagen, el maestro Li practica Suogugong Kung-fu mientras su mujer Liang Xiaoyan (d) practica Qigong en un parque de Pekín.
    4Hay cientos de estilos de lucha clasificados como Kung-fu, que ganó una gran popularidad gracias a las películas de Bruce Lee. En la imagen, el maestro Li practica Suogugong Kung-fu mientras su mujer Liang Xiaoyan (d) practica Qigong en un parque de Pekín. REUTERS
  • Xing Xi, un maestro de Kung fu Shaolin que pasó 10 años estudiando antes de abrir su propia academia de artes marciales en las afueras de Pekín, siente que los jóvenes carecen del compromiso de las generaciones anteriores. En la imagen, el maestro de Kung-fu Xing Xi practica en su academia "Kung Fu Zen" en Pekín.
    5Xing Xi, un maestro de Kung fu Shaolin que pasó 10 años estudiando antes de abrir su propia academia de artes marciales en las afueras de Pekín, siente que los jóvenes carecen del compromiso de las generaciones anteriores. En la imagen, el maestro de Kung-fu Xing Xi practica en su academia "Kung Fu Zen" en Pekín. REUTERS
  • “Incluye lanzar, golpear, patear y luchar. Es muy completo. Si se pudiera transmitir (a las generaciones futuras), sería lo mejor, ¿pero a dónde se pueden transmitir?" Para Li, el kung fu es una forma de vida. Para muchos otros, es solo una forma de defensa personal o una manera de mantenerse en forma. En la imagen, el maestro Li entrena con un amigo en un parque de Pekín.
    6“Incluye lanzar, golpear, patear y luchar. Es muy completo. Si se pudiera transmitir (a las generaciones futuras), sería lo mejor, ¿pero a dónde se pueden transmitir?" Para Li, el kung fu es una forma de vida. Para muchos otros, es solo una forma de defensa personal o una manera de mantenerse en forma. En la imagen, el maestro Li entrena con un amigo en un parque de Pekín. REUTERS
  • En la imagen, el maestro Li y su mujer Liang Xiaoyan beben té en su apartamento de Pekín.
    7En la imagen, el maestro Li y su mujer Liang Xiaoyan beben té en su apartamento de Pekín. REUTERS
  • "Hay muchas, muchas personas jóvenes que tienen potencial con el Kung-fu, pero lo que necesitamos es que deje de ser un pasatiempo y se convierta en una parte más de nuestro cuerpo y de nuestra vida" afirma Xing Xi. En la imagen, el maestro de Kung-fu Xing Xi demuestra sus conocimientos frente a la cámara, en Pekín.
    8"Hay muchas, muchas personas jóvenes que tienen potencial con el Kung-fu, pero lo que necesitamos es que deje de ser un pasatiempo y se convierta en una parte más de nuestro cuerpo y de nuestra vida" afirma Xing Xi. En la imagen, el maestro de Kung-fu Xing Xi demuestra sus conocimientos frente a la cámara, en Pekín. REUTERS
  • “El Suogugong incluye casi todo, es un compendio de artes marciales chinas para mejorar la salud”. En la imagen, el maestro Li practica Suogugong Kung-fu en un parque de Pekín.
    9“El Suogugong incluye casi todo, es un compendio de artes marciales chinas para mejorar la salud”. En la imagen, el maestro Li practica Suogugong Kung-fu en un parque de Pekín. REUTERS
  • “Lo hemos promovido en el extranjero, pero mientras que las flores han florecido dentro del muro, la fragancia está fuera”, se expresa Li refiriéndose a que la disciplina solo se aprecia en el extranjero. En la imagen, el maestro Li medita frente a la cámara en su apartamento de Pekín.
    10“Lo hemos promovido en el extranjero, pero mientras que las flores han florecido dentro del muro, la fragancia está fuera”, se expresa Li refiriéndose a que la disciplina solo se aprecia en el extranjero. En la imagen, el maestro Li medita frente a la cámara en su apartamento de Pekín. REUTERS
  • El maestro Li ha recorrido el mundo promoviendo este tipo de Kung-fu y realizando exhibiciones, pero sus esfuerzos no han dado los frutos que esperaba. “Tan pronto como me vaya, esto también desaparecerá por completo. No habrá nadie más que lo practique. Es una verdadera pérdida”, se lamenta el maestro. En la imagen, el maestro Li de camino al parque para practicar Kung-fu, en Pekín.
    11El maestro Li ha recorrido el mundo promoviendo este tipo de Kung-fu y realizando exhibiciones, pero sus esfuerzos no han dado los frutos que esperaba. “Tan pronto como me vaya, esto también desaparecerá por completo. No habrá nadie más que lo practique. Es una verdadera pérdida”, se lamenta el maestro. En la imagen, el maestro Li de camino al parque para practicar Kung-fu, en Pekín. REUTERS