Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El santuario vallecano del Real Madrid

Toñín 'el Torero' es uno de los hinchas merengues que más gente consigue reunir a su alrededor. Su bar, en el barrio de Entrevías, es una de las paradas que los turistas del madridismo realizan cuando viajan a la capital.

  • Toñín reitera que cuenta con un local humilde y en un barrio de trabajadores. Más allá de las visitas de los curiosos y de los peñistas de fuera de la capital, el establecimiento recibe a diario a los madridistas de Entrevías, en el madrileño distrito de Vallecas. A veces, cuando pierde su club, también atiende a hinchas de otros equipos que van a regodearse en la derrota. Pero 'el Torero' afirma que en su local nunca hay peleas: tan solo una religión y punto de encuentro, que es el Real Madrid y un dios, el futbolista Juanito, cuya fotografía corona el bar desde detrás de la barra.
    1Toñín reitera que cuenta con un local humilde y en un barrio de trabajadores. Más allá de las visitas de los curiosos y de los peñistas de fuera de la capital, el establecimiento recibe a diario a los madridistas de Entrevías, en el madrileño distrito de Vallecas. A veces, cuando pierde su club, también atiende a hinchas de otros equipos que van a regodearse en la derrota. Pero 'el Torero' afirma que en su local nunca hay peleas: tan solo una religión y punto de encuentro, que es el Real Madrid y un dios, el futbolista Juanito, cuya fotografía corona el bar desde detrás de la barra.
  • Los forofos siempre piden a Toñín una fotografía con su capote, al que se recuerda como un amuleto del madridismo. La primera vez que lo mostró en público fue en 1998, durante la final de la Copa de Europa que el Real Madrid ganó a la Juventus de Turín, en Ámsterdam. Desde entonces, la curiosidad hacia el peñista no ha dejado de crecer. Al tiempo que los forofos se acercan a su bar de la calle Hernández Mas, su cuenta de Twitter roza los 23.000 seguidores.
    2Los forofos siempre piden a Toñín una fotografía con su capote, al que se recuerda como un amuleto del madridismo. La primera vez que lo mostró en público fue en 1998, durante la final de la Copa de Europa que el Real Madrid ganó a la Juventus de Turín, en Ámsterdam. Desde entonces, la curiosidad hacia el peñista no ha dejado de crecer. Al tiempo que los forofos se acercan a su bar de la calle Hernández Mas, su cuenta de Twitter roza los 23.000 seguidores.
  • A pesar de que el aforo del establecimiento es pequeño, Toñín está acostumbrado a que los aficionados del fútbol celebren las ocasiones especiales en su local, así como acoge las comidas de los peñistas que han viajado hasta Madrid para acudir, después, al estadio Santiago Bernabéu. El Rincón de Toñín tiene menos de tres años de antigüedad, aunque su dueño lleve más de dos décadas integrado en la afición.
    3A pesar de que el aforo del establecimiento es pequeño, Toñín está acostumbrado a que los aficionados del fútbol celebren las ocasiones especiales en su local, así como acoge las comidas de los peñistas que han viajado hasta Madrid para acudir, después, al estadio Santiago Bernabéu. El Rincón de Toñín tiene menos de tres años de antigüedad, aunque su dueño lleve más de dos décadas integrado en la afición.
  • Algunas de las peñas madridistas que han visitado El Rincón de Toñín o han celebrado en él algún evento dejan allí algún que otro presente, expuesto siempre con orgullo por él. Una de estas agrupaciones, Capote y Montera, fue creada en Almería en honor al hincha y dueño del establecimiento.
    4Algunas de las peñas madridistas que han visitado El Rincón de Toñín o han celebrado en él algún evento dejan allí algún que otro presente, expuesto siempre con orgullo por él. Una de estas agrupaciones, Capote y Montera, fue creada en Almería en honor al hincha y dueño del establecimiento.