Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

1960-1980. Doblete de Alemania y primer título para Rusia, España, Italia y República Checa

  •  Desde la década de los 60 hasta los 80, la Eurocopa fue un premio que se repartieron hasta cinco selecciones distintas. Tan solo Alemania en 1972 y en 1980 fue capaz de repetir título. En una época marcada por los conflictos político-sociales, no todas las selecciones acudieron al torneo.    En 1960, Italia, Alemania, Inglaterra o España no participaron, ya que los primeros partidos de aquella Euro se disputaban en la antigua Unión Soviética. Fue la URSS la que se llevaría el título tras imponerse a Yugoslavia en la final por 2-1.    Cuatro años más tarde, llegaría el primer trofeo internacional para España, precisamente el mismo año, 1964, en el que organizaría el campeonato. La dirección que dirigía José Villalonga, quien dibujó en el suelo con piñas y piedras cual sería la forma de actuar de sus jugadores -"las piedras son más fuertes", decía-, venció a la vigente campeona, la URSS, con goles de Jesús María Pereda y Marcelino Martínez. Aquel año, Luis Suárez, sería reconocido como el jugador más destacado del torneo.
    11960-64. De la solidez de la URSS al cabezazo de Marcelino 

    Desde la década de los 60 hasta los 80, la Eurocopa fue un premio que se repartieron hasta cinco selecciones distintas. Tan solo Alemania en 1972 y en 1980 fue capaz de repetir título. En una época marcada por los conflictos político-sociales, no todas las selecciones acudieron al torneo.

    En 1960, Italia, Alemania, Inglaterra o España no participaron, ya que los primeros partidos de aquella Euro se disputaban en la antigua Unión Soviética. Fue la URSS la que se llevaría el título tras imponerse a Yugoslavia en la final por 2-1.

    Cuatro años más tarde, llegaría el primer trofeo internacional para España, precisamente el mismo año, 1964, en el que organizaría el campeonato. La dirección que dirigía José Villalonga, quien dibujó en el suelo con piñas y piedras cual sería la forma de actuar de sus jugadores -"las piedras son más fuertes", decía-, venció a la vigente campeona, la URSS, con goles de Jesús María Pereda y Marcelino Martínez. Aquel año, Luis Suárez, sería reconocido como el jugador más destacado del torneo.

  • Lev Yashin, "La araña negra" fue uno de los protagonistas de la Eurocopa de 1960. Con esa indumentaria oscura, provocaba que los delanteros no fueran conscientes de su presencia. Las técnicas que durante aquella época utilizaba el portero ruso se utilizan actualmente para mejorar los reflejos y la capacidad de reacción bajo los palos. Pilar absoluto de la selección, descargaba a su defensa y frustraba el ataque rival.
    21960. 'Araña' Yashin Lev Yashin, "La araña negra" fue uno de los protagonistas de la Eurocopa de 1960. Con esa indumentaria oscura, provocaba que los delanteros no fueran conscientes de su presencia. Las técnicas que durante aquella época utilizaba el portero ruso se utilizan actualmente para mejorar los reflejos y la capacidad de reacción bajo los palos. Pilar absoluto de la selección, descargaba a su defensa y frustraba el ataque rival. CORDON PRESS
  • El portero ruso, Lev Yashin, sostiene entre sus brazos el trofeo que acreditaba a la antigua Unión Soviética como campeona de Eurocopa de 1960. Fueron precisamente sus manos, las que más participaron del éxito de aquella selección y que hoy ocupan un lugar en la historia del fútbol. Una referencia para las futuras generaciones de porteros.
    3Un trofeo entre guantes El portero ruso, Lev Yashin, sostiene entre sus brazos el trofeo que acreditaba a la antigua Unión Soviética como campeona de Eurocopa de 1960. Fueron precisamente sus manos, las que más participaron del éxito de aquella selección y que hoy ocupan un lugar en la historia del fútbol. Una referencia para las futuras generaciones de porteros. CORDON PRESS
  • 1964. España se inscribe en la historia. Dirigida por José Villalonga, la selección española se imponía por primera vez en un torneo internacional, que además organizaba. A pesar de las reticencias de Franco a disputar la final ante la Unión Soviética, dadas las diferencias existentes en cuanto a los regímenes que gobernaban cada país. Aun así, el partido se disputó en el Santiago Bernabéu y concluyó con la victoria de los españoles por 2-1.
    41964. España se inscribe en la historia 1964. España se inscribe en la historia. Dirigida por José Villalonga, la selección española se imponía por primera vez en un torneo internacional, que además organizaba. A pesar de las reticencias de Franco a disputar la final ante la Unión Soviética, dadas las diferencias existentes en cuanto a los regímenes que gobernaban cada país. Aun así, el partido se disputó en el Santiago Bernabéu y concluyó con la victoria de los españoles por 2-1.
  • Marcelino consiguió el tanto definitivo a pase de Pereda frente a la URSS durante la final de 1964. Curiosamente, Pereda había marcado a los seis minutos el tanto más rápido en la historia de un Campeonato de Europa organizado por la UEFA. Ante 76.000 espectadores, España se alzaría con el título en una selección en la que Luis Suárez se proclamaría también campeón de Europa con el Inter de Milán.
    5Matrícula de Marcelino Marcelino consiguió el tanto definitivo a pase de Pereda frente a la URSS durante la final de 1964. Curiosamente, Pereda había marcado a los seis minutos el tanto más rápido en la historia de un Campeonato de Europa organizado por la UEFA. Ante 76.000 espectadores, España se alzaría con el título en una selección en la que Luis Suárez se proclamaría también campeón de Europa con el Inter de Milán.
  •  El momento de Italia llegaría cuatro años después, en una Eurocopa en la que se estableció el récord de asistencia en un partido internacional con los 130.711 espectadores que presenciaron el enfrentamiento entre Escocia e Inglaterra. Aquel año, además, se resolvería por primera vez en la historia una eliminatoria con el lanzamiento de una moneda al aire. Ocurrió durante el partido de semifinales entre Italia y la Unión Soviética que habían empatado su partido (0-0). La fortuna quiso que los italianos pasasen a la final en la que derrotarían a Yugoslavia (2-0).   En la Eurocopa de 1972 que se disputó en Bélgica, Alemania comenzaría a inscribir una de las páginas más celebres en su historia deportiva. No solo doblegó con el resultado más abultado hasta la fecha a la Unión Soviética (3-0), sino que dos años más tarde, en 1974, se proclamaría campeona en el Mundial. Era la época dorada de jugadores como Beckenbauer, Müller y Nitzer.
    61968-72. De la Italia de Zoff, Mazzola y Riva al rodillo alemán 

    El momento de Italia llegaría cuatro años después, en una Eurocopa en la que se estableció el récord de asistencia en un partido internacional con los 130.711 espectadores que presenciaron el enfrentamiento entre Escocia e Inglaterra. Aquel año, además, se resolvería por primera vez en la historia una eliminatoria con el lanzamiento de una moneda al aire. Ocurrió durante el partido de semifinales entre Italia y la Unión Soviética que habían empatado su partido (0-0). La fortuna quiso que los italianos pasasen a la final en la que derrotarían a Yugoslavia (2-0).

    En la Eurocopa de 1972 que se disputó en Bélgica, Alemania comenzaría a inscribir una de las páginas más celebres en su historia deportiva. No solo doblegó con el resultado más abultado hasta la fecha a la Unión Soviética (3-0), sino que dos años más tarde, en 1974, se proclamaría campeona en el Mundial. Era la época dorada de jugadores como Beckenbauer, Müller y Nitzer.

  • Cuatro años después, en 1968, Giacinto Facchetti, capitán de la selección italiana, compartía con los aficionados del Olímpico de Roma el título de la Eurocopa. Era un título conseguido de nuevo por el país anfitrión. Con la organización del Europeo de 1980, Italia se convertiría en el primer país en albergar en dos ocasiones el torneo.
    71968. El levantamiento de Italia Cuatro años después, en 1968, Giacinto Facchetti, capitán de la selección italiana, compartía con los aficionados del Olímpico de Roma el título de la Eurocopa. Era un título conseguido de nuevo por el país anfitrión. Con la organización del Europeo de 1980, Italia se convertiría en el primer país en albergar en dos ocasiones el torneo. AP
  • La final de aquella Eurocopa de 1968 tuvo que repetirse tras empatar Italia y Yugoslavia (1-1) en su primer enfrentamiento. El partido de vuelta se celebró de nuevo en Roma y los italianos, esta vez, se impusieron con facilidad (2-0) con goles de Pietro Anastasi y Luigi Riva. Aquella final fue dirigida por el árbitro español José María Ortiz De Mendibil.
    8Una copa en dos capítulos La final de aquella Eurocopa de 1968 tuvo que repetirse tras empatar Italia y Yugoslavia (1-1) en su primer enfrentamiento. El partido de vuelta se celebró de nuevo en Roma y los italianos, esta vez, se impusieron con facilidad (2-0) con goles de Pietro Anastasi y Luigi Riva. Aquella final fue dirigida por el árbitro español José María Ortiz De Mendibil. CORDON PRESS
  • Es la final con el resultado más abultado de la historia del torneo, la de la Eurocopa de 1972, en la que Alemania apabulló a la URSS con un 3-0. Un jugador destacó por encima de los demás durante aquel partido: Gerd 'Torpedo' Müller marcó el primero y el tercero de los goles. La capacidad goleadora de uno de los artilleros más importantes de la época se dejó ver también en la final del torneo.
    91972. Alemania toma el mando Es la final con el resultado más abultado de la historia del torneo, la de la Eurocopa de 1972, en la que Alemania apabulló a la URSS con un 3-0. Un jugador destacó por encima de los demás durante aquel partido: Gerd 'Torpedo' Müller marcó el primero y el tercero de los goles. La capacidad goleadora de uno de los artilleros más importantes de la época se dejó ver también en la final del torneo. CORDON PRESS
  • Franz Beckenbauer, capitán de aquella selección alemana, fue uno de los jugadores más reconocidos del momento. Su dominio de balón unido a la facilidad para sacar el cuero controlado desde las posiciones más retrasadas daba a la selección germana una fluidez de juego superior a la de las demás. Siete jugadores alemanes, con Beckenbauer al frente, formaron parte del equipo ideal de aquella Eurocopa.
    10El timón Beckenbauer Franz Beckenbauer, capitán de aquella selección alemana, fue uno de los jugadores más reconocidos del momento. Su dominio de balón unido a la facilidad para sacar el cuero controlado desde las posiciones más retrasadas daba a la selección germana una fluidez de juego superior a la de las demás. Siete jugadores alemanes, con Beckenbauer al frente, formaron parte del equipo ideal de aquella Eurocopa. CORDON PRESS
  •  A pesar de la imponente Alemania, en 1976, durante la Eurocopa de Yugoslavia, se colaría la mejor selección checa de la historia. Y en medio de ella, un nombre que ha quedado registrado desde entonces en la memoria del fútbol. Con su particular manera de lanzar los penaltis, Antonín Panenka no solo instauró una nueva forma de definir desde los 11 metros, sino que doblegó a la poderosa selección germana y consiguió un título que desde entonces no ha dejado de brillar para una selección que ahora aspira a recordar aquella época.   Sin embargo, aquella selección checa se desinflaría cuatro años más tarde en favor de una Alemania que mantenía la mejor versión de sus jugadores y que conseguiría de nuevo el título tras superar a Bélgica en la final (1-2), con dos goles de Hrubesch. Sin embargo, sería Rummenigge quien ganaría el Balón de Oro aquel año (1980), por su actuación en el europeo.
    111976-80. El penati de Panenka y el segundo título alemán 

    A pesar de la imponente Alemania, en 1976, durante la Eurocopa de Yugoslavia, se colaría la mejor selección checa de la historia. Y en medio de ella, un nombre que ha quedado registrado desde entonces en la memoria del fútbol. Con su particular manera de lanzar los penaltis, Antonín Panenka no solo instauró una nueva forma de definir desde los 11 metros, sino que doblegó a la poderosa selección germana y consiguió un título que desde entonces no ha dejado de brillar para una selección que ahora aspira a recordar aquella época.

    Sin embargo, aquella selección checa se desinflaría cuatro años más tarde en favor de una Alemania que mantenía la mejor versión de sus jugadores y que conseguiría de nuevo el título tras superar a Bélgica en la final (1-2), con dos goles de Hrubesch. Sin embargo, sería Rummenigge quien ganaría el Balón de Oro aquel año (1980), por su actuación en el europeo.

  • Durante la final de 1976, la República Checa llegó a adelantarse por 2-0 con goles de Ján Švehlík y Karol Dobiaš. Sin embargo, Alemania, recién coronada como campeona del mundo en 1978, consiguió igualar el partido y alcanzar la tanda de penaltis. Bernd Hölzenbein, en la imagen, marcó el gol del empate en el minuto 89 de partido.
    121976. La magia checa Durante la final de 1976, la República Checa llegó a adelantarse por 2-0 con goles de Ján Švehlík y Karol Dobiaš. Sin embargo, Alemania, recién coronada como campeona del mundo en 1978, consiguió igualar el partido y alcanzar la tanda de penaltis. Bernd Hölzenbein, en la imagen, marcó el gol del empate en el minuto 89 de partido. CORDON PRESS
  • Llegado el momento clave para la República Checa tras el fallo de Uli Hoeness, que estrelló el balón en el larguero, Antonín Panenka sorprendería al mundo con una nueva forma de lanzar los penaltis. Un remate picado, suave y al centro de la portería, con el que engañó a Sepp Maier y resolvió la final. Su carrera con los brazos apuntando al cielo es una de las imágenes más recordadas del campeonato.
    13El nacimiento de un mito Llegado el momento clave para la República Checa tras el fallo de Uli Hoeness, que estrelló el balón en el larguero, Antonín Panenka sorprendería al mundo con una nueva forma de lanzar los penaltis. Un remate picado, suave y al centro de la portería, con el que engañó a Sepp Maier y resolvió la final. Su carrera con los brazos apuntando al cielo es una de las imágenes más recordadas del campeonato.
  • Tras la derrota ante la República Checa en la Eurocopa de Yugoslavia 76, la selección alemana volvía a clasificarse para una final europea. Enfrente, una sorprendente Bélgica que, sin embargo, no podría superar a los germanos en la final de 1980. Uli Stielike levantaba el trofeo de campeones.
    141980. El ciclón alemán Tras la derrota ante la República Checa en la Eurocopa de Yugoslavia 76, la selección alemana volvía a clasificarse para una final europea. Enfrente, una sorprendente Bélgica que, sin embargo, no podría superar a los germanos en la final de 1980. Uli Stielike levantaba el trofeo de campeones. CORDON PRESS