Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Agua en Vallecas

  • El barrio se echa a la calle para su celebración más utópica: la que celebra las bondades de su 'puerto' con una Batalla Naval por las fiestas del Carmen. Cinco camiones cisterna dispensan de líquido transparente a los asistentes, que intentan llenar sus cubos los primeros.
    1El barrio se echa a la calle para su celebración más utópica: la que celebra las bondades de su 'puerto' con una Batalla Naval por las fiestas del Carmen. Cinco camiones cisterna dispensan de líquido transparente a los asistentes, que intentan llenar sus cubos los primeros. SAMUEL SÁNCHEZ
  • No solo son los jóvenes los que salen a la calle a las cuatro de la tarde para refrescarse con las pistolas de agua. Familias enteras y personas mayores acompañan el pasacalle para participar de la fiesta, y dejan que sus nietos les den un remojón.
    2No solo son los jóvenes los que salen a la calle a las cuatro de la tarde para refrescarse con las pistolas de agua. Familias enteras y personas mayores acompañan el pasacalle para participar de la fiesta, y dejan que sus nietos les den un remojón. SAMUEL SÁNCHEZ
  • Los balcones y las ventanas son un lugar estratégico. Al paso del cortejo, los vallecanos miran a las fachadas para gritar "¡Agua, agua, agua!". La gente tira cubos enteros desde sus casas y, los que tienen azotea, riegan con sus mangueras a la multitud.
    3Los balcones y las ventanas son un lugar estratégico. Al paso del cortejo, los vallecanos miran a las fachadas para gritar "¡Agua, agua, agua!". La gente tira cubos enteros desde sus casas y, los que tienen azotea, riegan con sus mangueras a la multitud. SAMUEL SÁNCHEZ
  • Aunque los más tradicionales son la pistola y el cubo, los vallecanos tiran de cualquier recipiente que tengan en casa para arrojar agua a sus vecinos. Desde las tradicionales botellas y garrafas a unas jeringuillas gigantes de gomaespuma y plástico.
    4Aunque los más tradicionales son la pistola y el cubo, los vallecanos tiran de cualquier recipiente que tengan en casa para arrojar agua a sus vecinos. Desde las tradicionales botellas y garrafas a unas jeringuillas gigantes de gomaespuma y plástico. SAMUEL SÁNCHEZ
  • Muchos inmigrantes que residen en Vallecas se unieron a la celebración y salieron a las calles en bañador o biquini. La tradición, que vino del propio barrio y cuyo único requisito para participar en ella es acercarse hasta Vallecas el segundo domingo de julio, lleva 30 años convirtiendo la zona en un puerto improvisado.
    5Muchos inmigrantes que residen en Vallecas se unieron a la celebración y salieron a las calles en bañador o biquini. La tradición, que vino del propio barrio y cuyo único requisito para participar en ella es acercarse hasta Vallecas el segundo domingo de julio, lleva 30 años convirtiendo la zona en un puerto improvisado. SAMUEL SÁNCHEZ
  • Te pongas donde te pongas, el agua te salpica. Las calles angostas son propicias para la emboscada y en cada esquina puede haber un pistolero preparado para disparar. La mayoría viene preparada y, no solo no se aparta, sino que se mete de lleno en donde más agua cae.
    6Te pongas donde te pongas, el agua te salpica. Las calles angostas son propicias para la emboscada y en cada esquina puede haber un pistolero preparado para disparar. La mayoría viene preparada y, no solo no se aparta, sino que se mete de lleno en donde más agua cae. SAMUEL SÁNCHEZ
  • La utópica Batalla Naval vallecana siempre ha tenido un componente reivindicativo en estas tres décadas. Este año, la crisis y el Movimiento 15-M han inspirado a la gente del barrio y a la Cofradía Marinera que organiza la fiesta, algo que se traduce en su lema: "Mójate y toma tu plaza".
    7La utópica Batalla Naval vallecana siempre ha tenido un componente reivindicativo en estas tres décadas. Este año, la crisis y el Movimiento 15-M han inspirado a la gente del barrio y a la Cofradía Marinera que organiza la fiesta, algo que se traduce en su lema: "Mójate y toma tu plaza". SAMUEL SÁNCHEZ