Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Joan Comorera vuelve a casa'

La Generalitat recupera la memoria del histórico dirigente del PSUC

Joan Comorera (Cervera, 1894-penal de Burgos, 1958) regresó de manera solemne al Palau de la Generalitat. La memoria de uno de los fundadores del Partit Socialista Unificat de Catalunya, el histórico PSUC, su primer secretario general y siete veces consejero del Gobierno catalán entre 1934 y 1939, quedó ayer totalmente rehabilitada en el acto de presentación de una obra titulada Joan Comorera vuelve a casa, escrito por un equipo compacto configurado por 30 políticos, militantes e historiadores coordinados por Carme Cebrián. La presentación del libro supuso anoche el punto final de un largo exilio y olvido en el que ha vivido sumido este dirigente de la izquierda catalana desde que en 1949 fue expulsado del PSUC, a raíz de una purga promovida por los dirigentes estalinistas del Partido Comunista de España, que veían con actitud crítica las ambiciones autonomistas de Comorera y no dudaron en facilitar la delación que permitió que fuera detenido por la policía franquista en 1954 y condenado a 30 años de cárcel, en la que murió.

"Recordar la figura de Joan Comorera es también una oportunidad de hacer una revisión crítica de aquellos tiempos. Sirve para evidenciar las luchas intestinas, las purgas, las persecuciones ideológicas: en una palabra, el estalinismo que dominó en los partidos comunistas de la época y también el PSUC", aseguraba ayer el consejero de Interior, Relaciones Institucionales y Participación, Joan Saura, militante de la misma formación que Comorera, en el transcurso del acto de la Generalitat. Saura, no obstante, no dudó en recordar que el propio Comorera recurrió también a las purgas para deshacerse de sus enemigos políticos.

La figura de Comorera empezó a ser rehabilitada en 1985, cuando sus restos mortales fueron trasladados desde Burgos para ser enterrados en Barcelona. El retorno de los restos de este dirigente comunista catalán sirvieron de pretexto para iniciar un proceso de reconcliación y revisión, que se vio acelerado en 2008, en plena campaña de la recuperación de la Memoria Histórica, y que desembocó ayer en una denuncia de los métodos "totalitarios y autoritarios" utilizados por los comunistas catalanes.

Otros seis historiadores y políticos catalanes, entre los que figuraban el presidente de Nous Horitzons, Jaume Bosch; el editor Xavier Folch; la antropóloga Carme Cebrián, y los profesores Maria Teresa Salat, Josep Puigsech y José Luis Martín Ramos, recordaron también en el Palau de la Generalitat diferentes aspectos del legado de Comorera. En poco menos de una hora efectuaron todos ellos un esbozo de su vida personal y política para destacar, entre otros aspectos, su decisión valiente de dejar el exilio después de la Guerra Civil y volver a Barcelona para luchar y vivir clandestinamente en un piso de la calle del Consell de Cent que el había convertido no sólo en su refugio, sino también en editorial donde se imprimía propaganda antifranquista.

"Comorera fue el más grande de los dirigentes catalanes de la época, ya que creó la estructura moderna de los partidos políticos actuales de Cataluña", precisó el editor Xavier Folch, quien aseguró que el modelo de partido autónomo originado con la creación del PSUC fue más tarde seguido por otras organizaciones políticas, entre ellas las socialistas.