Turismo, ¿cómo remontar este 2021?

El sector, que ha marcado en 2020 su peor cifra en 50 años, se enfrenta a una recuperación más lenta de lo previsto. La reactivación no empezará hasta después del verano y no llegará a los niveles precovid hasta mediados de 2022 o, incluso, 2023

La crisis sanitaria ha frenado casi en seco el turismo, uno de los motores de la economía española. En 2020 la llegada de visitantes extranjeros cayó un 77%. Casi 65 millones de turistas menos respecto a 2019, lo que supuso la pérdida de unos 72.000 millones de euros en ingresos, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Ha sido el peor año de la historia para esta actividad, según la Organización Mundial de Turismo (OMT). Y volver a engrasar el motor no está siendo fácil. La recuperación pasa por reanimar cuanto antes la movilidad ―aún con restricciones en la tercera ola de contagios―, por reforzar el proceso de vacunación y por facilitar más ayudas a las empresas del sector.

“Lo que hemos aprendido hasta ahora es la enorme complejidad que entraña esta crisis”, afirma Francisco Javier Navarro, profesor del departamento de Turismo de la Universidad Nebrija. “No solo tiene una dimensión empresarial, sino que abarca otros muchos ámbitos, entre ellos fundamentalmente el sanitario y el epidemiológico”, abunda. De todos estos factores depende la recuperación de este sector, que en tan solo un año ha perdido casi todo su peso en la economía española.

Su aportación al Producto Interior Bruto (PIB) ha pasado del 12,4% en 2019 al 4,3% en 2020, según las cifras de Exceltur, la patronal del turismo. “La pandemia pasará y el sector se va a reactivar, pero de una manera gradual”, destaca Alberto Peris, director ejecutivo y socio fundador de CESAE Business & Tourism School.

Las perspectivas que se tenían en 2020 para este año eran positivas, pero la evolución de la pandemia ha obligado a recalcular el horizonte de la recuperación. “La economía de España estaba preparada para un 2021 brillante, ya que la vacuna ofrecía la esperanza de una temporada turística de verano excelente”, afirma Jessica Hinds, economista para Europa de Capital Economics, una consultora con sede en Londres.

Pero el lento comienzo de la campaña de inmunización ha hecho las expectativas menos halagüeñas, destaca la experta. El pasado 12 de febrero, el país llegó al millón de personas vacunadas. Antes del verano se prevé llegar a los 15 o 20 millones de personas en el territorio nacional, ello supone entre un 30% y un 40% de la población, según las estimaciones del Gobierno. Para finales de agosto, cuando ya esté finalizando la temporada estival, la estimación es que el 70% de los españoles estén inmunizados.

Navarro cree que cumplir esa meta ayudará a reducir la presión sobre los centros hospitalarios y las UCI, pero no se conseguirá una reactivación plena del turismo. “Seguiremos muy alejados de los niveles de actividad turística previos a la crisis”, agrega. En 2019, el turismo en España hizo historia con la llegada de 83,5 millones de viajeros extranjeros, una cifra que implicó el séptimo ejercicio con récord consecutivo. El año pasado, el país solo recibió 18,96 millones de turistas foráneos. Las comunidades autónomas que más resintieron esta baja fueron Baleares, Cataluña, la Comunidad de Madrid, Andalucía, la Comunidad Valenciana y Canarias.

Horizonte de recuperación: mediados de 2022

Con la Semana Santa aún en vilo ante las restricciones de movilidad, y con un año por delante lleno de retos, los empresarios del sector se muestran cautos. Por el momento han retrasado alcanzar la recuperación (a niveles precovid) hasta el segundo semestre de 2022 o el primer trimestre de 2023, según Exceltur. En este último año, según las expectativas del Gobierno, se volverá a ver el mismo número de turistas que en 2019.

Para el primer semestre de 2021, las empresas turísticas esperan nuevas e intensas caídas de facturación cercanas al 70%, según los datos de la patronal. Ya en enero, por ejemplo, la actividad comercial en el sector del transporte en España representó solo el 24,7% del mismo periodo de 2020, según Pulso, la herramienta de Banco Sabadell que permite analizar la evolución de la recuperación económica de diversos sectores. Asimismo, el pago con tarjetas en bares y restaurantes en enero descendió más de un 50% con respecto al año anterior, según los datos de Pulso.

Además, esta herramienta refleja cómo la evolución del sector hotelero en España está sufriendo pérdidas de más del 50%, en concreto, en agosto de 2020, la actividad económica en el sector categorizado por Pulso como ‘Hoteles y Viajes’ fue un 52,76 menor que durante el mismo periodo de 2019, y, en diciembre, la caída fue todavía mayor con un 77,80% menos de actividad.

Otro dato significativo es el consumo extranjero ya que el gasto con tarjetas de otros países durante los últimos 30 días representa solo el 26,1% del gasto del mismo periodo del año anterior.

Ante esta situación, Exceltur considera necesario un plan de rescate basado en ayudas directas a fondo perdido por valor de 5.316 millones de euros durante seis meses a empresas turísticas basado en la cobertura de gastos no ajustables a la caída de ingresos. Hostelería de España, organización que representa a los restaurantes, los bares, las cafeterías y los pubs, prevé unos 67.000 millones de euros de pérdidas en 2021, un descenso de la facturación del 50% y el cierre de hasta 100.000 establecimientos en el peor de los escenarios. “El sector, compuesto mayoritariamente por pequeñas y microempresas además de autónomos, ha alcanzado un punto de no retorno en el que ya no cuenta con la capacidad económica suficiente para resistir y salir a flote en solitario”, argumenta Navarro. “Muchas empresas enfrentan problemas de flujo de efectivo”, agrega Hinds.

La situación laboral de los trabajadores del sector turístico ha estado sometida a un patrón que se ha macerado con una creciente incertidumbre por la falta de actividad. Esto ha derivado en que una parte de las empresas hayan optado por la figura de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y por la no contratación o el despido. En total a cierre de diciembre de 2020, con datos de la Seguridad Social, en España había 728.000 afiliados de ramas turísticas afectados por la inexistencia de actividad, 435.000 todavía mantenían su empleo y 293.000 habían sido despedidos o no habían sido contratados en relación con diciembre de 2019.

Confianza en el Fondo de Recuperación Europeo

Las ayudas de los ERTE, sin embargo, terminan a finales de mayo. Y ante esta situación, las empresas reclaman que se extienda hasta que acabe 2021. En enero, 70 empresas del sector, entre ellas algunos de los grupos más importantes del país, presentaron un plan de choque ante el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. En él, reclamaban una inversión de 5.800 millones de euros en el sector, aprovechando las ayudas del Fondo de Recuperación Europeo (descubre aquí todas las claves), de las cuales España espera recibir unos 140.000 millones de euros. “La recuperación del empleo en España pasa por la recuperación del sector”, reza el documento presentado ante el ministerio.

El Gobierno espera invertir 3.400 millones de euros en el Plan de Modernización y Competitividad del sector turístico de forma directa y no reembolsable en los próximos tres años. Las empresas ya han presentado los proyectos para poder beneficiarse de estos recursos. Por norma, los países de la Unión Europea tienen hasta el 30 de abril de 2021 para entregar sus planes nacionales de recuperación y resiliencia, en los que establecerán sus programas de reformas e inversiones hasta 2026. “Dado que el plan de ayudas del Gobierno es el único salvavidas que le queda al sector turístico donde agarrarse, es muy importante concretar la manera en que dichas ayudas van a fluir a las empresas, en qué condiciones y a quién van a ir destinadas”, concluye Navarro.

Más información