Especial publicidad
i

Integridad, transparencia y compromiso: los principios de Telefónica para generar un negocio responsable

La compañía guía y orienta a sus empleados bajo estos valores tanto en su toma de decisiones y en su desempeño diario como en la forma en la que interactúan con el entorno

La digitalización ha sido un elemento fundamental durante la pandemia, pero más que nunca con un sentido, con un propósito. Los valores que cada organización muestre tanto a los usuarios como a su entorno más cercano —por ejemplo, proveedores y socios comerciales— determinarán buena parte de su éxito en los próximos años. Telefónica, consciente de esta tendencia, y alineada con el plan estratégico puesto en marcha hace un año de lo que ha denominado Nueva Telefónica, entiende que la integridad, la transparencia y el compromiso han de guiar y orientar su actividad. Son unos principios indispensables para generar un negocio responsable.

Se trata de principios, normas y comportamientos que deben regir lo que dice y hace Telefónica en su actividad diaria. Bien sea cuando se actúa de forma individual o en equipo. Se trata de crear y consolidar una relación de confianza tanto de puertas para adentro como con todos los grupos de interés. “Reflejan el tipo de empresa que queremos ser, nos ayudan a construir y mantener relaciones a largo plazo con nuestros grupos de interés y afectan a nuestra profesionalidad y a nuestra productividad. Además, nos permiten establecer relaciones comerciales duraderas con socios y partners que cuentan con principios similares”, aseguran desde Telefónica.

En el curso Principios de Negocio Responsable, los trabajadores de la compañía aprenden lo que se espera de ellos y cuál es su responsabilidad desde el punto de vista de la ética y la integridad

Para lograrlo, la multinacional ha formado a cerca del 100% de los empleados del Grupo Telefónica —excluyendo rotaciones de personal y empleados sin acceso a herramientas electrónicas— en el curso Principios de Negocio Responsable. Todos tienen la responsabilidad de observarlos y de comunicar cualquier indicio de incumplimiento. Para la compañía es prioritario que sus trabajadores conozcan el espíritu y el contenido de estos valores. De hecho, representan la base para la construcción de una cultura donde los profesionales entienden lo que se espera de ellos y cuál es su responsabilidad desde el punto de vista de la ética y la integridad. Todos tienen acceso, a través de sus respectivas intranet, a la web de los principios, donde se incluye información relativa al código ético y a los mecanismos que aseguran su cumplimiento.

El cumplimiento de estos principios ayuda a que la organización se comporte ética y responsablemente frente a sus grupos de interés y la sociedad en general, por lo que es importante que dispongan de unas herramientas con las que actuar cuando se considere que se quiebran estos valores. Cualquier cliente, empleado, proveedor, accionista, socio u otro grupo de interés dispone de un canal de comunicación anónimo y seguro, que le permite comunicar dudas o denuncias en relación con estas líneas maestras.

Formación ‘online’

Dentro de los planes de formación de Telefónica, hay una actividad online global sobre sus Principios de Negocio Responsable, que puede realizarse a través del móvil, en cualquier momento y lugar. En ella se explica, a través de varios escenarios, la importancia para una empresa de contar con unas directrices éticas, las responsabilidades como profesionales frente a su cumplimiento y las canales de ayuda para plantear cualquier duda o denuncia. Además, en Telefónica se desarrollan actividades presenciales para profundizar en algunos principios éticos, insistiendo en su pragmatismo. “Queremos ser una organización en la que el cliente, el empleado, el proveedor, el accionista y la sociedad en general puedan confiar”, sostienen desde Telefónica.

Los Principios de Negocio Responsable concuerdan con unos valores sólidos, orientados a promover una digitalización humana, justa, inclusiva y sostenible, y con una misión, la de hacer un mundo más humano conectando la vida de las personas. Todo ello queda reforzado con el plan estratégico Nueva Telefónica. “Como compañía centrada en las telecomunicaciones y los servicios tecnológicos de valor añadido, queremos asumir nuestra responsabilidad en la contribución al progreso social, tecnológico y económico de los países. Dedicamos un esfuerzo especial a promover el uso responsable de la tecnología, con el objetivo de contribuir a que impacte de forma positiva en todos los ámbitos de nuestra vida diaria”, concluyen en la multinacional.