Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Baltar fichan para el PP a un hombre de confianza de Pachi Vázquez

El 'número dos' del PSOE ourensano pasa a apoyar a los populares en la Diputación

En los 15 minutos que lleva el recorrido de la sede del PSOE a la del PP, Eladio Fernández, vicesecretario de los socialistas ourensanos -con más de 20 años de militancia en este partido y el desempeño de numerosos cargos institucionales y orgánicos, desde los que fue azote del caciquismo provincial- trastocó su futuro político. En ese breve lapso de tiempo, Fernández zanjó su histórica ficha en el PSdeG y compareció sonriente, aunque tenso, en la sede del PP acompañando al presidente provincial, José Manuel Baltar Blanco. Y allí anunció su nueva militancia "al servicio" del partido al que había combatido con dureza, pero con el que a partir de este momento colaborará "disciplinadamente" como militante de base.

"Quiero tener ilusión y ser libre", dijo para explicar su giro político

El nuevo afiliado del PP alabó sin reparo el proyecto político de Baltar Blanco, con el que asegura que se identificó "desde el primer momento en que lo conoció" por su propuesta "galleguista y ourensanista", y destacó el "enorme trabajo" desarrollado durante décadas por José Luis Baltar Pumar, a quien en el último pleno de la Diputación, hace apenas diez días, aún interpeló desde el escaño de la oposición.

Quince minutos antes, Eladio Fernández era el número dos del PSOE ourensano. Y tres meses antes, jefe provincial de los socialistas y hombre de confianza del secretario general del PSdeG, Pachi Vázquez, a quien sustituyó durante más de un año, con carácter de interinidad, cuando éste fue elegido líder de los socialistas gallegos.

Pero en su comparecencia de ayer ante los periodistas, Fernández resumió su trayectoria de dos décadas en tres líneas: "Hoy se cierra una etapa de mi vida en el PSOE, que me permitió participar en su organización en cargos orgánicos de alta dirección provincial que dejé recientemente, así como en cargos electos de concejal y diputado provincial", dijo por toda alusión a su pasado.

Después, loó a los dos Baltar ("sintonizo plenamente con sus ideas, objetivos y forma de hacer", afirmó del hijo) y anunció que se queda con las actas de diputado provincial -elegido por 75 portavoces comarcales del PSOE- y de concejal en San Cibrao das Viñas, en donde combatió sin resuello la trama urbanística del PP llegando a acusar a la veterana alcaldesa, Elisa Nogueira, de haberse enriquecido con recalificaciones que beneficiaban a su marido. Las mismas acusaciones que vertió sobre el teniente de alcalde, José Méndez, quien acabó dimitiendo y reconociendo que había influido en ello la "presión mediática" generada por las denuncias de Fernández.

Tras anunciar que pasará al grupo de los no adscritos tanto en la Diputación como en el Ayuntamiento de San Cibrao, siguiendo la disciplina del PP, el ex líder del PSOE ourensano negó ser un tránsfuga: "No lo soy, porque mi voto no modifica el resultado final" de los plenos en ninguna de las dos instituciones en donde el PP tiene sendas mayorías absolutas. Tampoco se considera obligado a devolver las actas al PSOE. "Todo el mundo sabe que son personales", sentenció.

El nuevo fichaje del PP cerrará ahora filas con su histórica enemiga Elisa Nogueira. A la pregunta de si intentará consensuar con ella la antagónica visión del urbanismo que ambos mantenían respondió rotundo: "No hay nada que consensuar, votaré lo que crea conveniente el PP".

A su lado, José Manuel Baltar Blanco mostraba su satisfacción e invitaba a hacer otro tanto a los periodistas allí presentes. "Ahora os toca a vosotros, animaos", jaleaba a los informadores el nuevo presidente del PP.

Hace unos días cambió toda la cartelería convencional de la sede provincial por la del "PP de Ourense". Con ella a sus espaldas, el nuevo presidente provincial se refirió en todo momento al "partido de los ourensanos" y destacó que la de Eladio Fernández no era sino "una más" de las "cerca de mil" nuevas afiliaciones desde que el 30 de enero se convirtió en presidente en el congreso provincial en el que laminó al candidato de Rajoy y Feijóo, el alcalde de Verín, Juan Manuel Jiménez. Muchas de estas nuevas afiliaciones, detalló, proceden de otros partidos. También de militantes del BNG, "aunque no tenían cargos", precisó. Y resolvió calificando de "un paso valiente" la decisión del ex socialista de trocar trayectoria y cargos por un carné de militante de base.

Fernández no consiguió explicar las razones de su giro político más allá de repetir su entusiasmo por el proyecto político de Baltar Blanco y de advertir, de pasada, que quiere "tener ilusión" y definirse como un ser "libre" para tomar sus decisiones.Tras las declaraciones, se fundió en un abrazo con Baltar Blanco y firmó su nueva ficha política ante las cámaras apadrinado por el propio Baltar y por el diputado Rosendo Fernández, yerno de la alcaldesa de San Cibrao.

En el PSOE se enteraron 15 minutos antes de la fuga de su dirigente. No lo esperaban, aunque algunos cargos orgánicos reconocen que lo echaban en falta desde hacía unos días.

Los socialistas lo tildan de traidor y le exigen el escaño

El PSOE reaccionó con sorpresa e indignación al "nuevo espectáculo del caciquismo orensano". Cinco horas después de conocer la noticia, el secretario provincial, Raúl Fernández, la secretaria de organización, María Quintas, y el portavoz en la Diputación, Alfredo García, comparecieron en rueda de prensa y llamaron "traidor" a su ex compañero, al que reclamaron las actas de sus escaños. Después cargaron las tintas contra el PP: "Con esto Baltar sólo buscaba mancharnos; dar a entender que todo es mercancía en todas partes". Los socialistas acusaron a los Baltar de elevar su nivel de "indignidad" política. "El hijo sólo lleva un mes al frente del partido y ya ha superado a su padre en maldades: antes compraban siervos, ahora esclavos", destacó García.

El líder del PSOE ourensano desveló que Baltar intentó comprarlo a él hace unos años, cuando estaba al frente de la corporación de Castrelo do Val, y advirtió a Fernández de que a partir de ahora tendrá que esconderse "porque lo señalarán con el dedo en la calle". "Flaco favor le han hecho; lo han convertido en una piltrafa y mañana ya no lo quieren ni en el PP, porque Baltar sabe que quien traiciona una vez, traiciona más", destacó.

Los socialistas anunciaron que lo denunciarán ante la comisión antitransfuguismo.

Látigo del PP

Eladio Fernández destacó, durante los años que ejerció cargos en el PSdeG ourensano, por sus duras críticas a la política del Partido Popular. Aquí se recogen algunas de ellas:

- "Baltar se quiere retirar con el mayor pago de favores políticos".

Junio de 2009

- "Baltar demuestra que no se fía de nadie en el PP".

Octubre de 2009

- "La alcaldesa de San Cibrao se propuso aprender todas las cacicadas que hace el presidente provincial de su partido, y como buena alumna copia la política caciquil de su maestro en materia de personal".

Julio de 2008

- "La era Baltar está cada día más cerca de finalizar".

Abril de 2009

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de marzo de 2010

Más información