Entrevista:JORDI BERTOMEU | Director de la Euroliga e impulsor del cambio de modelo | Baloncesto

"Corremos el riesgo de dejar de ser el segundo deporte en Europa"

La NBA entra a saco en el mercado europeo, donde varias ligas nacionales atraviesan una espantosa crisis. Pierde peso el baloncesto del viejo continente y la Euroliga mueve ficha. Impulsa un cambio en la competición de élite que garantiza la presencia de los mejores clubes. Jordi Bertomeu, director ejecutivo de la Euroliga, defiende el modelo que debe entrar en vigor en 2009 pese a la reticencia de muchos clubes españoles y alguna federación nacional.

Pregunta. ¿Cuál es en esencia el nuevo modelo de competición?

Respuesta. Competirán 24 equipos. Un máximo de 16 plazas serán otorgadas en función de los resultados obtenidos durante los últimos seis años en la Euroliga [Barcelona, Real Madrid y Tau tienen plaza en el caso de España]. Un mínimo de siete plazas serán atribuidas a los campeones de las siete mejores ligas de Europa [entraría un cuarto equipo español] y una última plaza será para el ganador de la Copa ULEB.

"Un tope de 16 clubes serán fijos. Si eso es cerrar el torneo, que venga Dios y lo vea"
"La NBA se lleva a los mejores jugadores y su marca cada vez es más fuerte en Europa"

P. ¿De qué depende ese máximo de 16?

R. Por ejemplo, si el club número 13 del ranking no es muy interesante desde el punto de vista de mercado, pondremos ahí el corte. Además, el último de ese eventual grupo de 12 con plaza fija dejará su puesto a otro.

P. ¿Es un torneo semicerrado?

R. Si lo que explico significa que la Euroliga está cerrada, que venga Dios y lo vea. Ni se ha cerrado, ni jugaremos los domingos ni se morirá ninguna competición nacional como se está diciendo.

P. ¿Qué les ha movido a impulsar el cambio?

R. La situación del baloncesto europeo no es de crecimiento. Dos equipos no van a poder competir en Italia, en Grecia están pendientes de una decisión judicial para elegir entre dos clubes y sólo en España la situación está bien a pesar de la desaparición del Akasvayu. Pero, en general, no se produce el progreso que sería de esperar. Además, la NBA lleva seis o siete años llevándose jugadores. Este año también clubes europeos han fichado algún jugador de allá, pero, al final, ellos eligen. Siendo eso importante, no es lo más grave. Lo peor es que la NBA es un competidor muy duro en el tema de patrocinios y está compitiendo con las ligas nacionales porque su marca es muy potente. Se lleva a los jugadores clave y hace campaña en sus países como ha sucedido en España con Gasol, en Alemania con Nowitzki o en Italia con Bargnani.

P. ¿Cómo luchar contra eso?

R. Es fundamental contar con una gran competición para que los jugadores quieran quedarse en Europa. Tenemos un estudio de mercado en diez países que dice que, excepto en dos, la Euroliga es más seguida que la competición nacional. Podemos conseguir recursos y crecer. Eso debe hacerse, intentarse al menos, con los grandes clubes.

P. ¿De qué servirá el cambio?

R. Si queremos crecer, necesitamos estabilidad. Cuando se llama a la puerta de un patrocinador, quiere saber qué ofreces, con qué equipos y televisiones cuentas y de qué ciudades se trata. Si no sabes los equipos que habrá, no puedes vender el producto. El fútbol lo puede vender; nosotros, no.

P. ¿Qué sucedería si no se cambiara el sistema en la Euroliga?

R. La ACB continuaría igual y el resto de ligas perdería importancia. El baloncesto pasaría de ser el segundo deporte de equipo más importante de Europa a ser el cuarto o el quinto. Quedaría disuelto en un magma de deportes como el balonmano o el voleibol.

R. ¿Cuánto crecerá el negocio?

P. No lo sé a corto plazo. Pero en 2011 podríamos crecer un 30% a pesar de la inestabilidad del mercado televisivo y de que, frente a la NBA, no podemos hacer un producto tan homogéneo porque abarcamos muchas fronteras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 12 de octubre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50