Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'efecto tequila' reduce el crecimiento de Latinoamérica

El efecto tequila que sobrecogió a buena parte de las economías latinoamericanas en los primeros meses de este año ha desaparecido y la normalidad ha vuelto a los mercados de capitales, aunque las repercusiones de la crisis mexicana se dejarán notar en un menor crecimiento económico en 1995, asegura un informe especial elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo. La institución, con sede en Washington y presidida por Enrique Iglesias, titula el informe de este año Cómo superar la volatilidad.Para Ricardo Hausmann, uno de los supervisores del estudio, la sacudida de la crisis del peso tuvo efectos altamente desestabilizadores en muchos países al comenzar 1995, pero puede darse por superada, sin olvidar sus costes: "Incluso donde repercutió de manera más profunda, como Argentina y México, la crisis, fue afrontada con respuestas rápidas y decididas".

La crisis, en opinión de Hausmann, debe aprovecharse para reflexionar sobre la vulnerabilídad de los sistemas económicos latinoamericanos. La estabilización y liberalización de la última década han permitido tasas de crecimiento importantes -5% en 1994, la más elevada desde el decenio de los 80-, reducción de los déficits y mayor control de la inflación, pero América Latina tiene todavía de dos a tres veces mas inestabilidad que los países industrializados. Esta volatilidad hace que el empleo, el consumo, la inflación y las inversiones tiendan a dar saltos erráticos, lo cual, asegura el informe, crea problemas a corto y largo plazo, afecta al crecimiento y repercute directamente en los índices de pobreza, educación y distribución de ingresos.

En los perfiles individuales se observa que Perú estuvo a la cabeza del crecimiento económico en 1994, con un 13,8 %; Chile, Colombia y Paraguay seguirán creciendo, de forma sostenida, y Brasil, El Salvador, Guyana, Panamá y Perú mantendrán índices de recuperación en 1995Í pero inferiores a los del año pasado. La reducción en el crecimiento será más acentuada en Argentina, Costa Rica, Guatemala, México y Uruguay y la situación permanecerá estancada en Venezuela.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de noviembre de 1995